Remedios Caseros para la Bronquitis.

La bronquitis puede debilitarse con ayuda de los remedios caseros. El sistema respiratorio humano consta de varios órganos y estructuras que permiten la inhalación y exhalación de aire y el intercambio de gases. Los bronquios son dos conductos tubulares que llevan el aire hasta y desde los pulmones; cuando se inflaman, se desarrolla bronquitis.

Con frecuencia, esta enfermedad es causada por una infección, y provoca una tos profunda y persistente y producción de mucosidad espesa. Hay dos tipos de bronquitis: aguda, si dura hasta 2 semanas; o crónica, si persiste durante al menos 3 meses en 2 años continuos.

Síntomas de la Bronquitis.

La bronquitis crónica o aguda se manifiesta con tos, que comienza seca y después se torna en tos productiva (con flemas), dificultad para respirar, fatiga o cansancio severo, dolor de garganta, congestión nasal, sibilancias, fiebre ligera y escalofríos.

Hay dos tipos de bronquitis: aguda o crónica.

Causas.

Los responsables de la bronquitis suelen ser microorganismos, como bacterias y virus, que entran en los bronquios y proliferan ahí. Entonces, las membranas mucosas se inflaman y se estrechan, por lo que el flujo de aire se dificulta. Como el sistema inmunitario intenta combatir la infección, produce una mucosidad, pero esta se hace más espesa si los microorganismos no se eliminan, y los bronquios se obstruyen aún más.

Algunas otras veces la bronquitis aparece después de un resfriado o una gripe, o como resultado de la inhalación de sustancias irritantes como el humo, el dióxido de azufre y contaminantes del aire.

Remedios caseros para la Bronquitis (VIDEO).

Tratamiento.

El tratamiento médico de la bronquitis usualmente consiste en fármacos antivirales o, si es causada por bacterias, en antibióticos. Solo el médico puede prescribir estos medicamentos. También puede recetar otros fármacos para aliviar la tos. Esto puede complementarse con remedios caseros como forma de reforzamiento.

10 Remedios caseros para la Bronquitis.

1. Té de farfara.

Una hierba expectorante, antiespasmódica y ligeramente antiinflamatoria, capaz de aliviar la bronquitis crónica o aguda, es la farfara, fárfara o tusilago (Tussilago farfara).

Prepara un té con 1 cucharilla de hojas secas por cada taza de agua, o bien, elabora una tintura con alcohol. Bebe 3 tazas del té, lo más caliente que puedas soportar, o toma de 2 a 4 ml de tintura 3 veces al día.

2. Té de Primula y tomillo

Combina partes iguales de pétalos de:

Todas las hierbas secas al, y toma 2 cucharillas que debes poner en 1 taza con agua hirviendo y dejar reposar durante 15 minutos.

Bebe 3 tazas del té caliente a lo largo del día para ayudar a expulsar las mucosidades de la bronquitis aguda.

3. Té de marrubio.

El marrubio (Marrubium vulgare) es una hierba expectorante y antiespasmódica, históricamente utilizada en el tratamiento de la bronquitis. Prepara un té con 1 cucharilla de hojas secas en 1 taza con agua hirviendo, y al cabo de 15 minutos, comienza a beberlo lentamente. Toma 3 tazas al día durante 1 o 2 días.

4. Cataplasma de linaza.

Las semillas de linaza (Linum usitatissimum) son frecuentemente usadas en remedios caseros para problemas digestivos, pero pocos saben que también son antitusivas.

Pon a remojar 2 cucharadas de las semillas en un recipiente con agua durante varias horas. Después, calienta agua y remoja un paño de gasa o algodón. Escúrrelo un poco y coloca las semillas entre dos segmentos del paño para hacer una cataplasma. Una vez lista, colócala sobre el pecho durante 15-20 minutos para descongestionar. Remójalo varias veces con la intención de que esté siempre caliente sobre el pecho.

Elabora tu propio cataplasma medicinal.

5. Jarabe de menta y miel.

Vierte 5 gotas de aceite esencial de menta (Mentha x piperita) a ¼ de taza de miel de abeja, y guarda el preparado en un recipiente con tapa hermética.

Toma 4 cucharillas a lo largo del día, durante varios días, hasta que se termine.

6. Té de raíz de malvavisco.

Para relajar los bronquios y disminuir los espasmos, toma 3 o 4 tazas al día de té de raíz de malvavisco (Althaea officinalis) o de semillas de hinojo (Foeniculum vulgare). Si optas por la raíz haz una decocción con 1 cucharilla por cada taza de agua, y si prefieres las semillas haz una infusión.

¿Cómo hacer una infusión y una decocción?

7. Inhalaciones de orégano y tomillo.

Cuando sientas los primeros síntomas de una posible bronquitis, combina:

Cubre tu cabeza con una toalla y acerca lentamente el rostro para inhalar profundamente el vapor durante 10 minutos, lo que ayudará a descongestionar las vías respiratorias.

8. Infusión de valeriana y regaliz.

La bronquitis puede provocar una tos profunda, espasmódica y dolorosa. Alíviala con una infusión de:

  • 1 parte de raíz de valeriana,
  • 1 parte de raíz de regaliz,
  • ¼ de parte de raíz de jengibre (Zingiber officinale) y
  • ¼ de parte de canela en rajas.

Agrega 6 cucharillas de la mezcla de hierbas secas a 1 l de agua hirviendo, y deja reposar durante 30 minutos. Toma 3 tazas del té al día.

9. Jarabe de gordolobo.

Alivia la irritación de garganta causada por la tos con un jarabe con el siguiente remedio casero. Usa:

  • 1 parte de hojas de gordolobo (Verbascum thapsus),
  • 1 parte de raíz picada de regaliz,
  • 1 parte de corteza de cerezo silvestre (Prunus avium)
  • 2 gotas de aceite esencial de menta y
  • miel de abeja al gusto.

La dosis a tomar es de ½ cucharilla (1 cucharilla como máximo) cada 30 minutos, hasta tomar unas 6 al día.

Cómo hacer jarabes medicinales.

10. Té de gordolobo.

La bronquitis crónica llega a ser desgastante. Para estimular el organismo y aliviar los síntomas, haz un té de gordolobo, Tussilago farfara, musgo de Islandia (Cetraria islandica) y elecampana (Inula helenium) a partes iguales. Bebe 3 tazas al día del té caliente. Si lo prefieres, toma tintura con flores de equinácea (Echinacea purpurea).

Recomendaciones.

  • Tomar al menos 10 vasos de líquido al día para adelgazar y aflojar la mucosidad de las vías respiratorias.
  • Evitar exponerte a sustancias irritantes, como el humo del cigarrillo.
  • Descansar mucho durante los primeros días en que se desarrolla la enfermedad.

Otras opciones…

  • Si no es un inconveniente, mantén todo el día un diente de ajo en la boca (cambiándolo 2 veces al día) y retíralo cuando vayas a dormir. Hazlo durante unos días.
  • Un masaje diario en el pecho con una mezcla de 55 g de vaselina y 3 gotas de aceite esencial de eucalipto.

Remedios caseros para la bronquitis (No herbales).

1. Preparado con limón y miel.

-Calienta agua hasta hervir y vierte un poco en una taza. Añade inmediatamente el jugo de 1 limón mediano y 1 cucharada de miel; mezcla y deja reposar durante unos 10 o 15 minutos. Bebe el preparado a pequeños sorbos, tratando de que pase lentamente a través de la garganta. Puedes tomar 2 o 3 tazas al día.

2. Inhala vapores de limón, sal y aceite de pino.

-Pon a calentar ½ l de agua y corta 1 limón mediano en pequeños trozos. Apaga el fuego cuando hierva y deposita el agua en un recipiente de boca ancha. Después coloca los trozos de limón en el agua, 1 cucharilla de sal de mar y 3 gotas de aceite esencial de pino. Coloca una toalla sobre tu cabeza y hombros y acércate a unos 25-30 centímetros del agua para inhalar los vapores durante 10 o 15 minutos. Repite el procedimiento 2 veces más a lo largo del día.

3. Inhala vapor de agua.

-Si no tienes ningún aceite esencial a la mano, basta con inhalar el vapor del agua hervida de un recipiente ancho, durante unos 10 minutos. Coloca una toalla sobre tu cabeza y hombros y acércate a 25-30 centímetros del recipiente.

4. Consume vitamina A.

-Para aliviar una bronquitis aguda, toma diariamente, durante 5 días, de 25,000 a 50,000 IU de vitamina A, preferentemente en cápsulas estandarizadas. Ayudará a reforzar el sistema inmunitario.

 

 

Fuentes

www.bioenciclopedia.com/bronquitis/

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos: Healing Arts Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos: Elsevier Butterworth-Heinemann.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.