Remedios Caseros para Sacar el Agua del Oído.

Los mejores remedios caseros para sacar agua de los oídos. A todos alguna vez se nos ha introducido agua en uno o dos oídos, ya sea en una alberca, en el mar o hasta en la ducha. En cuestión de segundos, nos damos cuenta que algo no anda bien y que un líquido se mueve dentro de nosotros. Es molesto y puede llegar a desesperar, pues, el sentido de la audición ya no es tan efectivo como antes.

Lo peor que podemos hacer es introducir un objeto para sacar el agua. Tomar hisopos o bastoncillos para que el algodón absorba el agua es un error muy común, ya que el residuo que libera este material puede acumularse dentro y crear un tapón empeorando el problema. Con los dedos es similar; solo va a provocarse mucha comezón que provocará enrojecimiento.

Señales.

Las señales más frecuentes que nos indican la presencia de agua en los oídos son:

Sensación de zumbido.

Dolor de oídos.

Poca audición.

Comezón.

Suena simple y muy poco preocupante, pero tampoco es bueno ignorar lo que sucede y dejar que el líquido desaparezca por arte de magia, pues, ¿qué pasa si esa agua que se metió no estaba limpia? Podríamos desarrollar una infección de oído que, en el peor de los casos, se iría expandiendo a zonas más profundas.

Para evitar situaciones extremas y desafortunadas, apliquemos los siguientes remedios caseros.

7 Remedios para sacar el agua del oído.

1. Usar la mano.

Algo tan simple como nuestra mano puede dar una solución muy rápida. Por ejemplo, si queremos tratar nuestro oído derecho, inclinemos la cabeza hacia la derecha como si quisiéramos liberar el agua, y con la mano extendida del mismo lado, creemos un tipo de succionador (similar a como funciona una bomba destapacaños). Oprimamos y liberemos varias veces hasta que obtengamos lo que deseamos.

2. Masticar chicle.

El movimiento continuo de la mandíbula y tragar saliva puede hacer que nuestro oídos u oídos se destapen. Solo basta tener un poco de paciencia para que alguna burbuja de aire se encargue de destapar. Esto se notará enseguida cuando la audición sea más fina de un instante a otro.

3. Agua oxigenada. (Muy recomendada)

Muchos le temen al agua oxigenada, pero su uso adecuado es completamente seguro y es uno de los remedios más realizados para estos casos. Su efervescencia podría causar una divertida comezón, pero esto se debe a que está actuando y limpiando todo a su paso.

Con ayuda de un gotero, giramos la cabeza e introducimos de 3 a 4 gotas directamente al canal auditivo. Se sentirá un burbujeo con cosquilleo pero es completamente normal. Esperamos 2 minutos y movemos la cabeza hacia adelante y hacia un lado para ayudar a agilizar el resultado.

4. Alcohol con vinagre.

Ni el alcohol ni el vinagre son creados para problemas de oídos, pero en reducidas cantidades, su evaporación funciona muy bien. Solo se necesita un gotero para tomar 3 gotitas de alcohol y 3 gotitas de vinagre y verterlas sobre una gasa limpia. Con ella limpiaremos el canal auditivo por 20-30 segundos sin intentar introducirla, y posteriormente, inclinamos la cabeza para verificar si el agua pudo salir.

5. Ajo.

El ajo es un remedio para aquellos que ya se han lesionado o irritado intentando sacar el agua, pues su propiedades antibacteriales van a prevenir el desarrollo de infecciones, incluida la otitis, la infección más común.

Necesitamos acomodar un diente de ajo pelado a la entrada del canal auditivo y dejarlo por varios minutos, o en lugar de eso, presionar el diente de ajo para que libere su líquido natural. Dicho líquido debe ser aplicado a la entrada del oído afectado.

Remedios caseros para sacar agua de los oídos.

6. Compresa caliente.

Algunas veces el agua queda atrapada en las trompas de Eustaquio, conexiones entre los oídos medios y la parte trasera de la garganta. Estas trompas son las encargadas de drenar líquido, pero con los movimientos que hacemos, el agua puede quedarte atascada en el oído medio y requiere estimulación para salir.

Se requiere

Agua caliente (no hirviendo)

Un paño o toalla limpia y que no libere pelusa

Humedecemos el paño o la toalla en el agua caliente cuidadosamente. Escurrimos para evitar goteos, y con la cabeza inclinada de manera que el oído afectado quede hacia abajo, reposamos el paño encima de la oreja. Lo dejamos 30 segundos y retiramos. Repetimos 5 veces más y esperamos a que el agua se libere.

7. Vapor caliente. (Muy recomendada)

Los vapores calientes inhalados también pueden servir para estimular y abrir las trompas de Eustaquio.

El procedimiento es muy sencillo. Se requiere agua caliente en un tazón grande y una toalla para cubrir la cabeza. Inhalamos el vapor por 5 minutos o máximo 10 e inclinamos la cabeza de manera que el oído afectado quede hacia abajo.

No olvides…

…que después de estar en contacto con el agua, ya sea después de nadar o bañarse, es importante limpiar las gotas de nuestras orejas e inclinar la cabeza hacia ambos lados y agitarla suavemente. Recalcamos en verificar que realmente las orejas no contengan gotas antes de inclinarnos ya que estas podrían irse al fondo y comenzar el problema.

…que el uso de bastoncillos no es recomendado por los médicos más que para limpiar el oído externo. Nunca hay que introducirlos en el canal auditivo aunque sintamos desesperación por tener los oídos tapados.