Remedios Caseros para las Hemorroides.

El dolor, la incomodidad y la vergüenza que se sienten al padecerlas son muy comunes pero tratables con remedios caseros para las hemorroides. Estas, que no son más que venas varicosas en un área muy inconveniente, causan dolor, comezón y hasta sangrado. Las venas inflamadas están dentro del recto, o bien, bajo la piel que se encuentra alrededor del ano. Afortunadamente, existen opciones para eliminarlas.

Síntomas de las hemorroides.

Las hemorroides producen comezón e irritación en el ano o recto, hinchazón en la piel que rodea el ano, dolor en esta región (que se hace más agudo al sentarse o hacer ciertos movimientos), sangrado durante las evacuaciones, y, en algunos casos, expulsión involuntaria de heces. Cuando las hemorroides son externas, puede sentirse un bulto hinchado cerca del ano, que al ser ligeramente presionado produce dolor.

Las hemorroides internas son las que sangran con mayor facilidad debido al paso de las heces a través del recto, mientras que las externas son más dolorosas.

Causas.

Existen venas que conducen sangre desde el ano; es normal que se dilaten al defecar y luego se contraigan. Sin embargo, un esfuerzo repetido y frecuente al evacuar puede hincharlas permanentemente. Sí, una de las causas más frecuentes de hemorroides es el estreñimiento, debido al paso de heces duras y el esfuerzo por expulsarlas, pero también pueden ser provocadas por factores como el embarazo, la diarrea crónica, el coito anal, la obesidad y por pasar mucho tiempo sentado en el inodoro. El dolor aparece cuando las venas dilatadas presionan los nervios que están a su alrededor.

En algunas personas las hemorroides son una condición hereditaria, por lo que quienes tienen antecedentes familiares tienen mayor riesgo de sufrirlas. También es más probable desarrollarlas a medida que nos hacemos mayores de edad, ya que los tejidos del recto y el ano pierden elasticidad.

Tratamiento.

A pesar del miedo que suelen inspirar, las hemorroides no son un problema muy grave o que compromete la salud de todo el cuerpo. Detectarlas es muy fácil, ya sea mediante un examen rectal o un examen en el que se observa la región anal. Eso sí, el examen rectal es incómodo porque implica la inserción de un dedo o un tubo flexible para observar el tejido interno. Una vez que se confirma el diagnóstico el médico receta medicamentos para aliviar el dolor y la comezón y algún ablandador de heces.

En caso de que los remedios o los medicamentos no surtan efecto, deben extirparse las hemorroides mediante cirugía láser o cirugía convencional. La primera tiene una gran ventaja: es poco dolorosa.

6 Remedios caseros para las hemorroides.

Olvídate de la vergüenza. Las hemorroides son un problema que debe solucionarse a tiempo, antes de que progresen y requieran cirugía para extirparlas. A continuación veremos los mejores remedios caseros para las hemorroides.

1. Pomada para el dolor.

Alivia el dolor que sientes después de cada evacuación untando una pomada hecha con:

Aplica suavemente en el área afectada todos los días, las veces que sean necesarias.

2. Hemorroides Sangrantes.

Para tratar unas hemorroides sangrantes, agrega 2 cucharillas de vinagre de manzana a un vaso con agua, y bébelo antes o después de cada comida.

3. Supositiorios.

Elabora supositorios de semillas de linaza (Linum usitatissimum), e inserta 1 cada noche antes de ir a dormir durante varios días.

Evita usar glicerina como base, porque puede resecar el área.

4. Alivia la irritación.

La irritación puede aliviarse mediante muchos remedios de uso externo. Uno de ellos consiste en calentar 235 ml de agua; cuando esté hirviendo, agrega 1 cucharilla de semillas secas de castaño de Indias (Aesculum hippocastanum), de acción antiinflamatoria, y sigue cociendo a fuego lento durante unos 10 minutos. Deja enfriar, y aplica el líquido con una bola de algodón durante el tiempo que sea necesario.

Atención: no consumas el líquido ni las semillas de castaño de Indias de esta manera, pues son tóxicas.

5. Supositorios con tintura.

Otra receta para hacer supositorios útiles en este padecimiento requiere:

Prepáralos con una base de glicerina y gelatina (sin sabor ni aroma, claro) y ponlos en el refrigerador para que se hagan sólidos. Inserta 1 supositorio en el recto en la noche o en la mañana durante un par de días.

6. Baños de asiento.

Algunas personas encuentran alivio al tomar baños de asiento. Prueba el siguiente: mezcla ¼ de taza de infusión de avellano de bruja en un recipiente con agua tibia, y hazlo 2 veces al día durante 3 minutos. Termínalo con 2 minutos de agua fría. El agua debe tener una altura de unos 12.5 cm. Al terminar, aplica un poco de ungüento para aliviar el dolor, seca muy bien y vístete.

El baño de asiento puede reducir la inflamación.

Recomendaciones.

-Incluir suficiente fibra en tu dieta, que puedes encontrar en vegetales y frutas frescas y cereales integrales.

-Consumir frutos ricos en flavonoides, que refuerzan las paredes de los vasos sanguíneos. Puedes encontrar flavonoides en moras, arándanos, frambuesas y cerezas.

-Evitar usar laxantes durante mucho tiempo.

Otras opciones…

  • 1 taza de agua tibia con 3 cucharadas de jugo de limón (Citrus x limon) fresco, sin azúcar, para estimular la actividad peristáltica y la formación de colágeno.
  • Gel de sábila (Aloe vera) directamente en el área 3 veces al día para reducir la inflamación.

Remedios caseros para las hemorroides (No herbales).

1. Bolsita de té sobre la zona afectada.

-Si tienes una bolsita de té a la mano, sumérgela unos 5 minutos en agua hervida y después colócala fría directamente en el área durante 5 minutos. Contribuye a promover la coagulación sanguínea y a reducir el dolor. Puedes realizarlo 5 o 6 veces a la semana.

2. Una aceite de oliva o manteca de cacao.

-Unta un poco de aceite de oliva o manteca de cacao para aliviar temporalmente el dolor o la comezón que producen las hemorroides. Hazlo solo cada vez que sientas malestar intenso.

3. Baño con sales Epsom.

-Toma un baño de agua tibia con sales de Epsom durante 10 minutos. Esto ayuda a constreñir las hemorroides y a encontrar alivio. Hazlo 2 o 3 veces a la semana.

4. Unta vaselina.

-Si no aguantas la irritación o comezón, unta un poco de vaselina en la zona afectada.

5. Hielo en paño.

-Otro remedio útil para calmar las molestias es envolver una pequeña bolsa de hielo en un paño delgado y colocarla en las hemorroides durante 1 minuto. Repite varias veces a lo largo del día.

Fuentes

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/hemorrhoids/basics/definition/con-20029852

(1997). Remedios, curaciones y tratamientos médicos. México: Reader’s Digest México.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos: DK Publishing.

James Green. (2000). The herbal medicine maker’s handbook. A home manual. Estados Unidos: Crossing Press.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Doreen Shababy. (2010). The wild and weedy apothecary. Llewellyn Publications.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.