Hydrastis canadensis

Es una de las hierbas medicinales de más amplio uso en Norteamérica. También conocida simplemente como hidrastis, ha formado parte de la farmacopea herbal de la región, y varias tribus nativas ya la utilizaban desde antes de la llegada de los europeos al continente. En la Norteamérica actual, el sello de oro está amenazado en su hábitat natural por la sobreexplotación.

Hydrastis canadensis crece en zonas húmedas de bosques y sus bordes, a elevaciones de 50 y hasta 1,200 metros. Su rango geográfico abarca el sureste de Canadá y el este de Estados Unidos. La planta pertenece al género Hydrastis, a la familia Ranunculaceae y al orden Ranunculales.

¿Cómo es?

Es una hierba perenne de delgado tallo púrpura y rizoma grueso de color amarillo o marrón, de textura rugosa y aspecto torcido. Cuenta con hojas amplias, palmeadas, lobuladas y de bordes dentados cuya superficie está cubierta por diminutos pelos. Es pequeña a mediana en su conjunto, ya que alcanza hasta 0.3 metros de altura.

En primavera-verano muestra pequeñas flores hermafroditas dispuestas de forma individual, de pétalos blancos y estambres de color verdoso. Dan lugar a redondos y pequeños frutos rojos llamativos pero no comestibles.

Es una planta muy difícil de cultivar, ya que necesita condiciones especiales y crece muy lentamente.

Cultivo y cosecha

En realidad, Hydrastis canadensis es una planta muy difícil de cultivar, ya que necesita condiciones especiales y crece muy lentamente. Incluso es escasa en su hábitat natural. Requiere un suelo muy fértil, húmedo, rico en humus y bien drenado, con un pH de 6 o 7 y un mínimo de 70 por ciento de sombra.

Se propaga por semillas en otoño, de las que tarda en germinar. También puede propagarse por división. Las raíces y rizomas se recogen en otoño en plantas de 3 años de edad, una vez que las semillas maduran y las hojas se marchitan. Después se limpian bien y generalmente se ponen a secar.

El uso actual del sello de oro solo es adecuado si proviene de cultivo orgánico, debido a su escasez en la naturaleza. Recogerlo en la naturaleza contribuye a reducir su presencia en la Tierra.

Constituyentes activos

Resinas, alcaloides (berberina, canadina e hidrastina), trazas de aceite esencial, ácidos grasos y fenilpropanoides.

Propiedades

Alterativas, analgésicas, antibacterianas, oxitócicas, antiinflamatorias, antipiréticas, antiperistálticas, fungicidas, vulnerarias, antisépticas, antitusivas, amargas, astringentes, cardiotónicas, coleréticas, depurativas, digestivas, diuréticas, eméticas, emenagogas, hemostáticas, hepáticas, hipotensivas, inmunoestimulantes, laxantes, sialagogas, estomacales, tónicas y vasoconstrictoras.

Partes utilizadas

Rizoma y raíces. En raras ocasiones se usan las hojas.

Usos medicinales tradicionales

Sistema digestivo. El sello de oro es una hierba muy amarga, por lo que tiene una poderosa acción sobre el hígado y el sistema digestivo. Ayuda a recuperar el apetito, estimula la producción y secreción de bilis y contribuye a mejorar la digestión, aunque es raro que se le use en indigestiones. Es un laxante suave que se ha empleado para aliviar la congestión hepática.

Esta hierba antimicrobiana y de fuerte acción antibiótica es útil en el tratamiento de gastroenteritis crónica, úlcera péptica, gastritis, colitis, hepatitis y diarrea. De hecho, la berberina actúa contra algunos microorganismos que causan la diarrea. También es conocida por mejorar la salud de las membranas mucosas del cuerpo, reduciendo la secreción anormal y estimulando el flujo normal.

Sistema urinario. Coadyuva en el tratamiento de infecciones en la vejiga.

Sistema respiratorio e inmunitario. Promueve la función inmunitaria mejorando la respuesta de los anticuerpos; de esta forma, contribuye a prevenir y combatir todo tipo de infecciones, aun si son por hongos. El sello de oro, combinado con equinácea, es un remedio potente contra numerosas enfermedades infecciosas, incluso candidiasis vaginal.

Es auxiliar en la congestión de los senos paranasales cuando hay una infección crónica. Se administra en personas con enfermedades que afectan sobre todo el tracto respiratorio superior, como la gripe y el resfriado común.

Sistema reproductivo. Gracias a su acción astringente puede usarse cuando hay menorragias (menstruaciones de flujo abundante) y hemorragias uterinas, así como en hemorroides. Estimula los músculos involuntarios del útero, por lo que se le ha utilizado para facilitar el parto.

Sistema tegumentario. Remedios preparados a base de polvo del rizoma o de las raíces conservan sus propiedades antimicrobianas, así que son eficaces para infecciones de la piel y membranas de ojos y boca. Es eficaz en casos de tiña, sarna e infecciones oculares, conjuntivitis, orzuelos, dolor e infecciones de oídos,  dermatitis del pañal, comezón de la varicela, eccema, psoriasis, piquetes de insectos, ampollas, enfermedades de las encías y prurito.

Preparaciones comunes

Se consume principalmente en tés (infusiones), tinturas, tabletas, cápsulas y ungüentos. Por su sabor amargo, muchas personas prefieren tomarlo en tinturas o cápsulas.

Contraindicaciones

No debe consumirse internamente durante más de 3 o 4 semanas ya que puede irritar la mucosa gástrica, ni durante el embarazo y lactancia y en casos de hipertensión arterial o cirugía próxima. No se recomienda su consumo en niños pequeños.

Si no se toma de forma sensata, puede producir nerviosismo y malestar estomacal.

Curiosidades

-Los cheroqui mezclaban las raíces aplastadas con grasa de oso, y usaban el ungüento como repelente de insectos. Otros nativos americanos las usaron para tratar la gonorrea y las úlceras.

-Se dice que consumir sello de oro antes de una prueba de drogas ilegales ayuda a desintoxicar el cuerpo y a que salga negativa. Sin embargo, no hay nada que pruebe que esto sea verdad.

-De la planta entera se obtiene un colorante amarillo.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Goldenseal

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Hydrastis+canadensis

http://umm.edu/health/medical/altmed/herb/goldenseal

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.