Camellia sinensis

Se le conoce sencillamente como planta de té, pues es la especie vegetal de la que se obtienen los célebres té verde y té negro. Se cree que es nativa de los bosques de China, en donde se ha utilizado durante al menos 3,000 años, y hoy en día se cultiva en muchas regiones tropicales y semitropicales. La planta de té tiene muchas variedades, algunas de las cuales son originarias de varias partes de Asia.

Esta especie es miembro del orden Ericales, de la familia Theaceae y del género Camellia. La bebida preparada con sus hojas es el líquido más consumido en el mundo después del agua, y es la bebida no alcohólica más importante del mundo. Además de tener un agradable sabor, posee valiosas propiedades que benefician la salud integral del cuerpo.

¿Cómo es?

Camellia sinensis es un arbusto o árbol siempreverde que, si bien puede alcanzar hasta 17 metros de altura, se prefiere podarlo para mantenerlo en poco menos de 2 metros. Tiene una raíz principal y numerosos tallos delgados, en los que crecen hojas ovaladas o elípticas de 4 a 15 centímetros de longitud y de textura correosa. Muestran un color verde, más claro si son jóvenes, y pueden tener bordes dentados.

Las flores comienzan a aparecer en el otoño-invierno. Son pequeñas y de 7-8 pétalos blancos amarillentos, de unos 2.5 a 4 centímetros de diámetro, y despiden un suave aroma agradable. Posteriormente aparecen frutos (cápsulas) de color marrón verdoso, que contienen 1-4 semillas aceitosas.

Se cree que es nativa de los bosques de China, en donde se ha utilizado durante al menos 3,000 años.

Cultivo y cosecha

El cultivo comercial de la planta de té es universalmente importante. Puede propagarse en primavera por semillas maduras o por esquejes semimaduros en verano, en un suelo bien drenado y con un pH de 4.5-6.5. Como es una especie de climas cálidos y húmedos, necesita estar protegida del aire frío, en un sitio soleado o con un poco de sombra. Las hojas se recolectan cuando la planta tiene más de 3 años de edad.

Constituyentes activos

La planta de té contiene una elevada cantidad de polifenoles (incluido el ácido gálico), catequinas, cafeína y teobromina.

Propiedades

Antioxidantes, astringentes, inmunoestimulantes, diuréticas, antivirales, estimulantes, analgésicas, antibacterianas, antiinflamatorias, antimutagénicas, antisépticas, antiespasmódicas, broncodilatadoras, cardiotónicas, descongestivas, diuréticas, hemostáticas, hipotensivas, y termogénicas.

Partes utilizadas

Hojas jóvenes y brotes de hojas.

Usos medicinales tradicionales

Gran parte de las propiedades de Camellia sinensis provienen de sus polifenoles, de fuerte acción antioxidante y antiinflamatoria. Una sola taza de té verde contiene entre 300 y 400 mg de estas sustancias. En adición, el té verde y el té negro son ricos en vitamina C, vitamina D, vitamina K, riboflavina, calcio, hierro, cinc y magnesio. Las catequinas, un tipo de flavonoides de acción antioxidante, ayudan a neutralizar la acción de los radicales libres, y a prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas.

Sistema nervioso. Es bien sabido que los componentes de Camellia sinensis, básicamente la cafeína, estimulan el sistema nervioso y mejoran el estado mental de alerta. La hierba puede ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer o retrasar su aparición debido a que, al parecer, inhibe la acción de un péptido conocido como beta-amiloide.

En algunas personas sirve para aliviar el dolor de cabeza.

Sistema cardiovascular. Los polifenoles son antioxidantes que ayudan a proteger contra enfermedades del corazón, infartos, y en general, padecimientos cardiovasculares. El consumo regular y moderado de té verde puede ayudar a controlar el peso y reducir los niveles de azúcar en la sangre y de colesterol.

Sistema digestivo. Se ha usado para tratar la disentería, la gastroenteritis y la diarrea, debido a sus propiedades astringentes. Ayuda a tonificar el revestimiento de los intestinos, a combatir las infecciones y a estimular el crecimiento de bacterias benéficas en los intestinos. Puede contribuir a reducir la placa dental y a prevenir la gingivitis y la caries por su elevado contenido de flúor.

Sistema óseo. Se sugiere que el té verde mejora la densidad mineral de los huesos, estimula la actividad de estos e inhibe las células que contribuyen a su descomposición. Es ideal para prevenir y tratar problemas óseos como la osteoporosis.

Sistema tegumentario. Dado que el té ayuda a desinflamar y a inhibir la acción de bacterias, es un buen remedio para quemaduras, heridas y picaduras (de insectos) leves. Además, previene la infección. Para tal efecto suele usarse las conocidas bolsitas de té, que funcionan como un remedio casero rápido y efectivo.

Si las bolsitas se colocan sobre los párpados, los constituyentes de la hierba reducen la irritación, la inflamación y la apariencia cansada de los ojos.

El consumo moderado de té verde parece reducir el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, particularmente de páncreas, vejiga, próstata, mama, ovarios, útero, mamas y colorrectal. Sus polifenoles suprimen la activación de carcinógenos y bloquean la formación de compuestos dañinos. El galato de epigalocatequina, un polifenol y antioxidante que es de 25 a 100 veces más potente que la vitamina C, inhibió la formación, crecimiento y proliferación de células cancerosas en investigaciones de laboratorio. Esta acción aún se está investigando para ofrecer resultados más concretos.

Usos y propiedades de la planta del té.

Preparaciones comunes

Las preparaciones estrella de Camellia sinensis son los tés (infusiones), pero también puede consumirse en cápsulas y tabletas.

Contraindicaciones

Camellia sinensis debe consumirse en cantidades moderadas (3 a 5 tazas al día); en exceso puede provocar indigestión, estreñimiento, palpitaciones, ansiedad, irritabilidad, mareos e insomnio. Debe evitarse si se padece hipertensión, insomnio y sofocos durante la menopausia. Las mujeres embarazadas no deben consumir más de 300 mg al día, lo que equivale a aproximadamente 4-5 tazas.

Curiosidades

-La palabra “Camellia” de su nombre científico no tiene un origen griego, sino que proviene del nombre de un farmacéutico llamado Jiří J. Kamel (Camellus en latín), quien hizo una obra en la que describió la historia de las plantas de Filipinas.

-A diferencia del té verde, el té negro se prepara con hojas secas fermentadas.

-La planta se introdujo en Inglaterra en 1664.

-Según una antigua leyenda china, el té verde fue “descubierto” accidentalmente, cuando una fuerte ráfaga de viento llevó varias hojas en una caldera con agua hirviendo.

 

 
Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Camellia_sinensis

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/camellia-sinensis-tea

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Susana Lyle. Enciclopedia de las frutas del mundo. De Vecchi.