Stevia rebaudiana

Desde hace varios años la stevia ha emergido como una de las grandes alternativas al azúcar debido a la carencia de los efectos nocivos que se atribuyen a este. Ciertamente, su contenido calórico es prácticamente insignificante, y es apto para endulzar alimentos de personas que padecen diabetes o hipertensión.

Stevia rebaudiana es una hierba nativa de Sudamérica, muy abundante en el este de Paraguay, y que ha sido usada por los guaraníes desde hace más 1,500 años. Ellos la aprovechaban para endulzar bebidas y medicinas hechas con hierbas amargas, y como tónico para el corazón. La planta, del género Stevia, de la familia Asteraceae y del orden Asterales, está emparentada con las margaritas y los girasoles. De las hojas, 15-30 veces más dulces que el azúcar de caña, se obtiene un edulcorante del que se dice que es hasta 250-300 veces más dulce que el azúcar.

Además de los guaraníes, los japoneses han usado stevia como sustituto natural de azúcar desde hace más de 30 años. Hoy en día hay cierta discusión sobre la seguridad de este edulcorante, si bien la Organización Mundial de la Salud aprobó la stevia en 2006 como un endulzante seguro.

¿Cómo es?

La planta es una hierba perenne que tiene un crecimiento anual de 0.5 metros, y que puede alcanzar 76 centímetros. Posee tallos suaves, débiles y ligeramente peludos a partir de los cuales crecen hojas opuestas, verdes, con un nervio central muy pronunciado y de forma oblonga a ovalada. Por lo regular miden 2.5 centímetros de longitud.

Las flores de la planta son pequeñas y tubulares, de color blanco o de un púrpura pálido y con 5 lóbulos. Son flores hermafroditas, es decir, con órganos sexuales masculinos y femeninos a la vez. Desarrolla frutos pequeños sin valor comercial.

La stevia NO cura la diabetes ni ningún otro problema relacionado con la presión arterial y el sobrepeso u obesidad.

Cultivo y cosecha

La planta crece salvaje en parte de Paraguay, de donde se cree que es endémica, en medio de un entorno de clima subtropical húmedo con lluvias ligeras en invierno. Sin embargo, no es muy abundante. En el presente se cultiva en muchas partes del mundo gracias a invernaderos, pero también puede mantenerse en contenedores de jardines.

Se propaga por semillas en primavera a poca profundidad, en un sitio con temperaturas de 10 a 26 ºC (50-60 ºF) y un suelo seco, ácido y arenoso. No soporta las heladas ni sobrevive a menos de 30 ºF. Suele necesitar protección contra el viento y las bajas temperaturas.

Constituyentes activos

Glucósidos (esteviósido y rebaudiósido), los responsables del sabor dulce de la planta. Fueron aislados en 1931 por dos químicos franceses. El esteviósido, presente principalmente en las hojas, representa de un 4 a un 20 por ciento del peso de las hojas secas.

Propiedades

Antiedémicas, antibacterianas, antiinflamatorias, antiinflamatorias, diuréticas, hipotensivas, hipoglucémicas, mutagénicas, vasodilatadoras y antidiabéticas.

Partes utilizadas

Solamente las hojas.

Usos medicinales tradicionales

La stevia, generalmente, no se utiliza para aliviar o curar directamente problemas de salud, sino como auxiliar en los tratamientos de diabetes, prediabetes, desequilibrios del páncreas e hipertensión. Se ha hablado mucho de sus utilidades, a veces deformando la información. En principio, la stevia NO cura la diabetes ni ningún otro problema relacionado con la presión arterial y el sobrepeso u obesidad.

Los estudios científicos sobre la especie todavía no son abundantes, pero hay buenas expectativas sobre su uso. Como su contenido calórico es ínfimo y no produce caries, es una alternativa para endulzar cualquier alimento o bebida, desde postres hasta platillos muy elaborados.

Los componentes de la stevia pueden tener acción sobre las hormonas y los mecanismos que están implicados con los niveles elevados de azúcar en la sangre, de modo que puede ayudar a estabilizar los niveles en personas con hipoglucemia. También es útil para prevenir problemas dentales, a perder peso e incluso a estimular la resistencia ante infecciones por hongos. Se recomienda su consumo en lugar del azúcar cuando existe candidiasis oral.

Usos y propiedades de la Stevia.

Preparaciones comunes

La medicina herbal tradicional usa las hojas de stevia en polvos, cápsulas, tés y extractos líquidos. Las hojas se agregan a tés.

Contraindicaciones

Stevia rebaudiana es una hierba considerada segura, aunque se recomienda no consumirla durante el embarazo. En algunas personas ocasiona náuseas, mareos, dolor de cabeza, dolor muscular y flatulencia.

Se ha dicho que la stevia causa cáncer, pero hasta el momento no existen estudios científicos que hayan comprobado la afirmación. Tampoco está comprobado que cause infertilidad. Sin embargo, como la investigación es muy joven se desconoce si el consumo de grandes cantidades durante períodos de tiempo prolongados tiene efectos secundarios. Lo mejor es consumirla con moderación.

Curiosidades

-Los nativos guaraníes llamaban a la planta ka’a he’ê, que significa “hierba dulce”.

-En 1971, la compañía japonesa Morita Kagaku Kogyo Co., Ltd. comenzó a producir stevia para uso comercial.

-El botánico suizo Moisés S. Bertoni fue el primer europeo en describir la planta y su sabor. La nombró Stevia rebaudiana en honor al profesor de botánica James Esteve, y al químico paraguayo Ovidio Rebaudi.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Stevia_rebaudiana

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Stevia+rebaudiana

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Walter Last. (2010). Heal yourself the natural way. Huckleberry Enterprises.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.