Remedios Caseros para las Verrugas

*Esta imagen ha sido liberada al dominio público por su autor, Abbassyma. Esto aplica para todo el mundo.

Muchas cosas se han dicho popularmente sobre las verrugas: que si tocas un sapo te saldrá una, que aparecen solo en personas promiscuas, que se curan con orina de asno… Pero gran parte de estas afirmaciones no tienen fundamento.

Podemos definir a las verrugas como excrecencias o bultos pequeños en la piel, de distintas formas, colores, texturas y tamaños, pero que pueden ser antiestéticas. Muchas personas se sienten avergonzadas al tener una, sobre todo si ocupa una parte de la cara o de los dedos.

En general, las verrugas aparecen en el rostro, los dedos, las plantas de los pies, las rodillas y los genitales. Lo que es cierto es que son resultado de una infección por virus y… sí, pueden ser contagiosas.

Signos de verrugas

Las verrugas no son un problema mayor, a pesar de su origen. Sin embargo, su aspecto a menudo es percibido como desagradable. Estas excrecencias tienen una textura rugosa, suave o dura, y un color claro a oscuro. Las verrugas comunes suelen ser ovaladas, firmes y rugosas, mientras que las que aparecen en la planta de los pies suelen ser básicamente planas, blancas y con un punto negro en el centro. Por lo general, son dolorosas, sobre todo si están en una parte donde el pie se apoya.

Otros tipos de verrugas son las planas (amarillentas, más comunes en los niños), las filiformes (delgadas y alargadas), las que se forman debajo y alrededor de las uñas (ásperas y dolorosas) y en mosaico, que crecen en grupo en las palmas de las manos y plantas de los pies. También pueden aparecer en los genitales (verrugas genitales) y alrededor de ellos; en este caso tienen un color beige o ligeramente rosado y una textura suave.

Una persona puede adquirir verrugas por contacto directo o por contacto con objetos usados por las personas con el virus, como zapatos o ropa.

Causas

Las verrugas son excrecencias de células epidérmicas y, en todos los casos, son causadas por cepas del virus del papiloma humano (VPH), el cual está presente en ellas. Una persona puede adquirirlas por contacto directo o por contacto con objetos usados por las personas con el virus, como zapatos o ropa. Por supuesto, estos objetos tienen que haber tocado las verrugas.

Las genitales se propagan vía sexual (oral, vaginal o anal), y aunque el uso del condón reduce el riesgo, no garantiza que no haya contagio, ya que las verrugas pueden estar en zonas como las ingles.

Tratamiento

En muchos casos desaparecen por sí solas al cabo de algunos años, pero existen tratamientos específicos para eliminarlas, como:

-Crioterapia. Aplicación de nitrógeno líquido frío para congelarlas y destruir sus células.

-Ácido salicílico. Se aplica un producto con este ácido durante varias semanas.

-Formaldehído. El producto específico se aplica sobre las verrugas y mata las células de la epidermis.

Es posible conseguir varios medicamentos de venta sin receta que contienen estas sustancias, pero las verrugas de rostro y genitales deben ser tratadas por un médico. En ocasiones, pueden volver a aparecer, por lo que debe repetirse el tratamiento.

Los mejores Remedios Caseros para las Verrugas

No existe ningún remedio efectivo para eliminar por completo las verrugas en todas las personas, pero algunos son efectivos para reducir su tamaño. Ten cuidado, no uses estos remedios en el rostro o genitales, que son zonas delicadas.

1. Pasta con cúrcuma y sábila.

-Mezcla 1 parte de cúrcuma (Curcuma longa) en polvo en 2 partes de jugo de sábila (Aloe vera) y forma una pasta. Aplícala directamente sobre las verrugas 2 veces al día hasta que desaparezcan.

2. Consigue diente de león.

-Corta un tallo de diente de león (Taraxacum officinale) y aplica el jugo de las hojas directamente sobre las verrugas 2 veces al día. Evita que toque la piel. Hazlo todo el tiempo que sea necesario.

3. Jugo fresco sobre las verrugas.

-La celidonia mayor (Chelidonium majus) se ha usado para eliminar verrugas desde hace mucho tiempo. Usa jugo fresco (de hojas y tallo) directamente sobre las verrugas, (evitando que toque la piel circundante) 1 vez al día durante varias semanas, hasta que notes que desaparecen.

Atención: la celidonia puede causar dermatitis. Prueba en un área pequeña de la piel antes de usarla. No la consumas en remedios de uso interno.

El ajo es un poderoso agente antiviral. Por eso, toma un diente y córtalo a lo largo para que queden hojuelas. Coloca 1 o 2 sobre la zona y pon una venda para mantenerla ahí durante unas 2 horas. Hazlo 2 veces al día hasta que la verruga desaparezca.

Otra opción es preparar aceite de ajo, según nuestras recomendaciones generales. Usa aceite de oliva y cuando lo tengas listo, unta un poco sobre las verrugas 2 veces al día.

-Toma 3 veces al día una infusión de hojas secas de ortiga (Urtica dioica) para ayudar a desintoxicar y limpiar el organismo. Prepárala con 2 cucharillas de la hierba por cada taza de agua hirviendo; deja reposar durante 15 minutos y bebe tibia. Puedes combinar su consumo con alguno de los remedios tópicos mencionados, como la aplicación de ajo.

Otras hierbas que ayudan a eliminar toxinas son la menta (Mentha x piperita, hojas) y la bardana (Arctium lappa, raíz), y también puedes tomar 3 tazas de té mientras usas un remedio de uso externo.

-Prepara una tintura con hojas de tuya del Canadá (Thuja occidentalis), una hierba antiviral, y vodka o brandy. Toma entonces ¼ de cucharilla y aplica sobre la afección 2 veces al día. También puedes probar untando, 2 veces al día, el aceite esencial de esta planta.

-Vierte unas gotas de zumo de bayas frescas de saúco negro (Sambucus nigra). Adminístralas también 2 veces al día durante varias semanas.

-Corta a la mitad una hoja de siempreviva mayor (Sempervivum tectorum) y coloca la cara interior encima de la verruga. Déjala ahí durante 2 horas. Si te parece más cómodo, corta una sección pequeña y sujétala con ayuda de una gasa. Hazlo 2 veces al día.

Recomendaciones.

-No tocarte las verrugas para evitar que aparezcan en otras partes de tu cuerpo.

Más opciones.

-1 o 2 gotas de aceite de castor (de Ricinus communis) para reducir el tamaño de las verrugas.

-1 rodaja de cebolla colocada directamente sobre las verrugas, 2 veces al día durante 6-7 semanas.

-1 gota de aceite de árbol de té 2 veces al día durante varias semanas.

Remedios caseros para las verrugas (No herbales)

1. Solución con aceites.

-Combina partes iguales de aceite de árbol de té y aceite esencial de limón y moja una bolita de algodón en la mezcla. Aplícala solo en la verruga, cúbrela con una vendita adhesiva y déjala ahí 1-2 horas. Hazlo todos los días durante 3 semanas continuas.

2. Cáscara de plátano sobre la verruga.

-Para verrugas planas, ata diariamente, durante 2 horas, un pequeño trozo de cáscara de plátano fresco, con el lado interno sobre la verruga. Lleva a cabo este remedio durante 4 semanas.

3. Unta vinagre.

-Unta todos los días un poco de vinagre de sidra de manzana sobre la verruga, hasta que observes que desaparezca. No enjuagues el vinagre.

4. Aplicación de pasta casera.

-Mezcla ½ cucharilla de bicarbonato de sodio en 1 cucharada de agua mineral, y unta la pasta sobre la verruga. Déjala actuar durante 1 hora y enjuaga con agua templada. Repite la operación durante 4-5 semanas o hasta que la verruga desaparezca.

Fuentes

https://www.aad.org/public/diseases/contagious-skin-diseases/warts

http://www.nhs.uk/Conditions/Warts/Pages/Introduction.aspx

Anke Bialas. (2013). Homemade Health. Home remedies your grandmother knew. Natator Publishing.

O. Phelps Brown. (1897). The complete herbalist. Estados Unidos.

James Green. (2000). The herbal medicine maker’s handbook. A home manual. Estados Unidos: Crossing Press.

Jiri Stodola, Jan Volak. (1992). The illustrated encyclopedia of herbs. Their medicinal and culinary uses. Dorset Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.