Remedios Caseros para Talones Agrietados.

Nos preocupamos por las arrugas de la cara, por la caída del cabello, por la resequedad de la piel, pero ¿nos preocupamos por nuestros pies? Los remedios caseros también son eficientes en esas partes del cuerpo. Muchas veces no nos fijamos en su apariencia ni en su salud hasta que adquirimos una infección en las uñas o hasta que notamos que despiden un olor desagradable.

Más allá del pie de atleta y de la sudoración excesiva, los pies pueden resecarse si no les brindamos humectación. Ahora bien, los talones soportan gran parte de nuestro peso, y son los que generalmente sufren agrietamiento, un problema antiestético rara vez grave.

Signos de Talones Agrietados.

Puede observarse en los talones:

Resequedad.
Descamación.
Surcos o grietas.
Piel endurecida.
Ocasionalmente: sangrado.
Causas

Las causas más usuales del agrietamiento de la piel de los talones son la falta de humedad y la formación de callos. Cuando esto sucede, naturalmente la piel pierde elasticidad, y con el movimiento diario y el roce con objetos duros o ásperos tiende a dividirse. Otras causas pueden ser infecciones, deficiencia de cinc, vitaminas y minerales, problemas circulatorios, desequilibrios hormonales y ciertas enfermedades.

Personas con sobrepeso y mujeres embarazadas, son más susceptibles a padecer talones agrietados.

Personas con sobrepeso u obesidad o que permanecen mucho tiempo de pie en una misma posición, así como  mujeres embarazadas, son más susceptibles a padecer talones agrietados.

Tratamiento.

La solución depende de la causa. Talones agrietados que son resultado de una falta de humedad pueden remediarse con una rutina diaria de cremas humectantes, pero si se debe a un padecimiento mayor el tratamiento de este podría solucionar el de los talones. En caso de observar sangrado y dolor inusual, es importante acudir con un médico para que verifique la causa y prescriba un tratamiento específico.

7 Remedios caseros para talones agrietados.

1. Masaje de talones.

-Mezcla en una taza glicerina y agua de rosas a partes iguales. Tú mismo puedes preparar el agua poniendo a calentar pétalos de rosas de cultivo orgánico en agua destilada. Cuando tengas listo el líquido, úsalo para masajear los talones 2 veces al día todos los días, hasta que veas resultados.

2. Masaje con aceite de macadamia.

-Antes de dormir, unta un poco de aceite de macadamia sobre la piel de los talones. Procura brindar un masaje durante unos 3-5 minutos a fin de que el aceite penetre bien en la piel. Sin enjuagar, colócate unos calcetines de algodón limpios y retíralos en la mañana.

3. Unta gel de sábila.

-Para estimular la reparación del tejido cutáneo y evitar una infección, basta con aplicar todos los días el gel interno de la sábila (Aloe vera). Consigue 1 hoja de la planta, córtala a lo largo, ábrela y raspa con una cuchara para extraer el gel. Úntalo sobre los talones limpios 2 o 3 veces al día.

4. Spa para tus pies.

-Si las grietas te producen comezón, cálmala con hojas de llantén menor (Plantago lanceolata). Usa 8 cucharadas de hojas secas y 1 l de agua para hacer una infusión; simplemente vierte el agua hirviendo sobre la hierba y deja reposar durante 15-20 minutos. Agrega el líquido (no importa si dejas las hojas) a un recipiente y sumerge ahí tus pies durante unos 8 minutos. Sécalos bien cuando termines y aplica un aceite o crema hidratante.

5. Pasta herbal.

-Haz una pasta con 2 partes de aceite de oliva y 1 parte de copos de avena precocida. Mezcla muy bien los ingredientes en un recipiente. Lava bien tus pies con un jabón neutro y masajea los talones con la pasta para retirar suavemente células muertas y proveer humectación. Deja la mezcla unos 15 minutos en el área, retírala con agua templada, seca los pies muy bien y aplica una crema hidratante. Hazlo 1 o 2 veces al día durante varios días.

6. Baño de tina.

-Si tomas baños de tina, agrega al agua tibia (nunca caliente, ya que contribuye a la resequedad de la piel) ½ l de aceite de coco prensado en frío y 3 cucharadas de aceite de lavanda. Puedes limpiar antes tu cuerpo con un jabón neutro, y cuando estés en la tina, masajea gentilmente los pies. Además de humectar toda tu piel, le dejará un delicioso aroma mientras que el área de los talones reducirá su inflamación.

Cómo hacer baños de tina.

7. Pasta de plátano y aceite de coco.

-Aplica diariamente una mezcla de plátano y aceite de coco. Aplasta la pulpa de 1 plátano y añade un chorrito del aceite para formar una pasta espesa. Después úntala en los talones y déjala ahí durante 15 minutos. Retira con agua tibia y unta un poco de crema hidratante. Repite la acción diariamente.

Otros aceites indicados para humectar los talones son los de sésamo y de almendras.

Recomendaciones.

-Evitar el uso de jabones que contienen detergentes, pues resecan más la piel.

-Beber mucha agua para ayudar a mantener la piel humectada.

-Consumir alimentos ricos en betacarotenos, que son buenos para la salud de la piel al estimular el crecimiento de las células. Incluye en tu dieta diaria calabazas, zanahorias, aguacates y vegetales de hoja verde. También añade alimentos con cinc y ácidos grasos Omega-3.

Otras opciones…

-Un poco de vaselina sobre los talones. Aplica todas las mañanas antes de salir de casa.

Tratamientos caseros para los talones agrietados.

Remedios caseros para talones agrietados (No herbales).

1. Pasta con pepino, yogur y miel.

-Si las grietas son muy leves pero hay resequedad, haz puré la mitad de 1 pepino mediano y agrégale 50 ml de yogur natural y 1 cucharilla de miel. Unta la mezcla, en la mañana o en la noche, y déjala actuar durante 20 minutos. Al final enjuaga con agua templada.

2. Masaje con miel y aceite.

-Diluye 2 cucharadas de miel (si es de lavanda, mejor) en 2 o 3 cucharadas de aceite de almendras dulces, y masajea suavemente los talones con la mezcla durante 1 minuto. Vierte un poco más, ponte unos calcetines limpios y deja actuar durante toda la noche. Enjuaga con agua templada en la mañana y unta crema humectante.

3. Sesión de spa para tus pies.

-Limpia bien tus talones y vierte sobre la piel un chorrito de miel de abeja, la suficiente para cubrir bien. Después envuelve la zona con gasa estéril y deja actuar durante 2 o 3 horas. Si es posible, realiza el remedio durante la noche, enjuaga a la mañana siguiente y aplica una crema humectante.

 

 

Fuentes

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Sof McVeigh. (2013). Treat yourself natural. David & Charles.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.