Glycyrrhiza glabra

El regaliz, hoy más popular como ingrediente culinario y como golosina, es una especie de planta cuyos rizomas son unas 50 veces más dulces que el azúcar. Oriunda de Eurasia, Asia occidental y el norte de África, ganó reconocimiento entre culturas antiguas como un eficaz agente para combatir problemas respiratorios. Los antiguos chinos y practicantes del Ayurveda lo recomendaban para aliviar dolores de garganta. El cultivo de la especie prosperó a través de los siglos en Egipto, China y Asiria, pero tardó un poco en llegar a Europa, en el siglo XV.

La planta crece silvestre en matorrales abiertos y secos, terrenos húmedos y tierras cerca de arroyos, a alturas de hasta 1,200 metros sobre el nivel del mar. Los científicos la clasifican dentro del orden Fabales, de la familia Fabaceae y del género Glycyrrhiza. Aunque por sus usos no lo parece, el regaliz está emparentado con los frijoles, las lentejas y los chícharos.

El regaliz se volvió más famoso tras su introducción en Yorkshire, Reino Unido, por frailes dominicos, que desarrollaron pastillas de regaliz.

¿Cómo es?

Es una hierba perenne con tallos subterráneos (rizomas) y tallos erectos cubiertos con una fina capa de pelos cortos y suaves. Crece hasta 1 metro de altura; sin embargo, algunas plantas son capaces de alcanzar los 2 metros. Tiene hojas verdes pinnadas con 9-17 folíolos; crecen a lo largo de un tallo de 10 a 20 centímetros de longitud.

Sus flores, que aparecen en verano en inflorescencias alargadas, tienen pétalos de color azul o violeta pálido y miden 1 o 1.5 centímetros de largo. Desarrolla frutos pequeños y oblongos compuestos por una vaina de 2-3 centímetros de longitud, 4-5 milímetros de ancho y un color marrón rojizo. En su interior guardan de 2 a 5 minúsculas semillas oscuras.

Crece hasta 1 metro de altura; sin embargo, algunas plantas son capaces de alcanzar los 2 metros.

Cultivo y cosecha

Para su cultivo, debe propagarse por semillas, por división o por esquejes de estolones en otoño o primavera. Es importante dejar las semillas primero en remojo durante 24 horas en agua tibia para después sembrarlas. Crece bien en suelos fértiles y arenosos en lugares soleados, y a una profundidad considerable que permita el desarrollo pleno de los rizomas. Estos se recolectan en otoño, cuando la planta tiene ya 3 o 4 años de haber sido plantada, y después generalmente se ponen a secar.

Constituyentes activos

Saponinas, flavonoides, aceite volátil (incluido el linalool, fenchona y benzaldehído), cumarinas, glucósidos (glicirricina y ácido glicirricínico) agentes amargos, isoflavonas y polisacáridos. Es la glicirricina el componente 50 veces más dulce que el azúcar.

Propiedades

Analgésicas, alterativas, antivirales, amebicidas, antitusivas, antiácidas, antiagregantes, antibacterianas, anticonvulsivas, antidepresivas, diuréticas, antihistamínicas,diaforéticas, antiinflamatorias, antioxidantes, inmunoestimulantes, antimutagénicas, antialérgicas, antisépticas, amargas, antipiréticas, antiespasmódicas, antiúlceras, candidicidas, coleréticas, descongestivas, demulcentes, depurativas, emolientes, emenagogas, expectorantes, fungicidas, laxantes, sedantes, tónicas y vulnerarias.

Partes utilizadas

Raíces. Se usan secas.

Usos medicinales tradicionales

Sistema respiratorio. Tiene un antiguo y bien documentado uso en el tratamiento de casi todo tipo de problemas del tracto respiratorio superior, incluidos bronquitis, tos, asma, rinitis alérgica y laringitis. Una vez que sus componentes pasan por la boca, nariz y garganta, calman la irritación y la inflamación. El regaliz alivia cualquier tipo de tos y ayuda a expulsar las flemas. Puede reducir la temperatura corporal.

Sistema digestivo. Es auxiliar en el tratamiento de úlceras en el estómago o los intestinos, ya que, además de calmar el dolor y la inflamación, ayuda a cicatrizar el tejido afectado. El té permite evitar el reflujo ácido y alivia el ardor de estómago y las molestias de la gastritis, creando una capa protectora sobre la mucosa estomacal. También es eficaz para combatir la indigestión y actúa como un laxante ligero.

El té de regaliz funciona como un excelente enjuague bucal en casos de úlceras en la garganta, la lengua o el revestimiento interno de la boca. Aparentemente, su consumo también tiene un efecto contra el desarrollo de la caries dental.

Sistema inmunitario. Por su acción antiinflamatoria, el regaliz está indicado en el tratamiento de enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide y la polimialgia reumática, ya que reduce la sensación caliente, la inflamación, la rigidez y el dolor en las articulaciones.

Combate la proliferación de ciertos virus en el cuerpo; se sabe que ayuda a eliminar los virus del herpes simple, por lo que es muy útil para tratar las úlceras que provoca en la boca (los llamados “fuegos” labiales) y en otras partes. Permite aumentar la resistencia contra otras infecciones virales y de otra índole. Puede usarse como parte del tratamiento del herpes zóster, la mononucleosis, la enfermedad de Lyme y la amigdalitis.

Sistema endocrino. Debido a que la estructura de la glicirricina es parecida a la de las hormonas que producen las glándulas suprarrenales, el regaliz mejora la resistencia al estrés físico y emocional. Con la hierba se prepara un muy buen tónico útil durante la convalecencia de enfermedades, períodos de agotamiento y la menopausia. Su acción es similar a la de las hormonas corticosteroides.

Puede usarse para tratar problemas de las glándulas adrenales, como la enfermedad de Addison.

Usos y propiedades del regaliz.

Preparaciones comunes

El regaliz se administra comúnmente en tés (decocciones), tabletas, pastillas, polvo y tinturas.

Contraindicaciones

Los remedios internos no deben administrarse a embarazadas, a personas con hipertensión, problemas renales, cirrosis hepática, nefrosis, enfermedades o problemas cardíacos y a las que toman medicamentos basados en digoxina. Las personas con tendencia a presión arterial alta deben evitar su consumo en grandes dosis.

Más de 50 g al día pueden provocar retención de sodio y agua, alta presión arterial y disminución de los niveles de potasio. El consumo crónico es capaz de producir dolor de cabeza, hipertensión, hipopotasemia, mareos, vértigo, náuseas, edema y debilidad.

Curiosidades

-El nombre de su género se deriva de dos términos griegos: glykys, que significa “dulce”, y rhiza, que significa “raíz”.

-El regaliz es un ingrediente de muchas bebidas, incluidas algunas cervezas.

-Plinio el Viejo, el célebre médico latino, recomendó masticar raíz de regaliz para aclarar la voz y aliviar el hambre.

-En la tumba de Tutankamón se encontraron manojos de raíces de regaliz. Tienen alrededor de 3,000 años de antigüedad.

-Se dice que Napoleón Bonaparte acostumbraba masticar regaliz, lo que eventualmente pudo dejarle los dientes oscuros.

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Liquorice

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/glycyrrhiza-glabra-liquorice

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.