Remedios Caseros para la Fiebre.

La fiebre no es una enfermedad, sino un mecanismo natural que aparece cuando el cuerpo combate una infección o una enfermedad específica. Esta puede tratarse con remedios caseros para la fiebre. La fiebre o “calentura” se trata de un aumento anormal de la temperatura corporal, que en condiciones normales es de 37-37.5 ºC, más baja por la mañana y ligeramente más alta por la tarde y la noche.

Aunque la fiebre es un signo de un sistema inmunitario sano, muy alta y constante es peligrosa, y así debe considerarse una emergencia médica.

Síntomas de la Fiebre.

Se dice que alguien tiene fiebre cuando su temperatura corporal es mayor de 38 ºC. La piel se siente caliente, el rostro puede enrojecer y sudar y a veces se experimenta escalofríos. Debe consultarse al médico si un bebé menor de 3 meses de edad registra 37.8 ºC, si un adulto tiene 39.4 ºC o más, o si la fiebre de 38.3 ºC o más dura más de 3 días.

Cuando la fiebre aumenta y no se trata, puede ocasionar convulsiones, náuseas, deshidratación y dolor de cabeza.

Si un adulto tiene 39.4 ºC o más, debe considerarse una emergencia médica.

Causas.

La fiebre puede aparecer acompañando a muchas enfermedades, pero generalmente se desarrolla cuando el organismo es atacado por bacterias y virus. En estos casos, el sistema inmunitario induce a los glóbulos blancos a liberar una sustancia química llamada pirógeno, que llega hasta el cerebro y estimula al hipotálamo a que aumente la temperatura del cuerpo.

Otras causas de fiebre son tumores malignos, algunas vacunas, quemaduras solares graves, agotamiento por calor y dolencias inflamatorias como la artritis reumatoide.

Tratamiento.

El tratamiento médico convencional consiste en medicamentos como acetominofén y aspirina, aunque esta última no debe tomarse en fiebres causadas por virus porque aumenta el riesgo de padecer Síndrome de Reye. Los médicos suelen recomendar tomar baños de agua fría y colocar compresas frías en la frente.

A continuación, veremos los mejores remedios caseros para la fiebre.

9 Remedios caseros para la fiebre.

1. Infusión de sauco.

Mezcla:

Agrega una cucharada de la mezcla de hierbas a una taza de agua hirviendo y deja reposar por 1 hora. Cuela al término de este tiempo y bebe una taza cada 30 minutos hasta completar 3 tazas al día.

2. Té de milenrama.

Haz un té de milenrama (Achillea milefolium) con 1 cucharilla de hierba en una taza de agua hirviendo.

Bébelo tibio en la dosis recomendada; te ayudará a estimular la sudoración.

3. Decocción de jengibre.

El jengibre (Zingiber officinale) es antiséptico y un ingrediente típico en los remedios herbales para resfriados, gripes y dolores de garganta.

Haz una decocción de 6 cucharadas de raíz rallada fresca en 950 ml de agua, y al cabo de 15 minutos agrega el jugo de 2 limones. Cuela el líquido y bebe 3 tazas del té tibio a lo largo del día.

4. Infusión de Andrographis paniculata.

La Andrographis paniculata es una hierba muy apreciada en la medicina ayurvédica por sus propiedades antibacterianas. También puede ayudar a bajar la fiebre que dura varios días si se prepara una infusión con 1 cucharada de hierba en una taza de agua hirviendo.

Bébela a lo largo del día hasta completar 2 o 3 tazas, y hazlo de nuevo al día siguiente.

5. Té de menta.

-Haz un sencillo té de menta (Mentha x piperita) con 1 cucharada de hojas cortadas y una taza de agua hirviendo.

Bebe 1 taza caliente 2 o 3 veces al día. Por sus propiedades diaforéticas, la menta propicia la sudoración.

6. Té de menta y milenrama.

Otro té muy útil para reducir la fiebre que acompaña a un resfriado se prepara con:

  • 2 g de hojas secas de menta,
  • 2 g de flores secas de saúco negro,
  • 2 g de flores secas de milenrama y
  • 710 ml de agua.

Calienta el agua hasta hervir, apaga, agrega las hierbas y deja reposar con el recipiente tapado durante 15 minutos. Después vuelve a calentar hasta la temperatura deseada. Cuela y bebe una taza  del líquido con un poco de miel al gusto, entre 3 y 6 veces al día.

7. Compresa de agua fría y lavanda.

Prepara una compresa y sumérgela en agua fría. Después añade a la tela 5 gotas de aceite esencial de lavanda (Lavandula angustifolia, L. officinalis) o de menta, y colócala sobre la frente.

Deja actuar la compresa durante unos minutos; cuando la sientas caliente retírala, vuelve a sumergirla en el agua y colócala de nuevo en la frente. Para acelerar la disminución de temperatura corporal, remoja los pies en agua fría mientras usas la compresa.

Esto, además de reducir la fiebre, promueve la circulación. Hazlo durante 15 o 20 minutos al día, y después bebe un té caliente de jengibre.

8. Infusión de saúco negro.

Haz una infusión con 6 cucharadas de flores secas de saúco negro en 1 l de agua hirviendo. Deja reposar 45 minutos, cuela y bebe hasta 3 tazas del líquido al día.

Esta hierba es diaforética y excelente para promover la sudoración.

9. Té de toronjil con jengibre.

Puedes preparar del mismo modo té de toronjil (Melissa officinalis), jengibre y hierbabuena (Mentha spicata), también diaforéticas.

Remedios Caseros para la Fiebre en Niños

La fiebre en los niños puede ser muy peligrosa y nunca debe dejar que aumente. Los remedios pueden ayudar a las medicinas tradicionales a bajar la temperatura en niños.

1. Jarabe de Saúco.

Para los niños, un jarabe de saúco negro podría ser más apetitoso. Prepáralo con:

  • 1.5 kg de bayas maduras y frescas,
  • ½ cucharilla de clavo molido,
  • ¼ de onza de raíz fresca y
  • rallada de jengibre.

La dosis para los niños es de 2 cucharadas unas 5 o 6 veces a lo largo del día.

2. Infusión de saúco u menta.

Prepara una infusión con:

  • 1 parte de flores de saúco negro,
  • 1 parte de hojas de menta
  • 1 parte de hojas y
  • flores de milenrama, y

bebe ½ taza cada media o cada hora hasta completar 3 a 5 tazas al día o hasta que la temperatura corporal disminuya.

Recomendaciones.

  • Beber muchos líquidos. Toma varios vasos de agua simple fría.
  • Reposar mientras la fiebre baja.
  • Evitar taparte con mantas gruesas y muchas capas de ropa, pues esto eleva la temperatura corporal.

Otras opciones…

  • Aceite esencial de eucalipto (Eucalyptus globulus) o limón (Citrus x limon) frotado sobre el pecho.
  • 3 gotas de aceite esencial de menta en los tés para reforzar el efecto diaforético.
  • 1 cucharada de tintura de equinácea 3 veces al día para reforzar el sistema inmunitario.

Remedios caseros para la fiebre (No herbales).

1. Compresas sobre la frente.

-El remedio más conocido para bajar la fiebre consiste en compresas frías sobre la frente. Como seguramente ya sabes, es necesario mojar un paño en agua fría y colocarlo en la zona durante varios minutos, y volver a mojarlo cada vez que se caliente. Coloca otro paño alrededor del cuello para un mejor resultado.

2. Estimula la circulación sanguínea.

-Antes de ir a dormir, moja un par de calcetines de algodón limpios en agua fría, moja tus pies en agua caliente y ponte los calcetines todavía fríos. Después coloca otro par de calcetines, pero más gruesos, encima de estos, y recuéstate. Aunque puede sonar extraño, esto ayuda a estimular la circulación sanguínea y a reducir la temperatura corporal. Retira los calcetines en la mañana.

3. Baño con agua tibia.

-Toma un baño con agua tibia o ligeramente fresca durante 5-8 minutos. Puede ser de tina o en la ducha. El agua ayudará a enfriar un poco tu cuerpo y reducir la fiebre.

Fuentes

http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/fever/basics/causes/con-20019229

(1997). Remedios, curaciones y tratamientos médicos. México: Reader’s Digest México.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos: DK Publishing.

Anke Bialas. (2013). Homemade Health. Home remedies your grandmother knew. Natator Publishing.

Editors of Reader’s Digest. (2004). 1,801 home remedies.

Mark Stengler, James F. Balch, Robin Young Balch. (2016). Prescription for natural cures. Third edition.  Turner Publishing Company.