Remedios Caseros Para Las Encías Inflamadas.

La mayoría de nosotros suele enfocarse en el cuidado de los dientes y durante el cepillado deseamos aplicar la mejor técnica para mantenerlos sanos. Esto no es malo, siempre y cuando no descuidemos otras áreas bucales como la lengua y las encías.

Las encías son las encargadas de proteger al diente y demás tejidos de soporte. Por lo tanto, su falta de cuidado puede derivar en problemas serios donde la pieza dental también se vea afectada.

El sangrado, infamación o enrojecimiento de las encías es muy común en la población mundial y su presencia no requiere atención profesional siempre y cuando sea leve y se observe que disminuye con ayuda de remedios caseros para encías inflamadas. De lo contrario, un abultamiento mayor, un sangrado excesivo o una coloración muy rojiza sí requiere la revisión de un dentista para que alivie la zona y prevenga complicaciones.

Una encía inflamada puede deberse a un incorrecto cepillado donde las cerdas del utensilio lastiman el tejido; a un alimento irritante o duro con una forma o textura poco adecuada; a la falta de higiene en las encías o en algunos casos, a una enfermedad periodontal como la gingivitis o la periodontitis. Ambas enfermedades están relacionadas con la acumulación de sarro debajo de las encías y pueden agravarse hasta llegar a convertirse en una periodontitis avanzada, donde se destruyen las fibras que sostienen al diente, haciendo que este se desplace o afloje. No es necesario siquiera llegar a una gingivitis. Si actuamos ante el primer signo de inflamación o enrojecimiento, es mucho más probable que no llegue a más.

Factores que favorecen encías inflamadas.

– Ser fumador.

– Falta de vitaminas o nutrientes, especialmente de vitamina C y hierro.

– Haber sido sometido a ortodoncia, tener prótesis u otros tratamientos que dificultan la higiene dental.

– Predisposición genética.

– Cambios hormonales.

– Padecer diabetes, cáncer o sida.

Si usted siente dolor en algún área de sus encías al cepillarse los dientes, al comer o al tener un mínimo contacto, entonces aplique el remedio casero que más le convenga.

A continuación, veremos los mejores remedios caseros para encías inflamadas.

5 Remedios Caseros Para Las Encías Inflamadas.

1. Bicarbonato con agua.

Uno de los remedios que más recomendamos es el uso de bicarbonato. Además de ser una sustancia económica y comercializada en cualquier farmacia y supermercado, su simpleza la hace muy efectiva en casos de inflamación de encías, pues alivia y limpia.

Lo único que debe hacerse es mezclar 1/4 de cucharadita de bicarbonato en 200 ml de agua purificada y mantener dentro de la boca por algunos segundos (de 10 a 15 segundos) asegurando que llegue a la encía inflamada.

Si se realiza dos veces al día, la encía sanará progresivamente hasta que no exista rastro de dolor, tejido rojizo o inflamación.

2. Sal con agua.

Otro remedio al que recurre mucha gente es al de la sal con agua; tan simple como eso. Los enjuagues con sodio no solo ayudarán a reducir inflamación sino también a eliminar gran cantidad de bacterias bucales. Su acción es muy similar a la del bicarbonato de sodio.

Para esto se requiere mezclar 1 cucharadita de sal en 500 ml de agua y mantenerlo en movimiento dentro de la boca por unos segundos, enfocándose en sus encías. Se recomienda hacerlo dos veces al día hasta que las encías muestren mejoría.

3. Pasta de cúrcuma.

Los rizomas de la cúrcuma poseen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, ideales para el problema de encías inflamadas. En poco tiempo, usted verá encías sanas y de coloración rosada.

Solo se requiere polvo de cúrcuma y el agua suficiente para hacer una pasta. El polvo de cúrcuma se puede obtener en supermercados, y aunque su costo es superior al del bicarbonato o sal, se puede emplear en otras situaciones.

Una vez que obtenga la pasta semi-espesa, aplique sobre la encía lesionada y deje reposar por 3-5 minutos. Puede enjuagar haciendo leves enjuagues y repetir el procedimiento en otra parte del día.

Encías inflamadas

4. Gel de sábila.

Algunos piensan que la sábila se utiliza únicamente para lesiones externas, pero esta también actúa favorablemente en lesiones internas, o un poco menos externas como el caso de las encías. Para esto se requiere gel de sábila, obtenido directamente de la hoja. En algunos supermercados es fácil conseguir hojas, pero si no es posible, ¡no hay que esperar más para adquirir una sábila! esta planta, además de hermosa, es muy útil para problemas de la piel, para leves úlceras estomacales y cabello seco, entre otros problemas moderados.

En el caso de las encías, basta un poco de gel de sábila directamente sobre la lesión dejando actuar por 3 a 5 minutos. Puede hacerse dos veces al día con ayuda de un dedo perfectamente limpio o un hisopo de algodón bien comprimido para que no libere residuos.

5. Limón.

El limón es un limpiador natural con propiedades antiinflamatorias y antibacterianas (entre otras), que ayudará mucho a las encías a sanar.

Hay que mezclar 100 ml de agua y el jugo de medio limón para formar un enjuague natural. Deje en la boca por unos 12 segundos y deseche. Se recomienda repetirlo nuevamente en otra parte del día, cuidando que el limón no salpique sobre la piel, pues con el Sol podría mancharnos. Así que si se realiza durante en atardecer y por la noche, mucho mejor.

Recomendaciones.

– Aumente el consumo de hierro y vitamina C. No solo de las naranjas y cítricos en general puede obtenerla, también hay hierbas ricas en vitamina C.

– No descuide los alimentos ricos en calcio (y no hablamos solo de lácteos).

– Consuma vegetales crudos con frecuencia y más alimentos enriquecidos con fibra, pues estos ayudan a limpiar y estimular dientes y encías.

– Corrija su técnica de lavado dental en caso de que siempre haya lesiones. El cepillo debe estar colocado en posición horizontal, pero los movimientos deben ser verticales.

No olvide…

– Eliminar alimentos que ya le demostraron dolor o inflamación en cualquier parte de la dentadura.

– Utilizar diariamente hilo dental.

– Masajear las encías diariamente con movimientos suaves y circulares.

– Cambiar de cepillo dental cada seis meses para evitar la proliferación de bacterias.

– Visitar al dentista cada seis meses o cuando mucho cada año. Se ahorrará mucho dinero si previene o cura lesiones a tiempo.

 

 

Fuentes

hospitaldentalvillaverde.es/encias-inflamadas/

village-dental.com/blog/list-excellent-gum-swelling-home-remedies