Remedios Caseros para el Colesterol Alto.

Cuando escuchamos la palabra “colesterol”, solemos pensar que se trata de un padecimiento causado por un alto consumo de grasas que puede controlarse con remedios caseros. En realidad, el colesterol es un lípido ceroso y blanco que corre a través de la sangre y que toma parte en muchas funciones vitales como la producción de hormonas y vitamina D, y se encuentra en todas las células del cuerpo humano. El hígado lo produce en cantidades suficientes, y si entra al cuerpo otra cantidad a través de los alimentos, lo compensa produciendo menos.

Cuando el colesterol circula, se fija a las proteínas en forma de complejos denominados lipoproteínas. Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) lo colocan en las paredes de las arterias, por lo comúnmente se les llama “colesterol malo”; en cambio, las lipoproteínas de alta densidad (HDL) regresan el colesterol al hígado, así que se les llama “colesterol bueno”.

Cuando los niveles de colesterol en el cuerpo son altos, aumenta el riesgo de padecer aterosclerosis, es decir, depósitos de grasa en las paredes de las arterias, y enfermedades cardiovasculares debido a que la grasa obstruye el flujo de la sangre.

Síntomas del colesterol alto.

El colesterol alto no produce síntomas, y la única manera de detectarlo es con un análisis de sangre. Sospecha si consumes gran cantidad de alimentos de origen animal y si tienes sobrepeso u obesidad.

El colesterol alto no produce síntomas, y la única manera de detectarlo es con un análisis de sangre.

Causas.

No es la cantidad de colesterol o grasas en los alimentos el problema en sí, sino la cantidad de esos alimentos que llegamos a consumir; entonces, el problema es que una dieta no balanceada puede aumentar considerablemente los niveles del colesterol en la sangre. Los alimentos de origen animal contienen colesterol y grasas saturadas; estas últimas elevan los niveles de LDL y así, el lípido se acumula en las paredes de las arterias. Las grasas saturadas también parecen estimular al hígado a producir más colesterol.

Por otra parte, algunas personas tienen una tendencia genética a padecer altos niveles de colesterol, y en algunos casos estos se relacionan con el alcoholismo, la diabetes, padecimientos del hígado y los riñones e incluso el estrés.

Tratamiento.

Todo médico recomienda, como primer paso, cambiar los hábitos alimenticios y adoptar una dieta más sana, baja en calorías, colesterol y grasas saturadas. Los profesionales aconsejan consumir más grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que se encuentran en los productos de origen vegetal y que combaten el colesterol malo. También solicitan practicar ejercicio y bajar de peso. Si esto no funciona después de un tiempo, el médico convencional puede recetar ciertos medicamentos que ayudan a reducir el colesterol de la sangre.

6 Remedios caseros para el colesterol alto.

1. Smoothie de linaza y fresas.

Se dice que el desayuno es la comida más importante del día. No vamos a discutirlo, pero sin duda, un buen desayuno es importante para comenzar la jornada con energía y buen humor. Evita los alimentos grasosos y ricos en harinas procesadas; mejor prepara un delicioso smoothie con:

Licúa todo muy bien y una vez listo bébelo en la mañana.

Tanto la linaza como las fresas son ricas en fibra, y parecen bloquear la absorción del colesterol en la sangre.

2. Avena con manzana.

La fibra soluble de la avena (Avena sativa) reduce la absorción del colesterol, por lo que debes consumirla con regularidad. Mezcla:

  • ½ taza de granos de avena precocidos con
  • 235 ml de agua y
  • una pizca de sal.

y cocina en el horno de microondas durante 1 minuto. Agrega:

  • ½ taza de manzana cortada en cubitos,
  • 2 cucharadas de nueces de nogal (Juglans regia) y
  • 1 cucharilla de canela (Cinnamomum verum) en polvo,

Mezcla y vuelve a cocinar durante otro minuto. Saca del horno y come la avena.

3. Infusión de hierbas secas.

Haz una infusión con las siguientes hierbas secas:

  • 3 g de flores de hibisco (Hibiscus sabdariffa),
  • 3 g de escaramujos (de Rosa canina) y
  • 5 g de trozos de canela.

Mezcla todo y colócalo en una taza de agua hirviendo. Deja reposar durante 20 minutos, cuela el líquido y bébelo. Puedes tomar 1 taza al día.

4. Ajo.

Se sabe que el ajo (Allium sativum) disminuye los niveles de colesterol en la sangre y ayuda a prevenir la aterosclerosis. Inclúyelo en tus comidas. Si tus niveles de colesterol ya son altos, consume 1 diente de ajo al día; simplemente trágalo con un ayuda de un poco de agua.

5. Cápsulas de mirra

Elabora cápsulas con resina de mirra (Commiphora myrrha), y toma según la dosis recomendada. La resina es antiséptica y contribuye en la reducción de los niveles altos de colesterol.

Atención: Evita usarlo durante el embarazo y lactancia. Puede producir una reacción alérgica; consulta al médico antes de tomar las cápsulas.

6. Té de hojas de alcachofera.

Consume 7 g diarios de hojas secas de la alcachofera (Cynara scolymus) durante varios meses. Puedes prepararlas en tés. Las hojas de esta hierba también bajan los niveles de triglicéridos y en algunas personas pueden ayudar a aliviar otras dolencias como estreñimiento y exceso de gases.

Recomendaciones.

  • Hacer ejercicio regularmente y mantener un estilo de vida activo.
  • Aumentar tu ingesta de frutas y vegetales frescos.
  • Bajar de peso si tienes sobrepeso u obesidad.

Otras opciones…

  • 1 o 2 tazas de té verde al día.
  • Brotes de soya en tu dieta semanal.

Remedios caseros para el colesterol alto (No herbales).

1. Consume aceite de pescado.

-Toma 1 cucharilla al día de aceite de pescado, rico en ácidos grasos Omega-3 que ayudan a reducir el colesterol malo (e incluso el riesgo de un ataque al corazón).

2. Haz caminatas.

-Camina 30 minutos al día a paso moderadamente rápido. El ejercicio contribuye a reducir los niveles de colesterol malo.

 

 

Fuentes

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

(2013). 88 Natural Remedies: Ancient Healing Traditions for Modern Times. National Geographic Society.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Walter Last. (2010). Heal yourself the natural way. Huckleberry Enterprises.

(1997). Remedios, curaciones y tratamientos médicos. México: Reader’s Digest México.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos: Healing Arts Press.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.