Remedios Caseros para el Acné.

Existen cuantiosos remedios caseros para acné. La pesadilla de todo adolescente suele ser el acné, un problema de la piel fácilmente identificado por la aparición de puntos negros, puntos blancos, espinillas o granitos (o barritos) y quistes, entre otras afecciones. Sin embargo, no es exclusivo de la adolescencia, pues aparece también en adultos debido a problemas de salud, frecuentemente de origen hormonal.

El acné es un padecimiento que no suele ser grave pues no compromete todo el cuerpo ni la vida de una persona, pero sí puede ocasionar inseguridad en quien lo tiene.

Síntomas del Acné.

Se presenta principalmente en el rostro, la espalda, el pecho y los hombros, y aparece como erupciones rojas que llegan a tener pus. Puede haber también puntos negros, puntos blancos, pápulas (protuberancias rojas sin pus), enrojecimiento alrededor de los granitos, dolor al tocarlos y lesiones quísticas. Es común que la piel de quienes sufren acné sea grasa.

En algunas personas el estrés y los alimentos con alto contenido de yodo son capaces de empeorar el acné.

Causas.

Antes que nada, hay que aclarar que no es causado por tener una mala higiene, por consumir muchos alimentos grasosos o por padecer estrés. Sin embargo, en algunas personas el estrés y los alimentos con alto contenido de yodo son capaces de empeorarlo.

El acné aparece cuando el sebo se acumula tanto en torno a una glándula sebácea que alcanza la superficie de la piel, aparece a través del poro y se mezcla con bacterias, células muertas y otros desechos que están normalmente sobre ella. Si el poro simplemente se tapa, se forma un punto blanco; si se oscurece debido al pigmento de la piel (melanina) y la oxidación del sebo, se trata de un punto negro. El acné de mayor gravedad aparece cuando alrededor de la glándula sebácea aumenta la presión debido a la acumulación de sebo, se forma un quiste y se infecta.

Tratamiento.

Los casos leves usualmente no requieren una visita al consultorio médico pues existen muchas opciones de medicamentos de venta libre para tratarlo. El peróxido de benzoilo al 2.5 o 5 %, en presentaciones de gel o loción, puede ayudar a limpiar los poros y reducir los granitos del acné leve a moderado, mientras que el ácido salicílico y el tiosulfato sódico sirven para secarlos.

Para los casos de acné severo, los médicos suelen prescribir ácido retinoico o isotretinoína, que ayudan a evitar que los folículos pilosos se tapen y obstruyan los poros. Otros tratamientos incluyen antibióticos que se aplican directamente sobre la piel.

Algunos de los remedios caseros más efectivos para acné, son:

7 Remedios caseros para el Acné.

Atención: antes de usar cualquiera de los siguientes remedios caseros sobre la piel, asegúrate de que no eres alérgico a ellas o de que tu piel no presente ninguna reacción desfavorable. Haz una prueba primero en una sección de tu antebrazo.

1. Compresas de té verde.

Si tienes algunos granitos, consigue una bolsita de té verde (Camellia sinensis) y prepara una taza. Cuando esté frío, moja un paño perfectamente limpio y que no suelte pelusa y aplícalo sobre los granitos dando suaves golpecitos. Puedes hacer esto 2 veces al día o antes de dormir para que las propiedades antibacterianas, astringentes y antiinflamatorias del té ayuden a reducir los brotes y eviten que la infección empeore.

2. Gel de Aloe vera.

Si los granitos están inflamados pero no se han reventado, abre una hoja de sábila (Aloe vera), raspa su contenido con una cuchara y aplica el gel sobre la piel para desinflamarla. Hazlo varias veces al día, pero no lo uses si los granitos se han reventado. El Aloe vera ha sido por años, uno de los remedios caseros más efectivos para acné y otros padecimientos de la piel.

3. Tintura de equinácea.

Una tintura hecha con:

Puede ayudar a reducir los brotes. Toma 5 ml 3 veces al día.

Elabora tu propia tintura natural.

4. Infusión de cola de caballo.

Para limpiar profundamente la piel y controlar la grasa, toma un puñado de cola de caballo (Equisetum arvense) seca, una hierba astringente, y agrégala a 1 l de agua hirviendo. Deja reposar la infusión durante 15 minutos sin colar.

No la tomes, úsala para lavar tu rostro 1 vez a la semana, con todo y la hierba, mediante un suave masaje. No restriegues la piel.

5. Decocción de rizoma seco.

Haz una decocción de 1 cucharilla de rizoma seco de Iris versicolor en 1 taza de agua, durante 15 minutos, y apaga el fuego. Cuando esté tibio, bebe el líquido hasta 3 veces al día. ¿Por qué esta hierba puede ayudar a aliviar el acné? Parece que tiene una acción sobre el hígado, un órgano que elimina toxinas. Prueba este remedio casero durante unos 3 días en caso de un brote ligero.

6. Aceite de árbol de té.

Si tus granitos parecen a punto de reventar, aplica suavemente un poco de aceite de árbol de té (Melaleuca alternifolia) sin diluir. Puedes usar un dedo perfectamente limpio o un hisopo que no desprenda pelusa. Enjuaga al cabo de algunas horas para permitir que seque los brotes.

A diferencia de algunas sustancias que suelen usarse en medicamentos convencionales para acné, el aceite de árbol de té no causa escozor, irritación o enrojecimiento de la piel.

Una recomendación similar es aplicar sobre la piel limpia aceite de árbol de té en una dilución del 5 al 15 % hasta 3 veces al día. Hazlo diariamente.

7. Masaje con aceites de enebro común.

Si el estrés es la causa de tu acné, debes remediarlo primero antes que tocar tu rostro, pero también puedes mezclar unas gotas de aceite de enebro común (Juniperus communis) en un recipiente con un poco de aceite de oliva, y darte un masaje en la zona afectada durante unos 5 minutos. Al terminar, limpia muy bien el área con agua de lavanda.

Como parte de tu rutina antiacné, aplica sobre tu rostro limpio una mascarilla hecha con 1 cucharada de miel de abeja, 2 fresas medianas y ¼ de taza de yogur natural. Simplemente combina los ingredientes y déjalos actuar sobre la piel durante 15 minutos para que el ácido láctico y el ácido cítrico ayuden a secar los granitos, y la miel contribuya a desinflamarlos. Al terminar, enjuaga bien tu rostro con agua tibia. Puedes hacer esto unas 3 veces a la semana, preferentemente antes de dormir.

Elabora aceites medicinales en casa.

Recomendaciones.

  • Por supuesto, no reventar los granos, para evitar que la infección alcance otras áreas de la piel y queden cicatrices.
  • Limpiar tu piel 2 veces al día. Si lo haces muchas veces puedes resecarla y estimular la producción de sebo, y así resultaría contraproducente.
  • Evitar tocarte el rostro con las manos sucias para no llevar las bacterias y facilitar la aparición de granitos.

Otras opciones…

Más remedios caseros para acné:

  • 2 o 3 tazas al día de una infusión de hojas de ortiga (Urtica dioica).
  • 1 cucharada de jugo de llantén menor (Plantago lanceolata) 3 veces al día.
  • 1 o 2 gotas de jugo de limón fresco sobre el granito, varias veces al día, frotando suavemente y enjuagando después. SI haces esto, no te expongas al sol o lávate bien el rostro antes de salir, para prevenir manchas.

Tratamientos naturales para el acné.

Remedios caseros para el acné (No herbales).

1. Frota hielo.

-Al notar los primeros signos de la erupción de un granito, envuelve un cubito de hielo en un paño delgado o en un trozo de bolsa de plástico y frótalo suavemente en la zona durante 15-30 segundos. Hazlo 3 veces al día.

2. Enjuage con vinagre.

-Si tienes varias espinillas, deposita en ellas 1 gota de vinagre de sidra de manzana y enjuaga con agua templada al cabo de 15 minutos. Repítelo en la mañana y en la noche.

3. Aplicación de rodajas de tomate.

-Corta un tomate mediano fresco en varias rodajas y colócalas sobre el rostro durante 20 minutos. Al término de este tiempo enjuaga con agua templada. Hazlo diariamente durante 15 días.

4. Luz solar.

-La luz del sol es capaz de inhibir el crecimiento de bacterias. En caso de un brote esporádico y leve de acné, sitúate bajo el sol, con las zonas afectadas expuestas, durante 10 minutos. No excedas este tiempo, ya que puedes quemarte y agravar la situación. Puedes hacerlo durante un par de días.

5. Remedio casero con aspirinas.

-Tritura 2 aspirinas en un recipiente y agrega 2 gotas de agua. Coloca la pasta sobre el granito y déjala actuar durante 5 minutos; enjuaga después con agua fresca. Esto suele ser eficaz para reducir la inflamación.

6. Mascarilla de arcilla.

-Consigue arcilla (caolín o illita). Mezcla 3 cucharadas con un poco de agua para formar una pasta, y aplícala sobre el rostro. Es una mascarilla que absorbe la grasa  y ayuda a suavizar la piel. Retírala con agua templada antes de que se seque. Si esto ocurre, puede irritar el rostro.

 

 

 

Fuentes

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/acne/basics/definition/con-20020580

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos: DK Publishing.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos: Elsevier Butterworth-Heinemann.

Anke Bialas. (2013). Homemade Health. Home remedies your grandmother knew. Natator Publishing.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos: Healing Arts Press.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.