Remedios Caseros para la Gingivitis.

Los remedios caseros pueden ayudarte con la gingivitis. La gingivitis es una forma de enfermedad periodontal en la que las encías se inflaman y, muchas veces, se infectan, debido principalmente a una deficiente higiene bucal. Es más frecuente que sus primeros síntomas aparezcan durante la pubertad, pero todos podemos desarrollar este padecimiento.

Si la gingivitis no se remedia, puede empeorar y derivar en periodontitis o piorrea, que es la degeneración de los tejidos que soportan la dentadura. Cuando esto sucede, las personas son más propensas a perder dientes.

Síntomas de la Gingivitis.

Los signos que indican gingivitis son inflamación, sensibilidad y enrojecimiento de las encías, sangrado al lavarse los dientes y usar hilo dental, molestia al masticar y mal aliento. Las encías pueden adquirir una apariencia brillante y casi púrpura, y, en algunos casos, retraerse.

El origen de la gingivitis es la mala higiene oral.

Causas.

El origen de la gingivitis es la mala higiene oral, pero esto no significa que mientras más veces te laves los dientes menor riesgo hay de padecerla. Una buena higiene incluye un lavado con cepillo de dientes, uso de hilo dental y enjuague bucal para eliminar al máximo los restos de comida.

Cuando quedan desechos entre los dientes, las bacterias proliferan y forman una sustancia viscosa mayormente entre los dientes y en la línea que separa estos de las encías. Cuando no se elimina, la placa forma sarro y se forman unas pequeñas cavidades debajo de la línea de las encías, donde las bacterias se multiplican. Esto es lo que ocasiona la inflamación y el sangrado.

Los mejores remedios para el Mal Aliento…

Tratamiento.

El médico suele eliminar la placa o el sarro de los dientes y recetar antibióticos para evitar que la gingivitis avance. Los casos más graves pueden requerir una operación de las encías o una extracción dental.

7 Remedios caseros para la Gingivitis.

1. Enjuague de limón.

Extrae el jugo de 2 o 3 limones, añádele una pizca de chile (Capsicum annuum) en polvo y enjuaga tu boca 2 veces al día. El jugo de limón es antiséptico, y combate la infección por gingivitis, por lo que es un buen remedio casero. Eso sí, puede arder un poco.

2. Tintura de mirra.

La mirra (Commiphora myrrha) es una potente hierba antimicrobiana y astringente, que puede ser útil en el tratamiento de la gingivitis. Haz una tintura de alcohol con la resina, según nuestras recomendaciones, y vierte 10 gotas en un vaso con agua. Enjuaga bien tu boca con la mezcla para controlar la infección, y repítelo diariamente 1 o 2 veces al día hasta que el dolor, el sangrado y la inflamación se reduzcan.

Haz tu propia tintura medicinal.

3. Gel de sábila.

Coloca diariamente, una o dos veces al día, un poco de gel fresco de sábila (Aloe vera) en las encías para ayudar a curar la afección. Usa un dedo perfectamente limpio o un hisopo de algodón.

4. Enjuague de raíz de malvavisco.

Reduce la inflamación de las encías con un té de raíz de malvavisco (Althaea officinalis), que debes usar como enjuague bucal.

Solamente deposita 4 g de la raíz en 1 taza con agua hirviendo, y usa el líquido cuando esté frío. Puedes hacer esto diariamente.

5. Decocción de Indigo.

En la mayoría de los casos, la periodontitis sucede a la gingivitis, con lo cual se corre un alto riesgo de perder los dientes afectados. Si aún estás a tiempo de evitarlo, pon 1 cucharilla de raíz seca de índigo (Baptisia tinctoria), una hierba antibacteriana, en un recipiente con 1 taza de agua, y cuece a fuego lento durante 15 minutos. Apaga el fuego, deja enfriar y bebe. Toma 3 tazas al día y usa el líquido como enjuague bucal.

Atención: no utilices las hojas, flores ni tallo de índigo, ya que son tóxicos.

6. Enjuague de equinácea.

La equinácea (Echinacea purpurea) es una de las hierbas más valoradas por su acción contra los microbios, razón por la que es protagonista de numerosos remedios caseros. Usa 1 cucharilla de raíz seca con 1 taza de agua, y haz una decocción que debes usar como enjuague bucal diariamente. Esto también ayuda a evitar que la gingivitis avance y dé paso a periodontitis.

7. Enjuague de tintura de consuelda menor.

Haz tintura de hojas de consuelda menor (Prunella vulgaris). Cuando esté lista, diluye ½ cucharilla en un vaso con agua y enjuaga tu boca con ella. Hazlo todos los días para controlar y reducir el sangrado de las encías.

Recomendaciones…

  • Lavarte los dientes 3 veces al día con un cepillo de cerdas suaves. Usa hilo y enjuague bucal.
  • Visitar al odontólogo cada 6 meses para que este revise el estado de los dientes y realice una limpieza dental.
  • Evitar los alimentos muy azucarados. Beneficiará a todo tu cuerpo.

Otras opciones…

  • Infusión de hojas de salvia (Salvia officinalis) como enjuague bucal diario. Es una hierba que ayuda a reducir la inflamación.
  • Masaje en las encías con aceite de eucalipto (Eucalyptus globulus).
  • Té verde bebido regularmente. Se presume que su consumo reduce la placa dental y el riesgo de padecer gingivitis.

Remedios caseros para la gingivitis (No herbales).

1. Frota tus encías.

-Pela 1 limón grande y corta la cáscara en algunos trozos no muy pequeños. Tómalos y frota suavemente tus encías con ellos 2 veces al día o después de cada cepillado.

2. Buches con sal.

-Enjuágate la boca con una solución sencilla. Añade 1 cucharilla de sal a 1 vaso con agua tibia y haz buches durante 1 minuto 3 veces al día después del cepillado y de la limpieza con hilo dental.

3. Enjuague bucal con bicarbonato.

-Diluye 1 cucharada de bicarbonato de sodio (grado alimentario) en 1 vaso con agua tibia. Agita un poco y usa la mezcla como enjuague bucal final, 3 veces al día después del cepillado y el hilo dental.

4. Masaje de encías.

-Para estimular la curación de las encías, vierte 1 gota de aceite de vitamina E en un dedo limpio y da un masaje a las encías. Hazlo 1 vez al día diariamente.

 

 

Fuentes

(1997). Remedios, curaciones y tratamientos médicos. México: Reader’s Digest México.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos: Healing Arts Press.

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos: Healing Arts Press.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

(1997). Remedios, curaciones y tratamientos médicos. México. Reader’s Digest México.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.