Remedios Caseros para las Náuseas y los Vómitos.

Existen varios remedios caseros para las náuseas y vómitos. Una de las sensaciones más desagradables que el cuerpo experimenta es el de las náuseas, comúnmente descritas como “ganas de vomitar” y que pueden preceder al vómito, que es la expulsión súbita por la boca de la materia alimenticia que estaba en el estómago. El vómito es una manera natural que tiene el cuerpo de liberarse de sustancias u objetos extraños en el estómago, o bien, una reacción a elementos irritantes del intestino, aunque hay otras causas que pueden generarlo.

Síntomas de las Náuseas y Vómitos.

Realmente no son enfermedades. Por lo general, las náuseas y los vómitos son síntomas que indican una enfermedad o padecimiento, y no suelen ser graves, pero sí muy incómodas. Las náuseas son fáciles de reconocer, pues a menudo las personas tienen la sensación de tener alimento en la garganta y de que van a vomitar en cualquier momento. Como parte de la enfermedad o reacción, también pueden sentir dolor de estómago, mareos, inflamación abdominal, calambres abdominales y respiración dificultosa.

Generalmente, el vómito es una manera natural que tiene el cuerpo de liberarse de sustancias u objetos extraños en el estómago.

Causas.

Por lo general, las náuseas y el vómito tienen estas causas, entre otras:

-Enfermedades del sistema digestivo, frecuentemente del estómago, como la gastroenteritis, enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y el síndrome del intestino irritable (SII).

-Embarazo.

-Alergias alimentarias (a la leche, al huevo, a los cacahuates, etcétera).

-Estrés, ansiedad, preocupación y otras emociones severas.

-Exceso de alimento o bebida.

-Intoxicaciones o ingestión de venenos.

-Movimientos bruscos. La cinetosis o mareo por movimientos suele estar acompañada por naúseas. Es común al viajar en automóvil, avión o barco.

-Tratamientos médicos como la quimioterapia y la radioterapia.

-Medicamentos.

-Migrañas.

-Dolores severos.

-Apendicitis.

-Obstrucción intestinal.

Tratamiento.

Las náuseas y los vómitos no suelen ser urgencias médicas a menos que sean parte de una alergia, una intoxicación, un padecimiento como la apendicitis o una enfermedad grave. Sin embargo, si vomitas durante más de 24 horas, expulsas sangre en el vómito o este es de color verde, tienes fuerte dolor abdominal o crees que puedes estar deshidratándote debido a la boca seca y la reducción de la orina, necesitas consultar a un profesional sin tardanza.

El médico puede realizar estudios para conocer la razón de las náuseas, los vómitos y los posibles otros síntomas con la intención de saber la causa. Suelen aliviarse mediante medicamentos como los antihistamínicos y la metoclopramida; esta última controla las contracciones que estimulan a los alimentos a moverse por el tubo digestivo. Es posible que recete algún medicamento preventivo para tomar antes de un viaje. Puedes encontrar fácilmente varios de estos medicamentos de venta sin receta en muchas farmacias.

7 Remedios caseros para las náuseas y vómitos.

Si no deseas tomar medicamentos convencionales, puedes preparar algún remedio herbal para aliviar las náuseas y restablecer el estómago. Los remedios por excelencia para las náuseas incluyen la raíz de jengibre (Zingiber officinale), que puede ser incluso más efectiva que muchos medicamentos comerciales y llega a igualar el poder de los medicamentos para tratar las náuseas producidas por la quimioterapia.

A continuación, veremos los mejores remedios caseros para náuseas y vómitos.

1. Té de jengibre

Si no aguantas mucho la sensación, prepara un sencillo té de jengibre caliente y bebe una taza inmediatamente.

2. Infusión de menta.

Prepara una infusión con 8 cucharadas de hojas secas de menta (Mentha x piperita) en 1 l de agua hirviendo.

Bébela fría, lentamente, las veces que tengas náuseas.

3. Jarabe de jengibre y miel.

Elabora un jarabe con raíz de jengibre fresca, pelada y rallada, y un poco de miel para endulzar. Utiliza las cantidades recomendadas.

Coloca los ingredientes en una sartén y asegúrate de que la miel cubra lo suficiente al jengibre. Cuece a fuego lento durante 15 minutos y una vez frío puedes colar la miel, que debe tener un fuerte sabor a jengibre.

Deposita el jarabe en un recipiente de vidrio y guárdalo en un refrigerador para consumir una cucharadita cada vez que experimentes náuseas por movimiento o malestar estomacal.

4. Vapor de albahaca.

Hierve en un recipiente con agua unas gotas de:

y todavía caliente acerca tu rostro un poco para inhalar el vapor.

5. Té de jengibre y cardamomo.

Si tus náuseas se acompañan de espasmos abdominales y diarrea, haz un té con:

Coloca todo en ½ litro de agua, calienta a fuego lento durante 5 minutos y deja enfriar. Bébelo cuando sientas las náuseas. Si el sabor no te gusta, endulza con un poco de miel.

6. Infusión de albahaca.

Para las náuseas matutinas en las mujeres embarazadas, nada mejor que beber una taza de infusión de albahaca o de hojas de menta.

7. Pasta de arroz.

Añade a 1.4 l de agua 6 g de sal y 185 g de arroz (Oryza sativa) blanco de grano largo crudo, y cocina hasta que el arroz quede blando y cremoso, como si fuera una pasta.

Consúmelo tibio después de un episodio de vómito; este preparado ayuda a estabilizar el sistema digestivo.

Si vomitas durante más de 24 horas o expulsas sangre en el vómito, necesitas consultar a un profesional sin tardanza.

Recomendaciones.

  • Evitar la leche, los refrescos efervescentes, los jugos de cítricos y los alimentos sólidos y grasosos hasta que el vómito cese y el estómago se sienta completamente bien.
  • Comer un plátano antes de ir a dormir para evitar las náuseas matutinas por el embarazo.
  • Usar ingredientes frescos, preferentemente orgánicos, al elaborar los remedios herbales.

Otras opciones…

  • Palitos de jengibre o semillas de alcaravea (Carum carvi) masticados.
  • Si no estás en casa o no tienes los remedios ni los ingredientes contigo, bebe cualquier líquido de jengibre, pero no efervescente.
  • Agua bebida para evitar la deshidratación por vómitos.

Remedios caseros para las náuseas (No herbales).

1. Consume almendras dulces.

-Para prevenir las náuseas matutinas por el embarazo, o al menos reducir su intensidad, consume un puñado de almendras dulces crudas antes de ir a dormir. Las almendras tienen grasas saludables y carbohidratos; cuando el nivel de estos últimos es bajo en el organismo, las náuseas suelen ser más intensas o desagradables.

2. Mastica chicle.

-Si ya tienes náuseas, alívialas masticando chicle o goma de mascar sabor menta o hierbabuena. Mastica lentamente hasta que sientas alivio.

3. Jarabe casero.

-Mezcla 3 cucharadas de azúcar blanca y ¼ de taza de agua y pon todo a calentar a fuego lento durante 2 minutos. Cambia a fuego medio y mueve de vez en cuando hasta que la mezcla adquiera la consistencia de un jarabe. Viértelo en una botella y guárdalo en un sitio fresco y seco. Toma 2 cucharillas cada vez que sientas náuseas.

4. Come galletas.

-Come 3-5 galletas saladas después de un episodio de náuseas para restablecer tu estómago y consumir algo de carbohidratos. No comas nada con grasa hasta que estés completamente restablecido.

 

 

Fuentes

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/nauseaandvomiting.html

http://www.mayoclinic.org/symptoms/nausea/basics/definition/sym-20050736

http://www.nhs.uk/conditions/vomiting-adults/pages/introduction.aspx

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos: Elsevier Butterworth-Heinemann.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.