Remedios Caseros para la Artritis.

La artritis es una enfermedad que puede ser controlada con remedios caseros. Produce inflamación, dolor y rigidez en las articulaciones y por tal motivo suele asociarse con la edad avanzada, pero en realidad puede afectar a personas de cualquier edad.

El término “artritis” incluye a las enfermedades reumáticas, y se engloban aquí la osteoartritis y la artritis reumatoide; esta última es más grave porque puede extenderse hacia la mayoría de las articulaciones y afectar órganos y vasos sanguíneos.

En la osteoartritis, el cartílago de las articulaciones se desgasta, lo que provoca que los huesos choquen entre sí sin ninguna barrera, y entonces se dañen. La artritis reumatoide se caracteriza por el daño al cartílago de las articulaciones debido a la inflamación de la membrana sinovial, un tejido que cubre la cápsula articular y que produce un líquido que facilita el movimiento.

La artritis reumatoide puede extenderse hacia la mayoría de las articulaciones y afectar órganos y vasos sanguíneos.

Síntomas de la artritis.

Los más usuales son rigidez, sensibilidad, hinchazón, enrojecimiento y dolor en una o más articulaciones, debilidad muscular, fatiga, malestar general y disminución de la capacidad de movimientos. La artritis reumatoide puede provocar fiebre y pérdida de apetito.

Causas.

La osteoartritis es causada por el deterioro natural que se experimenta a medida que pasa el tiempo y envejecemos, por eso se presenta sobre todo en personas mayores de 40 años. También puede desarrollarse como resultado de una lesión, del desgaste de las articulaciones por deporte o trabajo, del sobrepeso y de problemas del esqueleto.

La artritis reumatoide es un trastorno autoinmune; esto es, el sistema inmunitario ataca los propios tejidos sanos por error. Otros casos pueden ser causados por infecciones.

Tratamiento.

La artritis requiere un tratamiento médico basado en ejercicio, descanso y medicamentos para aliviar el dolor y mejorar la función de las articulaciones. El dolor y la inflamación pueden aliviarse con fármacos antiinflamatorios no esteroideos, con corticosteroides y con antirreumáticos, entre otros.

El tratamiento es distinto para cada persona. Algunas responden bien a los ejercicios dentro del agua, y otras toleran rutinas suaves de yoga y tai chi. Es importante realizar una rutina regular de ejercicio (si el médico lo prescribe) y mantener un peso adecuado para evitar que las articulaciones se sometan a presión excesiva.

9 Remedios caseros para la artritis.

Los remedios caseros para la artritis que han mostrado mayor eficacia son:

1. Aceite de menta y sábila.

Alivia el dolor de las articulaciones masajeándolas suavemente con un aceite. Prepáralo con:

  • 2 gotas de aceite esencial de menta (Mentha x piperita),
  • ½ taza de té de consuelda (Symphytum officinale) hecho con las hojas y raíz y
  • ½ taza de gel de sábila (Aloe vera).

2. Baño con sales de Epsom.

Prueba bañarte con sales de Epsom y aceite esencial de lavanda (Lavandula angustifolia, L. officinalis) o eucalipto (Eucalyptus globulus).

Simplemente llena una tina con agua tibia, añádele 455 g de las sales y 10 gotas de aceite, y sumerge tu cuerpo hasta el cuello durante unos 8 minutos. Este baño ayuda a reducir la inflamación y a promover la circulación.

3. Té de sauce negro.

Haz una decocción de 2 cucharillas de corteza de sauce negro (Salix nigra) en 1 taza de agua.

Cuece durante 15 minutos, apaga el fuego y deja reposar durante unos minutos hasta que el té tenga la temperatura adecuada para su toma. Bébelo regularmente 3 veces al día.

4. Masaje con aceite de eneldo.

Frota un chorrito de aceite esencial de eneldo (Anethum graveolens) directamente sobre la piel para calmar el dolor. Pocos saben que esta hierba, comúnmente usada en la comida, tiene efectos analgésicos y antiinflamatorios si se usa externamente.

5. Té de jengibre.

Prepara té de raíz de jengibre (Zingiber officinale).

Moja un trozo de tela de algodón o gasa en el líquido caliente y aplícalo en las articulaciones que duelen durante unos minutos. Vuelve a mojar la compresa cada vez que sea necesario.

¿Cómo hacer un té?

6. Compresas de repollo.

Pon a hervir ½ l de agua con varias hojas de repollo (Brassica oleracea var. capitata). Todavía tibias, coloca las hojas sobre las articulaciones doloridas y cúbrelas con una toalla para mantener el calor. Mantenlas así durante unos 3 minutos, y repite de nuevo. Esto sirve para reducir el dolor.

7. Preparado de cúrcuma con canela.

Los practicantes de la medicina tradicional china y el Ayurveda han usado cúrcuma (Curcuma longa) durante mucho tiempo para tratar artritis y dolor de huesos y músculos.

Haz una pasta con ¼ de taza de raíz de cúrcuma en polvo y ½ taza de agua, que deben ponerse a calentar a fuego alto hasta hervir y luego calentar a fuego lento. Toma 1 cucharilla de la pasta y licúala con 1 cucharilla de aceite de almendras dulces (Prunus dulcis), una pizca de canela en polvo y 1 taza de leche vegetal o de vaca.

Bebe este preparado para aliviar la inflamación.

8. Linimento de cayena.

¿Sientes mucho dolor? Puedes reducirlo con un linimento (tintura de uso externo) preparado con 1 cucharilla de pimienta de cayena (Capsicum annuum) y 475 ml de vinagre de sidra de manzana, según las indicaciones recomendadas.

Aplica sobre la piel con un suave masaje, con cuidado de no tocar los ojos ni la boca. La cayena tiene propiedades analgésicas y estimula la circulación, así que llega a ser muy efectiva para reducir la sensación de dolor.

9. Masaje con aceite de cacahuate.

Mezcla:

  • 2 partes de aceite de cacahuate (Arachis hypogaea),
  • 2 partes de aceite de oliva (Olea europaea) y
  • 1 parte de lanolina,

y da un masaje a las articulaciones con el preparado.

Recomendaciones.

  • Consumir suficiente calcio y cobre.
  • Consumir alimentos de propiedades antiinflamatorias, como el perejil, el arroz, el aguacate, la zanahoria, la avena y las nueces.

Otras opciones…

  • Té de consuelda diariamente para promover la regeneración de los huesos y la elasticidad del cartílago.
  • Una infusión de pétalos de rosa (Género Rosa) en vino, añadida al agua de la bañera para aliviar el dolor.
  • 2 cápsulas de cohosh negro (Cimifuga racemosa) hasta 3 veces al día durante varios días.

Atención: no consumas cohosh negro si estás embarazada o amamantando.

Remedios caseros para la artritis (No herbales).

1. Bebe agua con limón.

-Bebe antes de cada comida 1 vaso con agua y el jugo de 1 limón pequeño. Este fruto mejora la circulación y parece tener un efecto positivo en el alivio de los síntomas de la artritis. Consume el remedio varias veces al mes.

2. Toma un baño con sales.

-Toma un baño de agua tibia durante 20 minutos. Agrega al agua ½ taza de sales de Epsom, y trata de mover un poco las articulaciones debajo del agua. Haz esto 3 o 4 veces a la semana.

3. Aplicación de hielo.

-Si la articulación está notablemente inflamada, coloca sobre ella una bolsa de hielo o de verduras congeladas, envuelta en un paño delgado. Mantenla en el área durante 15-20 minutos, ejerciendo una suave presión.

4. Consume glucosamina.

-Toma 1,500 mg diariamente de sulfato de glucosamina en cápsulas para ralentizar la pérdida de cartílago.

 

 

 

Fuentes

http://www.nhs.uk/Conditions/Arthritis/Pages/Introduction.aspx

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/arthritis/home/ovc-20168903

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos: Healing Arts Press.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.