Remedios Caseros para las Ampollas.

Las ampollas son pequeñas bolsas o sacos de líquido que se forman entre las capas superiores de la piel. La mayoría contiene suero o plasma, unos fluidos claros que forman parte de la composición de la sangre. Otras ampollas están llenas de sangre, y si se infectan, contienen pus.

Las ampollas, más que peligrosas, son muy molestas y desagradables y pueden producir mucho dolor, pero si no se tratan bien llegan a infectarse, lo que agrava su estado y puede acarrear otros problemas. Por lo regular su tratamiento es sencillo.

Síntomas de las Ampollas.

Una ampolla se reconoce por el saco blando que aparece poco después de una quemadura u otra de sus causas. Al principio causan mucho ardor o dolor, la piel de la zona circundante se pone roja y a veces hay una sensación caliente. A medida que se curan generan comezón.

No es recomendable reventarlas, pero si son pequeñas puede hacerse.

Causas.

Las ampollas pueden tener varias causas:

-Quemaduras, ya sea por calor, por contacto con sustancias químicas o por sustancias heladas.

-Fricción o roce con objetos; por ejemplo, zapatos o máquinas de ejercicio.

-Aplastamiento. En estos casos se forman ampollas llenas de sangre.

-Contacto con plantas venenosas, como el zumaque, el roble y la hiedra venenosos.

-Problemas médicos como la dermatitis herpetiforme y la epidermólisis ampollar.

Tratamiento.

En los primeros instantes a la formación de las ampollas, es necesario lavar cuidadosamente la zona con agua y jabón, a fin de eliminar microorganismos que podrían infectar si se rompe. Si las ampollas son pequeñas o no muy dolorosas, deben dejarse intactas durante 1 o 2 días y posteriormente puede aplicarse algún ungüento o remedio. Si no son muy pequeñas, pero tampoco grandes, ayuda untar alguna crema de venta sin receta con vitamina E y mantenerlas limpias.

No es recomendable reventarlas, pero si son pequeñas puede hacerse. Para ello, se requiere lavar la zona con agua y jabón, frotar una aguja bien afilada con alcohol y pinchar suavemente una de las orillas de la ampolla para eliminar el líquido. Una vez drenada, se unta un poco de ungüento y se cubre con una gasa estéril o paño que no se adhiera. El paño debe mantenerse y cambiarse todos los días.

En caso de que sean grandes, cubran un área extensa, sean severamente dolorosas o haya infección, es mejor acudir con el médico.

5 Remedios Caseros para las Ampollas.

1. Utiliza plátano

-Un remedio rápido para reducir el dolor e inflamación de ampollas leves es colocar la parte interior de la cáscara de un plátano. Déjala durante 2 o 3 horas, retírala y pon otra si es necesario.

2. Ungüento de caléndula

-La caléndula (Calendula officinalis) es excelente para aliviar el dolor y la inflamación. Prepara un aceite herbal con sus flores picadas según nuestras recomendaciones. Pon a calentar a fuego lento 1 taza del aceite con ¼ de taza de cera de abejas hasta que ambos se mezclen muy bien, retira del fuego y coloca el ungüento en un frasco. Limpia y desinfecta muy bien la piel, aplica un poco del ungüento de caléndula y coloca encima una gasa limpia. Sujétala de los extremos. Retírala en la noche y vuelve a aplicar en la mañana y de nuevo en la tarde, hasta que reduzca la inflamación.

Prepara ungüento casero

3. Aplicación de líquido herbal

-Pon a calentar 950 ml de agua y apaga cuando hierva. Viértela en un recipiente con 1 taza de flores, hojas y tallos de Impatiens capensis, tapa y deja reposar durante 40 minutos. Después desecha la planta y lleva al refrigerador. Aplica el líquido directamente en las ampollas con un algodón o haz una compresa con una gasa estéril. Colócala cuantas veces lo necesites. Es un remedio útil en ampollas por hiedra venenosa (Toxicodendron radicans).

4. Aplicación de gel de sábila

-Para ampollas pequeñas, corta una hoja de sábila (Aloe vera), raspa el gel interno con una cuchara y aplícalo sobre la ampolla limpia. Envuelve después con una gasa estéril. Retírala al cabo de 4-5 horas y repite el proceso hasta que veas resultados.

5. Aplica ungüento de consuelda

-Cuando las ampollas se sequen, aplica un ungüento de consuelda (Symphytum officinale) periódicamente; usa las raíces y las hojas bien picadas que por su contenido de alantoína son perfectas cuando hay lesiones en la piel.

En todos los casos en los que debas aplicar ungüentos, hazlo con cuidado y trata de no poner presión sobre la ampolla a fin de no reventarlas.

Remedios naturales para las ampollas.

Remedios naturales para las ampollas.

Remedios para las Ampollas (No herbales).

1. Gasa sobre la zona

-Si lo que deseas es reducir el dolor y la comezón moja una gasa estéril o un trozo de tela de algodón limpio en agua fría, y colócalo sobre la piel limpia. Remójalo cada 5 minutos y vuelve a colocarlo.

2. Aplica vitamina E

-Revienta una cápsula de vitamina E y unta el contenido sobre las ampollas. Hazlo todos los días según lo necesites, para acelerar la curación y prevenir grandes cicatrices.

3. Trata las ampollas rotas

-Si la ampolla se rompe, consigue una tableta de propóleos puro y deposítala sobre la zona con mucho cuidado. Sujeta con un apósito y déjalo en su lugar durante todo un día. Al término de este tiempo retírala y, si es necesario, hazlo de nuevo con otra tableta.

4. Paño sobre la zona

-Si las ampollas son en las manos o los pies y son ocasionadas por la fricción y no por quemaduras, humedece un paño en alcohol, envuélvelo alrededor de la zona y déjalo toda la noche. Retira en la mañana y repite hasta que se curen.

5. Utiliza vaselina

-Aplica un poco de vaselina horas después de que aparezca una ampolla leve. Hazlo las veces que lo necesites.

Recomendaciones.

-Por ningún motivo revientes tú mismo las ampollas grandes o aquellas que aparecen tras una quemadura en una zona amplia, ya que esto aumenta el riesgo de que se infecten.

-Evita usar en ampollas grandes y por quemaduras cualquier producto comercial que contenga alcohol, ya que puede empeorarlas.

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Blister

http://www.mayoclinic.org/first-aid/first-aid-blisters/basics/art-20056691

http://www.nhs.uk/conditions/blisters/Pages/Introduction.aspx

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Anke Bialas. (2013). Homemade Health. Home remedies your grandmother knew. Natator Publishing.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.