-¿Cuándo puedo usar remedios caseros herbales?

Puedes usarlos cuando necesitas aliviar o curar problemas de salud agudos o crónicos, desde dolencias comunes como heridas de la piel, dolor de cabeza, indigestión, estreñimiento, gripe y resfriado común, hasta infecciones internas y externas, gastritis, caída del cabello, estrés crónico, depresión leve y enfermedades como asma, artritis y gota, solo por mencionar algunos. Son muy útiles para casi cualquier problema, siempre y cuando no sean una urgencia médica y se administren de modo sensato.

-¿Son seguros los remedios caseros herbales?

Sí, si las hierbas están indicadas para el tratamiento del problema y si se administran en dosis adecuadas. Las hierbas con las que se preparan remedios caseros tienen un larguísimo historial de uso seguro y eficaz, y muchos estudios científicos avalan su eficacia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que el uso tradicional de las hierbas medicinales es seguro y puede ser aceptado por las autoridades de los países.

-¿Cuáles son las hierbas venenosas?

Existen muchas hierbas con diferentes grados de toxicidad en algunas o todas las partes de su estructura. Asimismo, muchas pueden producir efectos al tocarlas o consumirlas en pequeñas a grandes dosis. Se recomienda no tocar o consumir la planta del opio o adormidera (Papaver somniferum), la belladona (Atropa belladona) los acónitos (Género Aconitum), la convalaria o muguete (Convallaria majalis), las dedaleras (Género Digitalis), el perejil gigante (Heracleum mantegazzianum), las del género Colchicum, la vinca de Madagascar (Catharanthus roseus), el ricino (Ricinus communis), la dulcamara (Solanum dulcamara), la ruda (Ruta graveolens), las del género Phytolacca, las del género Gloriosa y las del género Daphne.

-¿Sirven los remedios caseros herbales para curar cualquier enfermedad?

Si están preparados correctamente y su uso es sensato, alivian casi cualquier dolencia aguda o crónica, externa o interna. Sin embargo, su acción puede no ser inmediata en algunos casos, y en emergencias y algunas enfermedades complejas como cáncer y VIH/SIDA lo mejor es acudir a un consultorio médico convencional antes de usar cualquier remedio herbal.

-¿Cuándo no debo usar remedios caseros herbales?

No deben usarse para todas las heridas, y mucho menos si son profundas y abiertas. Por ejemplo, la aplicación de gel de sábila (Aloe vera) está contraindicado para infecciones de la piel por estafilococos. Tampoco deben usarse cuando hay emergencias médicas, como estados de choque, heridas graves y envenenamientos. Si la fiebre es mayor de 38 ºC y no baja, lo mejor es acudir rápidamente a un consultorio médico.

-¿Tienen efectos secundarios los remedios caseros herbales?

Generalmente no, pero pueden tener pocos. En casos muy raros se produce comezón en los ojos o la piel, dolor de garganta, náuseas y dolor estomacal, que desaparecen una vez que el uso se interrumpe. Remedios con castaño de indias (Aesculus hippocastanum) pueden contener constituyentes tóxicos o irritantes, y algunas personas tienen reacciones alérgicas a la manzanilla alemana (Chamomilla recutita), la caléndula (Calendula officinalis) y la ortiga (Urtica dioica). Cualquier reacción alérgica severa es una emergencia médica.

-¿Cuál es la hierba más útil?

Podría decirse que no existe solo una hierba de mayor utilidad, pero hay algunas tan versátiles que se usan por sus propiedades tanto medicinales como culinarias y cosméticas. Algunas de estas son la sábila (Aloe vera), el ajo (Allium sativum), la canela (Cinnamomum verum), el jengibre (Zingiber officinale), la lavanda (Lavandula angustifolia, L. officinalis), el toronjil (Melissa officinalis), la albahaca (Ocimum basilicum), la menta (Mentha x piperita) y el romero (Rosmarinus officinalis).

Dudas sobre remedios herbales.

-¿Existen hierbas que curan el cáncer?

Existen hierbas que ayudan a prevenir y tratar el cáncer, mas no curarlo en su totalidad. De hecho, la medicina herbal es una de las terapias complementarias y alternativas más usadas por las personas con cáncer, según el Cancer Research UK. Se sabe que el ajo puede mejorar la función intestinal y prevenir cáncer y que frutos con fitoquímicos como los carotenos, los flavonoides, las cumarinas, las ditioltionas, los glucosinolates y los tiocianatos, presentes en las espinacas, los tomates, el apio, las coles, el brócoli, los frutos rojos y morados y la planta de té (Camellia sinensis), entre otros, ayudan a proteger al cuerpo del desarrollo de células cancerosas.

-¿Qué hierbas medicinales debo tener siempre en casa?

Para los problemas de salud comunes y para mejorar la salud en general, se recomienda tener acceso a sábila, albahaca (Ocimum basilicum), canela (Cinnamomum verum), caléndula (Calendula officinalis), jengibre (Zingiber officinale), ajo (Allium sativum), menta (Mentha x piperita), hierbabuena (Mentha spicata), manzanilla (Chamaemelum nobile o Matricaria recutita), lavanda (Lavandula officinalis, Lavandula angustifolia), avena, valeriana (Valeriana officinalis), hierba de san Juan (Hypericum perforatum), toronjil (Melissa officinalis), consuelda (Symphytum officinale), avellano de bruja (Hammamelis virginiana), romero (Rosmarinus officinalis), tomillo (Thymus vulgaris) y regaliz (Glicyrrhiza glabra). Con estas y algunas otras hierbas puedes armar un botiquín herbal medicinal.

-¿Cómo debo recolectar las hierbas?

Es importante preparar un equipo que incluya tijeras y navaja afiladas y una cesta de material natural, y usar pantalones, ropa de manga larga y sombrero antes de salir. Cada parte de la hierba se recolecta en períodos específicos para conseguirlos justo en el momento en que sus constituyentes activos son abundantes o están intactos; por ejemplo, es mejor recoger las raíces, rizomas y tubérculos en las mañanas, cuando todavía los nutrientes de las hierbas están en ellos en mejor calidad.

-¿Puedo tomar remedios herbales durante un período prolongado?

Esto depende de la hierba, del problema o del estado de salud de cada persona. Por lo general, es completamente seguro y adecuado consumir periódicamente preparaciones como tés, y usar cataplasmas y otros remedios externos cada vez que se necesite. Sin embargo, el uso excesivo de supositorios de glicerina puede resecar el área rectal, y algunas hierbas como el epazote, si se consumen en grandes cantidades, producen efectos negativos en el cuerpo. Pon atención a las indicaciones y contraindicaciones de cada hierba.

-¿Qué hierbas medicinales son peligrosas para los niños?

Cualquier hierba venenosa para los adultos es peligrosa para los niños. Puedes administrarles casi cualquier hierba medicinal, pero en dosis más pequeñas y en períodos de tiempo más cortos. Sin embargo, ten cuidado con el aceite esencial de hierba de San Juan, el aceite y los remedios con Cayena, la valeriana y el sello de oro o hidrastis. Las primeras dos pueden producir reacciones adversas en la piel, y las demás pueden resultar fuertes.

Administra primero dosis muy pequeñas y auméntalas poco a poco, según su edad. ¡Ah! Y usa tinturas con base en glicerina vegetal en vez de alcohol.

-¿Qué necesito para cultivar hierbas medicinales?

Antes de empezar a cultivar debes planear dónde y cómo las sembrarás y qué tipo de hierbas serán. Para espacios pequeños se recomienda el uso de recipientes y la siembra de hierbas comunes como romero, ortiga, hierbabuena, menta y toronjil. En general, estas pueden crecer en casi cualquier región del mundo. Aquí puedes poner a trabajar tu creatividad y diseñar un bonito jardín de hierbas. Una vez que hagas esto, consigue brotes, semillas o plantas y siémbralas según sus requerimientos de suelo. Coséchalas con ayuda de tijeras o cuchillos afilados en la temporada adecuada.

-¿Qué hierbas silvestres están amenazadas?

Algunas hierbas no deben recogerse en su hábitat natural porque se encuentran amenazadas en una o varias regiones y ello afectaría su supervivencia a largo plazo. Algunas de estas son el ciruelo africano (Pygeum africanum), la quimafilia o pipsissewa (Chimaphila umbellata), la uva de Oregón (Berberis aquifolium), la lobelia (Lobelia inflata), el ginseng americano (Panax quinquefolius), la genciana (Gentiana lutea), la equinácea (Echinacea purpurea, E. angustifolia) y el buchu (Agathosma betulina). Antes de tomar un remedio con hierbas verifica que no se encuentren en riesgo; si es así consíguelas exclusivamente cultivadas.

¿Cuándo no debo tomar remedios internos a base de hierbas?

En general, se recomienda evitar tomar tés, tinturas y otros remedios internos si la mujer está embarazada o amamantando, si la persona se someterá a una cirugía próximamente o está tomando medicamentos de venta libre, o si se presenta una emergencia médica como dificultad para respirar y taquicardia. Existen algunas excepciones, pero es recomendable consultar al médico antes.

-¿Qué hierbas son mejores para la salud de la mujer?

Ninguna hierba es exclusiva para hombres o mujeres, pero existen algunas que ofrecen beneficios para dolencias o particularidades del cuerpo femenino, como los cólicos menstruales, el flujo de leche materna o la deficiencia de hierro. Toma nota de la ortiga, el cohosh negro (Cimifuga racemosa), la agripalma (Leonurus cardiaca), el cohosh azul (Caulophyllum thalictroides), el dong quai (Angelica sinensis) y el sauquillo (Viburnum opulus), solo por mencionar algunas.

Ojo: algunas hierbas, por su poder para estimular el útero, deben ser evitadas durante el embarazo.

Dudas sobre remedios herbales.-¿Qué debo hacer en caso de intoxicación con una hierba?

Solemos pensar que las hierbas, por ser de origen natural, no tienen efectos adversos, aunque existen algunas que sí causan ciertas molestias o problemas de salud. Por supuesto, ante cualquier indicio de reacciones adversas es esencial dejar de tomar el remedio o de tener contacto con la hierba responsable. Descontinúa su uso.

Si la intoxicación solo produce erupciones en la piel, no te las rasques, mejor unta una pasta de avena con agua, loción de calamina o gel de sábila y deja que se curen por sí mismas. Bebe mucha agua para hidratarte y eliminar toxinas del cuerpo. En caso de que presentes náuseas, vómitos, diarrea, dificultad para respirar, convulsiones, confusión u otro efecto por hierbas venenosas, acude inmediatamente con un médico profesional.

-¿Sirve la homeopatía?

La homeopatía tiene muchos detractores, debido a la bajísima cantidad de los constituyentes de sus remedios y al uso de ciertas sustancias tóxicas. La propia ciencia no reconoce sus supuestos efectos benéficos; por ejemplo, el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de Estados Unidos (NIH) indica que hay poca evidencia para apoyar su uso como tratamiento para cualquier padecimiento de la salud.

No recomendamos el uso de remedios homeopáticos como alternativa de la medicina convencional o herbal. En todo caso, es bueno preguntar a un médico profesional antes de decidirse por la homeopatía.

-¿Qué pueden hacer las hierbas medicinales por mí?

Mejorar tu salud general, aumentar tu vitalidad, nutrirte, aliviar tus dolencias y ayudarte a prevenir y tratar enfermedades, ni más ni menos. Las hierbas son opciones naturales útiles que deben formar parte de un estilo de vida saludable que incluye ejercicio regular, una dieta equilibrada, manejo del estrés, descanso suficiente y cultivo de la espiritualidad.

-¿Son mejores los remedios caseros que los suplementos y medicinas herbales comerciales?

Decir que unos son mejores que otros es algo inexacto y poco confiable, porque muchos ingredientes que no podemos conseguir en nuestro jardín, un invernadero o el campo los conseguimos en almacenes comerciales. Lo que es cierto es que algunos productos medicinales a base de hierbas contienen una muy baja proporción de constituyentes activos o pueden estar hechos con hierbas crecidas con sustancias tóxicas. Asimismo, los productos pueden ser falsificaciones o estar adulterados. A veces no tenemos manera de saberlo, por eso recomendamos usar, en la medida de los posible, hierbas frescas de cultivo propio u orgánico.

-¿Qué propiedades tienen las hierbas medicinales?

Existen decenas de propiedades específicas útiles. Algunas de las más conocidas son: antiinflamatorias, antisépticas, carminativas, emenagogas, sialagogas, colagogas, diaforéticas, amargas, adaptógenas, alterativas, vulnerarias, sedantes, antipiréticas, antibacterianas, antimicrobianas, demulcentes, estimulantes, antifúngicas, aromáticas, rubefacientes, diuréticas, digestivas, emolientes, astringentes, tónicas, galactogogas y laxantes.

-¿Cualquier parte de la hierba sirve para tratar una dolencia?

No. Algunas plantas pueden usarse por completo, es decir, es posible usar sus hojas, tallos, flores, raíces, etcétera, para preparar remedios, pero hay otras de las que solo se usan partes específicas debido a que los constituyentes activos que importan solo están en esas, a que las demás partes son difíciles de usar o a que no son adecuadas. Por ejemplo, del jengibre solo se usan los rizomas, mientras que del llantén mayor puede usarse tanto las hojas como las semillas y las raíces, pero no los frutos ni los tallos.

-¿Pueden las hierbas medicinales aliviar la depresión?

Existen algunas hierbas usadas tradicionalmente en el tratamiento de depresiones leves, pero la más recurrida es la hierba de san Juan, que también se emplea para aliviar la ansiedad y el daño nervioso. Se piensa que puede ser usada como parte de un programa de tratamiento de depresión clínica que incluye asesoramiento, dieta y ejercicio.

Otras hierbas usadas en episodios de tristeza y que pueden contribuir al alivio de la depresión leve son la avena (Avena sativa), la lavanda (Lavandula angustifolia, L. officinalis) y el toronjil (Melissa officinalis). Hay que considerar que tanto la hierba de San Juan como estas no son medicamentos industriales, y sus efectos no son instantáneos.

 
Fuentes

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

David J. Owen. (2002). The herbal internet companion. Herbs and herbal medicine online. EstadosUnidos. The Haworth Press, Inc.

Marilyn Barrett (Editor). (2004). The handbook of clinically tested herbal remedies. Volume 1.The Haworth Press, Inc.

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos. Healing Arts Press.

James Green. (2000). The herbal medicine maker’s handbook. A home manual. Estados Unidos. Crossing Press.