Remedios Caseros para la Gripe.

Al menos una vez al año, todos contraemos una gripe y sufrimos sus incómodos síntomas durante unos días, pero para ello están los remedios caseros para la gripe. Esta enfermedad infecciosa es más grave que un simple resfriado común, y es bastante contagiosa. Si no se trata rápida y adecuadamente, puede complicarse con infecciones de oído, sinusitis, neumonía, bronquitis y hasta meningitis.

Si tienes dolor de cabeza intenso, tienes fiebre alta y sientes una debilidad o cansancio extremo, es posible que tengas una gripe y no un resfriado, así que tu tratamiento debe ser especial y más cuidadoso.

Síntomas de la gripe.

Puedes tener dolor de garganta, estornudos, dolor de músculos o articulaciones, congestión o secreción nasal, tos, sensación de fatiga y falta de energía y fiebre de más de 38 ºC. Algunas personas pueden llegar a experimentar sudoración, escalofríos, mareos, vómitos, enrojecimiento del rostro, malestar estomacal y diarrea. Estos síntomas se parecen a los del resfriado común, pero aparecen de forma repentina, son más intensos y duran más tiempo.

La gripe es una infección y es causada por el virus de la influenza, que afecta el sistema respiratorio.

Causas.

La gripe es una infección y es causada por el virus de la influenza, que afecta el sistema respiratorio. Este virus viaja en el aire a través de pequeñas gotas de saliva o moco que una persona infectada expulsa cuando tose, estornuda o habla. Si un individuo sano inhala estas gotitas o toca objetos en que se depositan, y después se lleva las manos a la boca, la nariz o los ojos, el virus se transfiere, y la enfermedad se contagia. También es posible contagiarse si se toca directamente las manos u otra parte del cuerpo de quien tiene el virus.

Tratamiento.

En caso de que creas que tienes gripe o tu temperatura sea mayor de 38 ºC, no dudes en acudir a un consultorio médico para que te indiquen el tratamiento adecuado, que puede incluir medicamentos antivirales así como antihistamínicos para aliviar los síntomas molestos como los estornudos, la tos y el escurrimiento nasal.

Es importante descansar mucho y por ningún motivo tomar antibióticos, ya que estos no tienen ningún efecto sobre el virus de la influenza. También se recomienda lavarse las manos continuamente y usar pañuelos desechables para cubrir boca y nariz al estornudar.

Remedios caseros para la gripe (VIDEO).

8 Remedios caseros para la gripe.

¿Tu gripe no es severa? ¿Ya no tienes fiebre pero sí los demás síntomas? ¿El dolor de garganta no te deja comer bien? ¿No te permiten ir al trabajo? Algunas hierbas magníficas pueden ayudarte a encontrar alivio, gracias a sus propiedades específicas. Toma nota de los siguientes remedios caseros para la gripe:

1. Infusión de flores.

Si tienes fiebre, prepara una infusión con 2 cucharadas de flores y hojas deshidratadas de eupatorio (Eupatorium cannabinum) en una taza de agua caliente.

Bébela todavía caliente, poco a poco, a intervalos de 30 minutos. Esto ayuda a bajar la temperatura.

2. Té de menta.

Haz un té con:

Agrega los ingredientes una vez que el agua hierva, tapa el recipiente y deja reposar durante 15 minutos. Vuelve a calentarlo un poco a fuego lento, cuélalo y agrega miel al gusto. Bebe una taza por un máximo de 6 veces al día. La menta y la milenrama promueven la sudoración; la primera tiene propiedades antivirales. Te servirá para bajar la fiebre y aliviar la congestión nasal.

3. Tintura de equinácea.

El uso de la equinácea (Echinacea angustifolia, E. purpurea) es muy popular en remedios herbales para la gripe y el resfriado, puesto que estimula el sistema inmunitario e incrementa la resistencia natural a las infecciones. Puedes preparar una tintura con raíces secas o frescas de equinácea bien picadas. Colócalas en un recipiente de vidrio y añade alcohol hasta que estén bien cubiertas. Cierra el recipiente y deja macerar durante 6 semanas, cuidando de agitar todos los días. Al final, cuela las hierbas y guarda el líquido en un recipiente. Toma ¼ de una cucharadita cada hora durante un par de días.

4. Té de jengibre.

Vierte 2 cucharadas de raíz de jengibre (Zingiber officinale) rallada en una taza de agua hirviendo, y deja durante 10 minutos.

Bebe lo más caliente que te sea posible, para promover la sudoración. El jengibre es útil también para la congestión respiratoria, debido a sus propiedades antiinflamatorias; mejora la función del sistema respiratorio y calma la tos.

5. Infusión de regaliz y menta.

Prepara esta infusión en ½ l de agua coloca a partes iguales:

Tómala tibia cada 3 horas para bajar la fiebre.

6. Collar de ajo y cebolla.

Si los olores fuertes no son un problema, elabora una especie de collar con dientes de ajo (Allium sativum) y trozos de cebolla (Allium cepa) o cebollas pequeñas, y úsalo durante una noche entera. Los activos de ambos son antimicrobianos y aumentan la inmunidad, por lo que han sido usados durante mucho tiempo para combatir resfriados y gripes.

7. Té de tomillo.

Prepara un simple té de tomillo (Thymus vulgaris) y haz gárgaras 2 veces al día con él; es útil para aliviar el dolor de garganta. Ayudará también respirar los vapores mientras lo preparas.

8. Té de hierbas.

Un té caliente de cualquiera de estas hierbas, varias veces al día, te ayudará a descongestionar la nariz y sentirte mejor: menta, milenrama y saúco.

Recomendaciones.

  • Descansar.
  • Beber muchos líquidos para evitar la deshidratación y adelgazar las secreciones de las vías respiratorias.

Otras opciones…

  • Té verde (Camellia sinensis) caliente para adelgazar el moco.
  • Cayena (Capsicum annuum). Añade una pizca a tus alimentos mientras te recuperas, aliviará la congestión y estimulará tu sistema inmunitario.
  • Ajo y cebolla abundantes en tus comidas.

Tratamientos naturales para la gripe.

Remedios caseros para la gripe (No herbales).

1. Lavado nasal.

-Si tienes congestión nasal, mezcla ½ cucharilla de sal yodada en 1 taza con agua tibia destilada. Usa el líquido para hacer un lavado nasal con ayuda de una pera de goma o una jeringa.

2. Bebida con limón, miel y canela.

-Añade el jugo de 1 limón pequeño, 1 cucharada de miel de abejas y 1 pizca de canela en polvo a 1 taza con agua caliente. Mezcla bien y bebe 1 taza cada 2 horas; el remedio ayuda a estimular la sudoración y evitar que las secreciones se acumulen en las vías aéreas.

3. Cataplasma sobre el vientre.

-En caso de tener fiebre, prepara una pasta con arcilla (montmorillonita o illita) y agua fresca y colócala sobre el vientre bajo. Si prefieres, haz una cataplasma con 2 trozos de gasa. Si se calienta, cámbiala. Hazlo cada 2 horas a lo largo del día para contribuir a la reducción de la temperatura corporal.

 

 

 

Fuentes

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000080.htm

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/flu.html

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/flu/basics/symptoms/con-20035101

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos: DK Publishing.

Anke Bialas. (2013). Homemade Health. Home remedies your grandmother knew. Natator Publishing.

Larousse. (2014). El pequeño Larousse de los consejos y secretos de las abuelas. Larousse Ediciones.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.