Remedios Caseros para el Dolor de Muelas.

Un dolor de muelas, o de cualquier otro diente, es un problema muy molesto y muy doloroso, que puede llegar a incapacitar a una persona para hacer sus actividades normales. Los dolores de muelas pueden aliviarse con remedios caseros.

Los niños tienen un total de 20 dientes, mientras que los adultos cuentan con 32 piezas dentales. La pérdida de uno de los dientes puede dificultar desde la masticación hasta el habla, por lo que mantenerlos en buen estado es muy importante. Sin embargo, casi todas las personas experimentan este dolor alguna vez en su vida, debido a una de varias posibles causas.

Síntomas del dolor de muelas.

Una señal inicial puede ser una sensación de frío o dolor cuando se consume un alimento frío o caliente. El dolor se desarrolla paulatina o rápidamente y se hace más agudo, y a veces la encía se inflama. En casos severos el dolor irradia más allá del tejido que circunda el diente y se extiende desde la frente hasta la mandíbula.

Causas.

Una de las causas más comunes es la caries o el deterioro producido por bacterias que proliferan alrededor del diente. Cuando las bacterias de la placa dental carcomen la capa dura, se forma una cavidad o caries que resulta dolorosa.

Otros dolores de muelas o dientes son producidos por la ruptura de un empaste, el agrietamiento o ruptura del diente, la acumulación de comida entre las piezas, una infección en la encía o el diente e incluso la hipersensibilidad al calor o al frío.

Cuando las bacterias de la placa dental carcomen la capa dura, se forma una cavidad o caries que resulta dolorosa.

Tratamiento.

Los médicos tratan el dolor de muelas según su causa. Cuando es resultado de un problema mayor, se busca curar o aliviar primero la caries, la infección o la fractura del diente, lo que reduce considerablemente el malestar. La caries requiere extraer la zona afectada y rellenar la cavidad, y los abscesos suelen remediarse con una perforación para drenar el pus. Hay ocasiones en las que no queda más remedio que extraer el diente.

10 Remedios caseros para el Dolor de Muelas.

Debes saber algo muy importante: los siguientes remedios caseros pueden ayudarte a aliviar o reducir la sensación de dolor y a evitar que la infección crezca, según el caso, pero no curan la caries o el problema que lo causa, a menos que se trate de un dolor ligero provocado por hipersensibilidad o acumulación de comida alrededor de la pieza. Ponlos en práctica mientras esperas ir al dentista.

1. Aceite de clavo o canela.

Aplica, con ayuda de un hisopo de algodón o de tu dedo, aceite de clavo (Syzygium aromaticum) muy concentrado directamente en el diente.

El clavo es un anestésico y mata los gérmenes.

También funciona con aceite de canela (Cinnamomum verum); prueba primero con uno y después con otro.

Atención: Consulta con el dentista antes de hacer esto, pues la mayoría considera que el aceite puede irritar las encías. Algunas personas tienen una reacción alérgica al aceite esencial.

2. Buches de clavo con sal.

A 6 oz de agua tibia agrega 3 gotas de aceite esencial puro de clavo y ¼ de cucharilla de sal.

Haz buches suavemente con el líquido alrededor del diente y escupe. Repite varias veces al día para desinfectar la zona y aliviar el dolor.

3. Clavo natural.

Mastica suavemente un clavo, o déjalo a un lado del diente afectado.

4. Infusión de jengibre.

¿Te duele tanto que hasta te cuesta abrir la boca? Haz una infusión de raíz de jengibre (Zingiber officinale) y moja un trozo de tela de algodón en ella. Pon la compresa caliente sobre la mejilla, del lado del diente afectado, durante 10 o 15 minutos, hasta 3 veces al día.

Recuerda remojar la compresa cada vez que la sientas enfriarse.

5. Aplicación de ajo.

Haz pequeños cortes a la superficie de un diente de ajo (Allium sativum) y colócalo en la pieza afectada durante 20 minutos.

El ajo, además de ser un potente antiséptico y agente antibacteriano, puede aumentar la circulación sanguínea en la zona.

6. Té de jengibre.

Una opción poco común consiste en preparar té de jengibre. Haz 2 l, porque no los vas a tomar, sino que debes sumergir los pies en el líquido caliente durante 3 minutos y después sumergirlos en agua simple helada durante 1 minuto. Alterna los tiempos hasta completar 15 minutos, asegurándote de finalizar con el agua fría. Este remedio es útil para aliviar el dolor, ¡pruébalo!

7. Aceite de Clavo y Oliva.

Quizá a los niños no les agrade mucho el sabor del aceite de clavo solo. Si es el caso, puedes mezclar 1 parte de este con 1 parte de aceite de oliva (Olea europaea), y aplica directamente en el diente. Después, mantén la boca del niño abierta durante unos 15 segundos.

8. Aceite de Hierba de San Juan

El aceite de hierba de San Juan (Hypericum perforatum) ayuda a reparar los tejidos y a reducir el dolor. Coloca un poco sobre y alrededor de tu diente.

9. Tintura de Pasionaria.

Si tu dolor de dientes te produce dolor neurálgico, toma 2 ml diarios de tintura de hojas y flores de pasionaria (Passiflora incarnata) durante 2 días.

¿Cómo hacer tinturas medicinales?

10. Cataplasma de pulpa de Plátano.

Si hay infección, haz una pequeña cataplasma con un poco de pulpa de plátano, o bien, aplica una pequeña cantidad de resina de árbol de pino (Pinus sylvestris).

Remedios Caseros para el Dolor de Muela (VIDEO).

Recomendaciones para evitar el dolor de Muelas.

  • Mantener una adecuada y suficiente higiene dental. Lava tus dientes después de cada comida y usa enjuague e hilo dental.
  • Añadir una cantidad suficiente de calcio a tu dieta.

Otras opciones…

  • Gel de sábila (Aloe vera) fresca alrededor del diente.
  • Pasta de raíz de jengibre y pimiento rojo (Género Capsicum) en polvo sobre el diente, sin tocar la encía.

Remedios Caseros para el Dolor de Muelas (No herbales).

Si no cuentas con ninguna de las hierbas medicinales anteriores en tu botiquín de remedios caseros, hay algunos remedios que no requieren hierbas y pueden darte un poco de tranquilidad.

1. Entume y desinflama con Hielo.

Para entumecer la zona, disminuir las molestias y hacer un poco más soportable el dolor, envuelve una bolsa de hielo en un paño y colócala sobre la mejilla durante 5 minutos. Repítelo cada hora.

Incluso, si lo permite el dolor, haga pequeños pedazos de hielo picado e introdúzcalo en la boca cerca de la muela dañada. NO lo mastique o puede ocasionarse más lesiones por la dureza del hielo.

El Hielo es uno de los mejores medios naturales para desinflamar partes del cuerpo. Por eso es muy usado con fines deportivos.

2. Buches con Sal.

Vierte 1 cucharilla de sal en 1 vaso con agua caliente y usa el líquido para hacer buches de 35 segundos. Repítelo 2 o 3 veces y expulsa el agua.

3. Buches con Peróxido de Hidrógeno (Agua Oxigenada).

Diluye 1 cucharada de peróxido de hidrógeno al 3 %, en grado comercial o alimenticio, en 1 vaso con agua, y haz buches suavemente durante 5 minutos. Esto es eficaz para eliminar bacterias pero solo debes hacerlo 1 vez, mientras esperas tu cita con el dentista. Cuando termines, expulsa el líquido y enjuaga la boca con agua varias veces.

No debes tragar el agua, ya que el agua oxigenada es tóxica para el cuerpo. Sin embargo, es uno de los desinfectantes más poderosos que existe.

4. Bolsitas de té sobre el diente.

Muchas personas tienen bolsitas de té negro en su hogar. Si tienes una, prepara el té, saca la bolsita y deja que se enfríe. Colócala sobre el diente afectado para que su acción astringente proporcione un poco de alivio.

 

 

Fuentes

http://www.mayoclinic.org/first-aid/first-aid-toothache/basics/art-20056628

(2013). 88 Natural Remedies: Ancient Healing Traditions for Modern Times. National Geographic Society.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos: DK Publishing.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

(1997). Remedios, curaciones y tratamientos médicos. México: Reader’s Digest México.

Editors of Reader’s Digest . (2004). 1,801 home remedies.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.