La medicina herbal se basa en las propiedades de las hierbas para mejorar la salud de las personas. Muchos remedios populares contienen plantas como caléndula, canela, jengibre, lavanda o hierba de San Juan, famosas por aliviar desde un dolor de estómago hasta el insomnio. Han tenido que pasar miles de años para que el hombre conozca sus propiedades y aprenda a aplicarlas en las personas de manera adecuada, pero actualmente se cuenta con un amplísimo catálogo de hierbas medicinales de efectos benéficos para la salud.

El problema de la definición

No todas las plantas son hierbas medicinales, y no todas las plantas son hierbas. El diccionario de la Real Academia Española define hierba como toda planta pequeña de tallo tierno que muere después de dar la simiente en el mismo año o al siguiente, y que a diferencia de los arbustos, las matas y los árboles, no tiene tronco o tallo duro y leñoso.

Podemos deducir a partir de esta definición que una hierba no tiene tallo duro como el de los árboles y que no vive más de dos años, pero en el botiquín de los herboristas siempre está presente la canela, que es la corteza interna del árbol de la canela (Cinnamomum verum), y hojas de árboles como el saúco (Sambucus nigra). La botánica, la ciencia que estudia las plantas, coincide con la acepción de la RAE para definir “hierba”. En el sentido más estricto de la palabra son plantas cortas que producen semillas.

Tú las has visto en casi cualquier parte: en los parques, en los campos abiertos, en el jardín de la abuela, en las áreas verdes de la ciudad y hasta entre los resquicios de las banquetas y las carreteras asfaltadas. Suelen crecer de forma rápida, y no necesitan un gran espacio ni una gran profundidad para sobrevivir el tiempo que su naturaleza les marca. Pero la definición botánica de “hierba” implica que plantas como el espino navarro (Crataegus laevigata), la canela y el ginkgo (Ginkgo biloba) no lo son.

Hierbas para el cuerpo

Y no lo son, en realidad. Pero antes de que comiences a confundirte, los herboristas incluyen en el término todas aquellas plantas con sustancias químicas y propiedades que tienen efectos sobre el cuerpo humano, y que se usan en remedios curativos. Incluso muchos herbolarios usan no solo partes de árboles y arbustos, sino también algunos hongos, como el shiitake (Lentinula edodes), una seta cuyo lugar en la naturaleza está en el reino Fungi y no Plantae.

No todas las hierbas del mundo son útiles para el cuerpo humano, claro. Las hierbas medicinales contienen, entre muchos elementos, sustancias químicas que al entrar en contacto con una persona tienen un efecto en ella. Algunas de estas sustancias son las mismas que contienen muchos medicamentos famosos, como los salicilatos, presentes en la reina de los prados (Filipendula ulmaria) y también en las famosas pastillas para aliviar el dolor de cabeza.

Algo maravilloso de las plantas medicinales es que su uso regular ayuda a prevenir enfermedades o dolencias.

Según la forma en que se administra la planta, se produce el efecto. Algunas veces los herboristas las preparan en té ya que el calor libera las sustancias de hierbas como la manzanilla o el jengibre, y en otras ocasiones basta con abrirlas y aplicarlas directamente sobre la piel. Por ejemplo, las pencas de la sábila (Aloe vera) pueden abrirse, usar su gel interno directamente sobre una quemadura y tapar con una tela a modo de cataplasma.

Algo maravilloso de las plantas medicinales es que su uso regular ayuda a prevenir enfermedades o dolencias. Además, preparar remedios con ellas resulta más barato que comprar medicamentos. Un jardín de hierbas medicinales es una inversión a largo plazo que beneficia tanto la salud como el bolsillo.

Conociendo las hierbas medicinales

¿Has visto cómo los perros mastican pasto? Se dice que lo hacen para aliviar un dolor de estómago, para mejorar su digestión o para aprovechar la fibra de las plantas. Algunos osos comen raíces y frutos ricos en antioxidantes justo antes de hibernar, es decir, consumen ciertos alimentos vegetales cuando lo necesitan. Así como ellos, las personas pueden beneficiar su salud con hierbas.

¿Qué es una Hierba Medicinal?

Una hierba medicinal tiene sustancias químicas, llamadas fitoquímicos, con efectos sobre el cuerpo humano. Estas sustancias principales constituyen principios o constituyentes activos; por ejemplo, fenoles, flavonoides, taninos y aceites volátiles. Cuando una hierba tiene ciertos principios activos que actúan de determinada manera en el cuerpo, se dice que tiene propiedades: antioxidantes, antiinflamatorias, carminativas, antiespasmódicas, laxantes, sedantes, relajantes, etcétera.

Una hierba puede tener diferentes fitoquímicos en partes distintas de su estructura: las hojas, las raíces, los tallos, las flores, los frutos, los bulbos y las semillas, entre otras, así que la raíz de una hierba puede usarse para tratar un problema y las hojas para aliviar otra dolencia.

Hierbas medicinales →  Sustancias → Constituyentes o principios activos → Propiedades

 

 

Fuentes:

http://dle.rae.es/?id=KMZGtT3

http://pets.webmd.com/dogs/why-do-dogs-eat-grass

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España: Grijalbo Mondadori.

O. Phelps Brown. (1897). The complete herbalist. Estados Unidos.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos: Healing Arts Press.

Jiri Stodola, Jan Volak. (1992). The illustrated encyclopedia of herbs. Their medicinal and culinary uses. Dorset Press.

Libro Gratis