Remedios Caseros para la Hipertensión Arterial.

Los remedios caseros ayudan en el tratamiento de este problema de salud. Hipertensión arterial, tensión arterial alta y presión arterial alta son términos usados para nombrar un padecimiento que ocurre cuando la sangre irrigada desde el corazón ejerce mucha fuerza, más de la normal, sobre las paredes de las arterias, lo que las daña paulatinamente. Suele afectar a personas con arterias estrechas, pero puede presentarse en gran cantidad de personas aparentemente sanas.

La hipertensión es una condición que pocas veces manifiesta síntomas, por eso se le ha llamado “el asesino silencioso”. Mientras mayor es la presión arterial, mayor es el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, como aneurismas, insuficiencia cardíaca y ataques al corazón.

Síntomas de la Hipertensión Arterial.

Por desgracia, los síntomas de la hipertensión arterial no suelen manifestarse hasta que ya existe un daño significativo como una cardiopatía o un problema en los riñones; sin embargo, puede detectarse fácilmente durante una visita al consultorio médico. En una etapa avanzada, una persona con presión arterial alta puede experimentar taquicardia, confusión o aturdimiento, falta de aliento, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, hemorragias nasales, zumbidos en los oídos y cambios en la visión.

La hipertensión es una condición que pocas veces manifiesta síntomas, por eso se le ha llamado “el asesino silencioso”.

Causas.

En la mayoría de los casos no se conoce una causa específica, pero la presión arterial aumenta a medida que pasan los años. Por lo general, está relacionada con el estilo de vida y con la dieta, pues estas influyen en la salud de las arterias. Las personas son más propensas a desarrollar este padecimiento si su dieta es alta en sal, si su consumo de alcohol es alto y frecuente, si tienen obesidad o diabetes, si fuman o si alguien en su familia cercana ha padecido hipertensión. Además, a medida que pasan los años las arterias pierden elasticidad, lo que contribuye al problema.

La hipertensión arterial primaria es aquella en la que no se identifica una causa y se desarrolla gradualmente, en tanto la hipertensión secundaria es la que aparece de repente como resultado de otro problema de salud, como un desequilibrio hormonal, insuficiencia renal, ciertos medicamentos, entre otros.

Tratamiento.

Cuando se mide la presión arterial, hay dos números. El número mayor indica la presión arterial sistólica, y el inferior la presión arterial diastólica. Una persona con presión arterial normal por lo general presenta una presión arterial menor de 120/80 mmHg, una con hipertensión presenta una mayor de 140/90 mmHg, y una con prehipertensión más de 120/80 mmHg la mayoría de las veces. Los médicos recomiendan reducir el consumo de sal y mantener una dieta alta en frutas y vegetales frescos y baja en carne de res y de puerco. También es imprescindible perder el exceso de peso y llevar una vida relajada.

Si es necesario, el médico prescribe un tratamiento con fármacos específicos para ayudar a dilatar las arterias, y bloqueadores beta para disminuir el ritmo cardíaco. Resultan útiles los diuréticos, esenciales para eliminar el sodio a través de la orina y disminuir su concentración en la sangre.

Algunos efectivos remedios caseros para la Hipertensión Arterial, son:

9 Remedios caseros para la Hipertensión Arterial.

1. Tintura de 5 hierbas.

Algunas personas experimentan dolor de cabeza cuando su presión arterial es alta. Si esto te sucede, toma 5 ml 3 veces al día de una tintura hecha con:

  • 2 partes de hojas y flores de espino navarro (Crataegus laevigata),
  • 1 parte de sauquillo (Viburnum opulus),
  • 1 parte de milenrama (Achillea millefolium),
  • 1 parte de tilo de hoja ancha (Tilia platyphyllos),
  • 2 partes de betónica (Stachys officinalis) y alcohol.

Cómo hacer tus propias tinturas.

2. Sopa de vegetales.

Consume varias veces a la semana una sopa de verduras sin carne que incluya:

Estas hierbas y vegetales contienen magnesio, un mineral útil en el tratamiento de la hipertensión arterial. Agrega un poco de pimienta negra, pero no le agregues sal. No te preocupes, las hierbas confieren un delicioso sabor a la sopa.

3. Infusión de diente de león.

Prepara una infusión de diente de león (Taraxacum officinale), y bebe 1 taza 3 veces al día. Esta hierba tiene acción diurética.

4. Infusión de jamaica.

Las flores de hibisco (Hibiscus sabdariffa), conocidas también como flores de jamaica, tienen propiedades diuréticas. Haz una infusión poniendo a calentar 5 tazas de agua; cuando hierva, retira del fuego y agrégale ½ taza de cálices secos de jamaica.

Deja reposar durante unos 15 a 20 minutos y después cuela el líquido para eliminar los cálices. Añade 1 taza de jugo de granada (Punica granatum), varios cubitos de hielo y disfruta la infusión a lo largo del día.

5. Tintura herbal.

Toma 5 ml de una tintura 3 veces al día. Prepárala con:

  • 2 partes de hojas y flores de espino navarro,
  • 1 parte de tilo de hoja ancha,
  • 1 parte de milenrama,
  • 1 parte de valeriana (Valeriana officinalis) y
  • 1 parte de sauquillo,
  • además de alcohol.

El espino navarro es una de las hierbas más usadas en el tratamiento de la hipertensión y otras dolencias cardiovasculares, ya que las hojas, flores y bayas contienen altos niveles de bioflavonoides y antioxidantes que dilatan las arterias y las venas y fortalecen el músculo cardíaco, de manera que contribuye a regular la presión arterial.

6. Tónico de granada.

Haz un sencillo tónico de 2 cucharillas de vinagre de sidra de manzana en 1 taza de jugo de granada, y bébelo 1 vez al día.

7. Té de toronjil.

Si padeces hipertensión y estás pasando por un momento nervioso o estresante, prepara té con hojas de toronjil (Melisa officinalis).

Puedes beber hasta 3 tazas al día; calmará las palpitaciones del corazón.

8. Tintura de espino de Navarro.

Si sientes palpitaciones y esto te preocupa, remédialo con una tintura de alcohol. Prepárala con:

  • 2 partes de hojas y flores de espino navarro,
  • 2 partes de agripalma,
  • 1 parte de tilo de hoja ancha,
  • 1 parte de milenrama y
  • 1 parte de sauquillo.

Toma 5 ml de tintura 3 veces al día.

9. Cápsulas de dientes de ajo.

Prepara cápsulas de dientes de ajo según las indicaciones, y toma 1 o 2 hasta 3 veces al día durante varios días.

Tomado como suplemento, el ajo tiene la facultad de expandir las paredes de los vasos sanguíneos.

Elabora tus propias cápsulas medicinales.

Recomendaciones.

  • Incluir ajo fresco en tus comidas y alimentos ricos en potasio, calcio y fibra.
  • Hacer ejercicio al menos 3 veces a la semana, de preferencia aeróbico.
  • Evitar remedios caseros, bebidas o alimentos con regaliz, ya que aumenta la presión arterial.

Otras opciones…

  • Baño de tina con 5 gotas de aceite esencial de albahaca o romero, que incrementan los latidos del corazón.
  • 1 diente de ajo fresco al día.

Remedios caseros para la hipertensión arterial (No herbales).

1. Come chocolate.

-Este tipo de remedios caseros para la hipertensión es muy efectivo, además de que va a gustarte: come 1 trozo pequeño de chocolate oscuro varias veces a la semana (3 o 4). Ojo, debe ser oscuro y amargo, ya que este es el que contiene gran cantidad de polifenoles que contribuyen a estabilizar los niveles de presión arterial. Cómelo como parte de tu tratamiento.

2. Toma aceite de oliva.

-Toma diariamente ½ cucharilla de aceite de oliva. Puedes hacerlo después del desayuno.

3. Consume magnesio.

-Toma 350 mg diariamente de magnesio en cápsulas. Es un mineral que puede coadyuvar en el tratamiento de esta condición, ya que relaja los tejidos de los músculos que se encuentran alrededor de los vasos sanguíneos.

 

 

Fuentes

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000468.htm

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/high-blood-pressure/basics/definition/con-20019580

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos: Healing Arts Press.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos: Elsevier Butterworth-Heinemann.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.