Remedios Caseros para Problemas del Hígado.

El hígado es un órgano vital que realiza alrededor de 500 funciones, por lo que mantener su salud es imprescindible y los remedios caseros juegan un importante papel. Entre otras tareas, produce la bilis que se almacena en la vesícula biliar y se libera en el intestino, descompone grasas, filtra toxinas y desechos, procesa nutrientes y sintetiza proteínas. En pocas palabras, es necesario para la digestión y la desintoxicación del cuerpo.

Los problemas del hígado como la congestión, la cirrosis y la hepatitis, no son raros entre las personas. Aunque todos pueden ser peligrosos, algunos lo son más que otros, y pueden aumentar el riesgo de sufrir insuficiencia hepática, una enfermedad potencialmente mortal en la que el hígado no puede efectuar sus funciones elementales.

Síntomas de Problemas del Hígado.

Los problemas del hígado se manifiestan con diversos síntomas según el padecimiento, pero en general puede haber ictericia (ojos y piel amarillos), pérdida de apetito, pérdida de peso, dolor e hinchazón del abdomen, náuseas o vómitos, cansancio crónico, orina oscura y heces pálidas o con sangre.

Causas.

Dado que hay muchos tipos de problemas de hígado, las causas son diversas; sin embargo, varios están relacionados con un estilo de vida poco sano. Una dieta alta en grasas saturadas y baja en frutas y verduras frescas, sedentarismo, alto consumo de alcohol y exposición frecuente a sustancias nocivas pueden causar hígado graso o cirrosis hepática.

Algunas enfermedades son resultado de una infección viral, como ciertos tipos de hepatitis, mientras que otras son trastornos hereditarios.

Las causas son diversas; sin embargo, varios están relacionados con un estilo de vida poco sano.

Tratamiento.

Claro está, el tratamiento depende de la afección, y puede ser tan prolongado o severo como lo sea la causa. Muchas personas se benefician con cambios en su estilo de vida: una alimentación saludable, un peso ideal, una rutina de ejercicio, la eliminación del alcohol, etcétera, ayudan a evitar el sobreesfuerzo del hígado, su inflamación y fallas en sus funciones.

Otros casos requieren un tratamiento intensivo, generalmente con medicamentos. En los más graves se necesita realizar cirugía o un trasplante de hígado.

7 Remedios caseros para Problemas del Hígado.

Las hierbas más útiles para la salud del hígado son aquellas con propiedades amargas, que promueven la secreción de jugos digestivos, y coleréticas, que estimulan la producción de bilis en el hígado. Sin embargo, otras hierbas pueden ayudar a desinflamar y promover la curación de este órgano vital.

Los siguientes remedios se enfocan principalmente en mejorar la función hepática y proteger al órgano, pero no curan una enfermedad grave como la cirrosis. Casos graves necesitan atención médica profesional.

1. Decocción con diente de león.

-Para estimular la función adecuada del hígado, bebe 3 tazas al día de una decocción hecha con 3 cucharillas de raíz de diente de león (Taraxacum officinale) por cada taza. La planta tiene una acción hepática gracias a sus compuestos amargos. Cuece a fuego lento durante 15 minutos y bébela tibia. Es un remedio adecuado para tratar la ictericia.

2. Infusión con hojas de boldo.

-Para aliviar la inflamación de hígado y el dolor de los cálculos en la vesícula biliar, prepara una infusión con 1 cucharilla de hojas secas de boldo (Peumus boldus). Bebe 3 tazas al día.

3. Decocción de raíz de dong quai.

-Toma 3 tazas al día de una decocción de raíz de dong quai (Angelica sinensis) para proteger tu hígado y mejorar su función. Hazlo durante algunos días.

Atención: no tomes dong quai durante el embarazo, menstruación abundante y consumo de medicamentos anticoagulantes.

4. Bebe jugo de nim.

-El nim (Azadirachta indica) protege al hígado del daño de medicamentos, toxinas y virus. Toma diariamente de 10 a 20 ml de jugo del fruto durante varias semanas para reforzar su función y protegerlo al estar expuesto a sustancias tóxicas.

Atención: consulta al médico antes de tomar nim si padeces diabetes.

5. Consume cardo mariano.

-¿Hígado dañado? El cardo mariano (Silybum marianum) protege al hígado de sustancias tóxicas y de la inflamación, a la vez que estimula su regeneración y desintoxicación. Sus semillas son adecuadas para tratar daños causados por enfermedades crónicas como la cirrosis y la hepatitis. Consume el extracto estandarizado durante un breve tiempo, previa consulta con el médico, o haz una infusión con 1 cucharada de semillas aplastadas. Bebe 2 o 3 tazas al día durante algunas semanas.

Si el problema es agudo, toma de 1 a 4 ml de tintura de semillas de cardo mariano. Prepárala con glicerina vegetal según nuestras recomendaciones y bebe de ¼ a ½ cucharilla cada hora, sin excederte de 6 cucharillas al día. Hazlo durante 1 o 2 días.

6. Consume alcachofa.

-La alcachofa (Cynara scolymus), además de ser nutritiva, fortalece el hígado y su función, lo protege y ayuda a desintoxicarlo. Sus hojas se usan como remedio medicinal debido a que tienen altos niveles de compuestos amargos como la inulina y la cinarina. Las personas con problemas hepáticos crónicos pueden beneficiarse con su consumo regular. Si tienes ictericia o algún problema agudo del hígado, toma ¼ o ½ cucharilla de tintura preparada con las hojas y glicerina vegetal cada hora durante 1 o 2 días. La dosis máxima es de 6 cucharillas al día.

7. Tintura de hierbas.

-Para el tratamiento de la ictericia se recomienda una tintura de varias hierbas. Mezcla en un recipiente 1 cucharada de hojas de verbena común (Verbena officinalis), 1 de semillas de cardo mariano, 1 de corteza de raíz de cionanto (Chionanthus virginicus), 1 de hojas de boldo (Peomus boldus) y 2 de raíz de diente de león, todo seco. Haz la tintura y toma 5 ml al día durante algunos días.

Remedios para el hígado.

El ejercicio constante mantiene el hígado saludable.

Recomendaciones.

-Evitar el consumo de alimentos con nitratos, colorantes y conservadores artificiales, que afectan la función del hígado al enfocarse en neutralizarlos.

-Hacer ejercicio regularmente. Entre otros beneficios, mejora la circulación sanguínea y la función hepática.

-Incluir en tu dieta una buena cantidad de apio, remolachas, cebada, semillas de sésamo, hojas de diente de león y bardana, manzanas crudas, cebolletas, nueces, zanahorias y verduras de hoja verde, que optimizan la salud del hígado gracias a sus minerales.

Otras opciones…

-Un baño de asiento para aliviar la congestión hepática. Sumerge parte de tu cuerpo y deja fuera las piernas, y permanece durante 3 minutos en agua caliente y 2 minutos en agua fría.

-Agua y el jugo de ½ limón. Bebe 1 vaso al día regularmente; si lo prefieres, añade un poco de miel.

Remedios caseros para Problemas del Hígado (No herbales).

1. Bebida en ayunas.

-Para estimular la correcta función del hígado, bebe en ayunas 1 taza con agua tibia y el jugo de ½ limón fresco. Hazlo diariamente.

2. Baño de asiento.

-Toma un baño de asiento para aliviar un hígado congestionado. Llena un recipiente grande y amplio con agua fría y siéntate en él con las piernas fuera. Mantente ahí durante 10 minutos. Hazlo 2-3 veces a la semana.

3. Bebida de arcilla.

-Haz una cura de 21 días con arcilla. Vierte todas las noches 1 cucharilla de montmorillonita verde ultraventilada en 1 vaso con agua y deja reposar toda la noche a un lado de la cama. Bebe solo el líquido, sin los restos de arcilla, a la mañana siguiente, antes de comer.

Atención: no consumas arcilla si padeces hipertensión, estreñimiento, oclusión intestinal o si tomas medicamentos. La arcilla puede impedir la absorción de otras sustancias.

 

Fuentes

www.bioenciclopedia.com/higado/

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/liverdiseases.html

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/liver-problems/basics/definition/con-20025300

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Sof McVeigh. (2013). Treat yourself natural. David & Charles.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.