Remedios Caseros para la Amigdalitis.

La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, unos pequeños ganglios linfáticos parecidos a almohadillas que se encuentran a cada lado de la parte trasera de la garganta. Tienen un papel muy importante en la defensa del cuerpo, ya que atrapan los microorganismos (virus, bacterias, etc.) que pasan a través de la garganta y nariz para evitar que infecten el organismo. Sin embargo, en algunas ocasiones ellas mismas son víctimas de una infección, y es cuando se desarrolla la amigdalitis.

Síntomas de la Amigdalitis.

Para muchas personas el primer síntoma es un dolor de garganta agudo y dificultad para tragar. Un vistazo a la parte posterior de la garganta puede mostrar manchas blancas o amarillentas en las amígdalas, signo de pus. También puede experimentarse fiebre, mal aliento, dolor de oídos y dolor o sensibilidad en las mandíbulas debido a la inflamación de los ganglios linfáticos.

Si la amigdalitis es causada por estreptococos, el tratamiento consiste en medicamentos antibióticos para eliminar los microorganismos.

Causas.

La amigdalitis es causada por bacterias o virus, sobre todo estreptococos. Es aguda si aparece debido a una gripe, resfriado, laringitis o paperas, y dura unos días. La amigdalitis crónica dura mucho más tiempo, y está relacionada con problemas digestivos, contaminación, fumar y consumo frecuente de antibióticos, si bien son bacterias o virus los causantes.

Tratamiento.

Si la amigdalitis es causada por estreptococos, el tratamiento típico consiste en medicamentos antibióticos para eliminar los microorganismos, pero si esto no es así se evitan estos fármacos y se recomienda tomar analgésicos como acetaminofén para aliviar el dolor. Si el padecimiento es crónico tal vez es necesario hacer una cirugía para retirar las amígdalas. Los niños no deben tomar aspirina, ya que el consumo de esta en ellos se relaciona con el Síndrome de Reye.

9 Remedios caseros para la Amigdalitis.

1. Tintura con equinácea

-Haz una tintura con raíz seca de equinácea (Echinacea purpurea) en trozos, dejándola reposar en vodka o glicerina vegetal durante 4 semanas. Toma ½ cucharilla diluida en un vaso con agua 3 veces al día durante varios días para reforzar tu sistema inmunitario y prevenir o tratar la amigdalitis. Tómala ante los primeros síntomas y síguela usando.

2. Decocción con corteza de aliso común

-El aliso común (Alnus glutinosa) ha sido usado en Europa para tratar infecciones de garganta. Si tienes acceso a esta especie, prepara una decocción de su corteza seca (en trozos) durante 35-45 minutos, y cuélala para eliminar los restos sólidos. Usa el líquido para hacer gárgaras 2 o 3 veces al día durante un par de días.

3. Infusión herbal

-Mezcla en un plato 1 cucharada de cada una de las siguientes hierbas: hojas de llantén menor (Plantago lanceolata), hojas de tomillo (Thymus vulgaris), hojas de amor de hortelano (Galium aparine), raíz de equinácea y tallos florales de hiedra terrestre (Glechoma hederacea). Prepara infusión con esta mezcla usando 1 cucharilla por taza de agua hirviendo, y espera 20 minutos antes de comenzar a beberla. Puedes tomar hasta 6 tazas al día.

4. Té calmante

-Si no aguantas el dolor, toma un té hecho con un puñado de pétalos de rosas (frescas y de cultivo orgánico) en 1 taza con agua hirviendo. Simplemente déjalas reposar durante 10 minutos, agrega ½ cucharilla de miel de abeja y bebe a pequeños sorbos. Toma hasta 3 tazas al día.

5. Decocción con tallos

-Haz una decocción con los tallos de las flores de la hierba de San Roberto (Geranium robertianum) durante unos 35 minutos, según nuestras recomendaciones generales. Usa solamente el líquido, sin los tallos, para hacer gárgaras durante 1-2 minutos. Haz esto durante 2 o 3 días o hasta que sientas alivio.

6. Infusión con amor

-Consigue hojas secas de amor de hortelano (Galium aparine) y prepara con ellas una infusión. Usa 3 cucharillas por taza de agua hirviendo, y bébela tibia 3 veces al día.

7. Preparado de hierbas

-Combina en un plato 2 cucharadas de raíz de equinácea, 1 cucharada de flores de caléndula (Calendula officinalis) y 2 cucharillas de hojas de amor de hortelano. Todo debe estar seco y cortado en trozos; coloca la mezcla en un recipiente de vidrio y vierte vodka o brandy hasta que haya una separación de 3-5 centímetros entre las hierbas y la superficie del líquido. Deja macerar en un sitio seco y fresco durante 4 o 5 semanas para hacer una tintura. Cuando esté lista, elimina las hierbas y guarda el líquido. Toma 5 ml 3 veces al día.

8. Decocción con corteza

-Arroja 1 cucharilla colmada de trozos secos de corteza de roble blanco americano (Quercus alba) y haz una decocción durante 35 minutos. Al término de este tiempo desecha la corteza y toma el té. La dosis habitual es de 3 tazas al día hasta que sientas alivio.

9. Gárgaras medicinales

-Consigue hojas de alholva (Trigonella foenum-graecum) para hacer una infusión. Una vez fría, úsala para hacer gárgaras 3 veces al día. Procura que el líquido alcance la parte posterior de la garganta; no importa si tragas un poco. Ayuda a aliviar los tejidos irritados y reducir un poco el dolor.

Recomendaciones.

-Tomar líquidos fríos.

-No tomar ningún antibiótico a menos que un médico lo prescriba.

Otras opciones…

-Una compresa remojada en una infusión de gordolobo (Verbascum thapsus) y lobelia (Lobelia inflata). Colócala sobre el cuello dos veces al día, una antes de acostarte a dormir.

-Infusión de hojas de salvia (Salvia officinalis) para hacer gárgaras 3 veces al día. Útil para la amigdalitis crónica.

Remedios caseros para la amigdalitis (No herbales).

1. Gárgaras con miel y limón

-Pon a calentar agua y viértela en un vaso. Después añade 1 cucharada de miel de abeja y agita para que se mezcle. Cuando el agua esté fría, añade el jugo de 1 limón mediano. Usa el líquido para hacer gárgaras, y repite el procedimiento 3 veces al día durante un par de días, después de las comidas.

2. Bebida para entumecer

-Vierte agua tibia en un vaso hasta la mitad. Agrega 1 cucharada de miel de abeja, el jugo de 1 limón pequeño y 3 cubitos de hielo. Bebe el líquido a sorbos 1 o 2 veces al día. El hielo es necesario para entumecer la garganta y reducir la sensación de dolor.

 

 

Fuentes

https://www.betterhealth.vic.gov.au/health/conditionsandtreatments/tonsillitis

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/001043.htm

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Jiri Stodola, Jan Volak. (1992). The illustrated encyclopedia of herbs. Their medicinal and culinary uses. Dorset Press.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.