Remedios Caseros para la Sudoración Excesiva.

A veces nuestros nervios nos juegan una mala pasada, haciéndonos sudar demasiado y poniéndonos en una situación bochornosa. Otras veces es el clima o alguna enfermedad, pero por fortuna existen remedios caseros efectivos. En cualquier caso, una cantidad de sudor mayor de la normal puede convertirse en un problema que llega a afectar la vida cotidiana o una ocasión importante.

Realmente es bueno sudar. Este líquido incoloro ayuda a eliminar toxinas del cuerpo y lo refresca, permitiéndole mantener una temperatura adecuada y evitando su sobrecalentamiento. En muchos individuos el exceso de sudor se produce bajo situaciones específicas, pero algunos sufren una condición llamada hiperhidrosis, que no tiene que ver con la temperatura del ambiente.

Síntomas de la sudoración excesiva.

La sudoración excesiva se manifiesta con abundante sudor que sale por los poros, especialmente en las axilas, el rostro, el pecho, las ingles, los pies y las palmas de manos y pies. Lo realmente (y socialmente) incómodo sucede cuando el sudor gotea, los objetos tocados se vuelven resbaladizos o se genera un olor corporal raro o desagradable.

La sudoración puede ser consecuencia de situaciones en las que domina la ansiedad o el estrés.

Causas.

Como se mencionó, la sudoración puede ser consecuencia de situaciones en las que domina la ansiedad o el estrés. En la hiperhidrosis, el sudor puede aparecer en situaciones aparentemente normales, en las que la temperatura ambiental es templada o fresca o en las que no existen movimientos que causen agitación. Esto sucede porque las glándulas sudoríparas son hiperactivas.

Hay casos en los que el sudor excesivo se debe a un padecimiento, por lo que se denomina hiperhidrosis secundaria. Algunos causantes de esta son la diabetes, la obesidad, el hipertiroidismo, la menopausia y la tuberculosis.

Tratamiento.

El sudor excesivo asociado a situaciones ocasionales de ansiedad puede remediarse con el uso de antitranspirantes o productos relajantes. El tratamiento de la hiperhidrosis requiere una visita al médico, quien debe evaluar el caso y prescribir lo que mejor se adecúe. Existen medicamentos que previenen la estimulación de las glándulas sudoríparas y ciertos antitranspirantes fuertes que bloquean las salidas del sudor.

Si la hiperhidrosis es más severa, puede requerirse inyecciones de botox en las áreas más afectadas (como las axilas), cirugías para eliminar o retirar las glándulas sudoríparas e iontoforesis, que con electricidad tapona las glándulas sudoríparas y evita el sudor de manos y pies.

6 Remedios caseros para la sudoración excesiva.

Debes evitar las hierbas diaforéticas e incluso las antipiréticas, ya que pueden estimular la sudoración.

1. Té de salvia.

-La salvia (Salvia officinalis) es quizá la hierba más popular para controlar la sudoración. Un té con sus hojas es un remedio rápido, sencillo y efectivo, aun cuando el exceso de sudor está asociado con ansiedad y con transpiración nocturna por la menopausia. Puedes beber una infusión con 1 cucharilla de hojas secas por taza de agua hirviendo; deja reposar durante 20 minutos antes de beberla. Si deseas, agrégale un poquito de miel de abeja. Toma hasta 3 tazas al día.

2. Atomizador con líquido herbal.

-Mezcla bien en un frasco con tapa ½ taza de vinagre de sidra de manzana y 2 cucharadas de hojas picadas de salvia. Deja reposar durante 7 días en un sitio fresco y seco. Al término de este tiempo desecha las hojas y vierte el líquido en una botella con atomizador para rociar en las áreas más afectadas (axilas o pies, por ejemplo) las veces que lo necesites. Puedes hacerlo después de bañarte.

3. Aplicación de té.

-Prepara una taza de té de salvia y aplica el líquido sobre la piel con una bolita de algodón. También puedes preparar 1 l de infusión con 8 cucharadas de hojas secas, y agregar el líquido al agua de la tina.

4. Infusión de jengibre.

-El jengibre (Zingiber officinale) puede reducir los síntomas de malestar por movimiento, incluyendo la sudoración fría. Si tienes tendencia a este problema, puedes beber 1 taza de una infusión preparada con 1 cucharilla de raíz finamente picada por taza con agua hirviendo. Deja reposar durante 15 minutos para que la hierba suelte sus constituyentes. Procura tenerla lista para esas ocasiones; por ejemplo, si vas a viajar en barco, avión o por carretera.

Atención: el jengibre puede estimular la sudoración, así que haz una prueba con un poco de té antes de comenzar a tomarlo como remedio.

5. Calmante con manzanilla.

-Cuando sufras sudoración excesiva por ansiedad, toma un té calmante que relajará tu sistema nervioso y ayudará a dejar de sudar. Arroja 1 cucharilla de flores secas o 2 cucharillas de flores frescas de manzanilla (Chamaemelum nobile) a una taza, vierte agua hervida y espera unos 15-20 minutos antes de beber. Toma el té justo cuando sientas los primeros indicios de sudoración, y bebe otras 2 tazas a lo largo del día si es necesario.

Si quieres evitar situaciones bochornosas antes de un evento importante, bebe el té inmediatamente.

6. Infusión herbal.

-Muchas mujeres experimentan sofocos y sudoración por la menopausia. Si eres una de ellas, prueba con 1-3 tazas al día de infusión. Combina en un recipiente 2 cucharadas de hojas de salvia, 1 cucharada de hojas de verbena azul (Verbena hastata), 2 cucharadas de raíces de cohosh negro (Cimifuga racemosa), 2 cucharadas de hojas de agripalma (Leonurus cardiaca) y 1 cucharada de frutos de vitex (Vitex agnus-castus), todo seco. Toma 1 cucharilla de la mezcla, arrójala en una taza y vierte encima agua hirviendo. Bebe de 1 a 3 tazas al día, solo cuando sientas los sofocos.

Tratamientos naturales para la sudoración excesiva.

Remedios caseros para la sudoración excesiva (No herbales).

1. Aplicación en las axilas.

-Vinagre de sidra de manzana. Aplica en las axilas con un atomizador o con una bola de algodón. Puedes agregar unas gotas de aceite esencial de limón.

2. Bola de algodón en las axilas.

-Deposita 1 cucharilla de bicarbonato de sodio en 1 taza con agua tibia, y agita bien. Moja una bola de algodón y aplica en las axilas o las áreas que más sudan mediante suaves toques.

3. Aplica caolín extrafino.

-Espolvorea diariamente caolín extrafino en los pies o axilas e incluso en el interior de los zapatos para que absorba la sudoración. Esta arcilla es también un excelente recurso para mantener a raya los malos olores.

Recomendaciones.

-Consumir una cantidad suficiente de potasio. La pérdida de este mineral, que ayuda a controlar la actividad eléctrica del corazón y producir proteínas, puede ocasionar problemas como debilidad y contracciones musculares. Si sudas mucho, consume al menos 4 g de potasio al día.

Evitar los alimentos picantes y el alcohol, que inducen la sudoración.

-Usar ropa de fibras naturales.

 

Fuentes

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/007259.htm

http://www.mayoclinic.org/symptoms/excessive-sweating/basics/when-to-see-doctor/sym-20050780

http://www.nhs.uk/Conditions/Hyperhidrosis/Pages/Treatment.aspx

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Anke Bialas. (2013). Homemade Health. Home remedies your grandmother knew. Natator Publishing.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.