Remedios Caseros para la Varicela.

Muchas personas consideran la varicela una enfermedad infantil, pero puede afectar hasta a los adultos. Se caracteriza por la aparición de erupciones rojizas y es muy contagiosa, pero los remedios caseros reducen sus efectos.

El virus de la varicela se transmite generalmente por contacto directo desde uno o dos días antes de la aparición de las erupciones y hasta la aparición de las costras.

Síntomas de la Varicela.

Esta enfermedad suele ocasionar fiebre, malestar general, dolor de cabeza, dolor de estómago, cansancio y sensación de mareo. Primero aparecen erupciones pequeñas que producen comezón, pero luego se convierten en pápulas rojizas que dan paso a vesículas y costras.

Causas.

La varicela es causada por un virus: el virus de la varicela zoster, que forma parte de la familia de los herpesvirus. Cuando entra en contacto con el cuerpo, ya sea al tocar este el líquido de las erupciones o al inhalar gotitas de fluido expulsadas durante la tos o los estornudos, el virus se incuba durante unos días y posteriormente se manifiesta mediante los síntomas mencionados.

La varicela es causada por un virus: el virus de la varicela zoster, que forma parte de la familia de los herpesvirus.

Tratamiento.

Los médicos suelen recetar fármacos antivirales para combatir la infección, y antihistamínicos que alivian la comezón de la piel. Sin embargo, los antivirales se recetan en casos raros, normalmente en los que el sistema inmunitario está débil. Si las vesículas se rascan y se producen infecciones en la piel, puede usarse antibióticos.

9 Remedios caseros para la Varicela.

1. Elimina toxinas.

-Para eliminar las toxinas del cuerpo a través del sudor, limpiar la piel y lograr una recuperación más rápida, prepara una decocción de bardana (Arctium lappa) con 1 cucharilla de raíz picada por cada taza de agua. Déjala cocer durante 20 minutos a fuego lento, apaga y deja reposar durante unos 20 minutos. Bebe unas 2 o 3 tazas a lo largo del día.

2. Infusión de caléndula.

-Una infusión de hojas de caléndula (Calendula officinalis) promueve la sudoración y la eliminación de toxinas. Pon 2 cucharillas colmadas en un recipiente con el contenido de 1 taza de agua, calienta durante 15 minutos y apaga el fuego. Cuela el líquido y bébelo tibio. Puedes beber unas 3 tazas al día.

3. Baño medicinal.

-Date un baño con harina de avena. Añade un puñado al agua tibia de la tina o ata al grifo una bolsita de gasa con la harina, de modo que el agua pase por ella y caiga en el cuerpo. Una vez que termines, sécate la piel sin frotar y aplica loción de calamina.

Cómo hacer un baño medicinal.

4. Cataplasma con harina de avena.

(Muy recomendable)

-Haz una cataplasma de harina de avena. En ½ taza de agua caliente agrega 1 cucharada de la harina o bien, 1 cucharada de copos de avena precocida, y déjala remojada unos 10 minutos. Después coloca la pasta entre dos delgados trozos de tela estéril y usa la cataplasma en el área con comezón. Déjala ahí durante unos 10 minutos. Puedes repetirlo cuantas veces sea necesario.

5. Té para bajar la fiebre.

-Otro té para bajar la fiebre y eliminar toxinas consiste en arrojar 2 cucharillas de hojas de pamplina (Stellaria media) en 1 taza con agua hirviendo. Deja reposar durante 10 minutos y bébela. Puedes repetir la dosis una o dos veces más durante el resto del día. También puedes usar flores de trébol rojo (Trifolium pratense) u hojas de milenrama (Achillea millefolium), que además contienen salicilatos.

6. Tintura de equinácea.

-Toma ½ cucharilla de tintura de equinácea (Echinacea purpurea, E. angustifolia) cada hora hasta completar 6 cucharillas al día, durante 1 o 2 días. Esto ayuda a reforzar el sistema inmunitario y combatir la infección.

Prepara una tintura medicinal.

7. Baño de tina con menta.

-Siendo la menta (Mentha x piperita) un anestésico local y un buen agente antiséptico, toma un baño de tina a cuya agua tibia debes agregar ½ l de infusión con hojas secas. Permanece no más de 10 minutos y seca bien tu cuerpo antes de vestirte. Cuidado, no frotes la piel.

8. Ungüento con consuelda o caléndula.

-Prepara un ungüento con hojas de consuelda (Symphytum officinale) o un aceite de flores de caléndula, según nuestras recomendaciones. Aplica sobre la piel una vez que las costras se hayan caído, para evitar que se formen grandes cicatrices.

Prepara ungüentos medicinales.

9. Aplicación de gel de sábila.

-Aplica un poco de gel de sábila (Aloe vera) sobre la piel, preferentemente fresca. Puede ayudar a reducir la inflamación. También es efectiva una pasta del gel con un poco de polvo de cúrcuma.

Recomendaciones.

-Evitar rascarte para no abrir la piel y así aumentar el riesgo de que las lesiones se infecten y se formen grandes cicatrices. Mantén tus uñas cortas y limpias.

-Evitar la exposición al sol hasta que la piel esté sana de nuevo.

-Usar agua tibia en los baños de tina.

Otras opciones…

-Baño con 450 g de bicarbonato de sodio o 1 ½ taza de vinagre de sidra de manzana. Simplemente añade un poco al agua para reducir la comezón.

-Loción de calamina. Aplícala abundantemente después de bañarte, y un poco cuando sientas intenso malestar.

-Una pasta de bicarbonato de sodio con vinagre de sidra de manzana. Aplícala sobre la piel y déjala actuar durante 15-20 minutos; después enjuaga con agua tibia.

-Gárgaras de agua con sal 3 veces al día para aliviar las llagas dentro de la boca.

Remedios caseros para la varicela (No herbales).

1. Pepino fresco sobre la zona.

-Si la varicela es leve, corta un pepino fresco (mejor si está frío) en rodajas y colócalas en las zonas más afectadas por las erupciones. El pepino brinda una sensación refrescante y ayuda a tolerar mejor la comezón. Déjalo actuar durante 20-30 minutos, y después date un baño de agua fría.

2. Baño con bicarbonato de sodio.

-Llena la tina con agua fría y agrégale 1 taza de bicarbonato de sodio. Sumérgete durante 15-20 minutos. Esto ayuda a aliviar la comezón y otras molestias en la piel.

3. Paños con agua fría.

-Moja un paño en agua fría y colócala sobre la piel durante varios minutos. Remójala varias veces para evitar que se caliente, y hazlo 2 o 3 veces al día. Estas compresas también calman el picor.

4. Chupa paletas heladas.

-Si hay erupciones en el interior de la boca, chupa (cuidadosamente) paletas heladas a lo largo del día.

Fuentes

www.bioenciclopedia.com/varicela/

http://www.cdc.gov/chickenpox/about/symptoms.htm

(1997). Remedios, curaciones y tratamientos médicos. México: Reader’s Digest México.

James Green. (2000). The herbal medicine maker’s handbook. A home manual. Estados Unidos. Crossing Press.

Doreen Shababy. (2010). The wild and weedy apothecary. Llewellyn Publications.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.