Petroselinum crispum

El característico sabor del perejil es difícil de olvidar. Las ramitas u hojas que acompañan muchos platillos, especialmente de Europa, América y Oriente Medio, se obtienen de una pequeña planta herbácea nativa de la región mediterránea y naturalizada en Europa. Las personas descubrieron muy pronto sus utilidades y sus bondades, y ya los antiguos romanos lo usaron y popularizaron como hierba culinaria. Sus usos medicinales eran bien conocidos durante la Edad Media, época en la que se le cultivaba para tratar, entre otros problemas, infecciones urinarias, ictericia, gota, edema e indigestión.

El perejil es miembro de la familia de la zanahoria, el cilantro, el hinojo, el eneldo y el comino. Está clasificado como parte del orden Apiales, de la familia Apiaceae y del género Petroselinum.

¿Cómo es?

La hierba tiene un aspecto parecido al del cilantro y las hojas del apio. Crece como planta bienal en regiones de clima templado, y como anual en las de clima tropical y subtropical. Se desarrolla a partir de una raíz primaria y posee hojas pequeñas, llamadas folletos, de 1 a 3 centímetros de largo.

Entre junio y agosto muestra flores pequeñas y hermafroditas, de color verde amarillento, en umbelas de 3 a 10 centímetros de diámetro. Las semillas son estructuras ovoides de 2 o 3 milímetros de longitud que maduran de julio a septiembre, tras lo cual, generalmente, la planta muere.

Cultivo y cosecha

Para cultivar perejil es necesario propagarlo por semillas en primavera, verano u otoño, en un suelo fértil, bien drenado, húmedo (pero no mojado) y neutro a alcalino. Prospera en sitios soleados o parcialmente sombreados. En buenas condiciones, las semillas no demoran más de 6 semanas en germinar.

Las hojas se recogen antes de que la planta comience a florecer, mientras que las raíces se recolectan en su primer otoño o en su segunda primavera. Las semillas pueden obtenerse una vez que están maduras.

Constituyentes activos

El perejil contiene principalmente aceite volátil (contiene apiol, miristicina y otros terpenos), flavonoides, cumarinas, ftalidas, hierro y vitaminas A, C y E.

El perejil es miembro de la familia de la zanahoria, el cilantro, el hinojo, el eneldo y el comino.

Propiedades

Las más conocidas e importantes son: antirreumáticas, antiespasmódicas, diuréticas, analgésicas, antibacterianas, antihistamínicas, antiinflamatorias, emenagogas, antioxidantes, parasiticidas, antipiréticas, digestivas, tónicas, carminativas, diuréticas, expectorantes, hipotensivas, laxantes, antisépticas, sedantes y uterotónicas.

Partes utilizadas

Hojas, raíces y semillas.

Usos medicinales tradicionales

Sistema digestivo. Las hojas ayudan a aliviar síntomas de la indigestión como el exceso de gases, el dolor y la inflamación. Alivian el dolor y la inflamación durante el cólico.

Al ser una buena fuente de fibra y estimular el movimiento intestinal, se recomienda su consumo durante episodios de estreñimiento en niños y adultos. Asimismo, las hojas son auxiliares en casos de anemia por deficiencias nutricionales y en la anorexia.

Es un remedio común masticar hojas de perejil fresco, pues debido a su contenido de clorofila y a su aroma, refresca el aliento, incluso tras comer ajo o cebolla.

Sistema óseo e inmunitario. El perejil contiene cantidades altas de calcio y boro, por lo que se recomienda su consumo como parte de la dieta de personas con osteoporosis y otros problemas de los huesos. Su ingesta también contribuye en el tratamiento de enfermedades inflamatorias como la artritis y el reumatismo.

La apigenina, un componente de la hierba, es un importante antioxidante y reduce las respuestas alérgicas, por eso el jugo de apio suele beberse en casos de alergias.

Sistema urinario y reproductivo. La raíz de Petroselinum crispum ayuda a reducir la inflamación de la vejiga y a fortalecerla, por lo que es apta como tónico durante infecciones urinarias como la cistitis y uretritis leve, y para prevenir y tratar cálculos renales. Permite desechar el exceso de líquidos del cuerpo mediante la orina, lo cual es adecuado en el tratamiento del edema. Proporciona un suave alivio a los tejidos del tracto urinario pero también a los de la próstata; está indicado para desinflamar y brindar alivio durante la prostatitis.

Por su moderada actividad estrogénica y su contenido de calcio y hierro es recomendado durante la menopausia. El té puede ayudar a desinflamar y reducir el dolor de los cólicos mensuales femeninos. Como emenagogo, es un fuerte estimulante del útero, promueve el flujo de sangre menstrual y estimula la regulación del ciclo.

Sistema tegumentario. Recetas preparadas con las hojas son útiles para calmar piel y ojos irritados y ligeramente inflamados. Con las hojas aplastadas se han preparado cataplasmas que alivian el dolor y la inflamación de piquetes de insectos, esguinces y contusiones.

Usos y propiedades del perejil.

Preparaciones comunes

Como hierba medicinal se toma en tés, tinturas, cápsulas y jugos. Las hojas frescas se mastican y se agregan a muchos platillos.

Contraindicaciones

El uso medicinal debe evitarse en durante el embarazo, pero no hay ningún problema con su consumo alimenticio. Está contraindicado para personas con problemas de riñones.

En exceso resulta tóxico, debido al aceite esencial. Puede provocar daño hepático y renal, hemorragia gastrointestinal e incluso abortos. En algunas mujeres suprime la producción de leche, por lo que se recomienda evitar tomar remedios con perejil durante el período de lactancia.

En otros casos ocasiona reacciones alérgicas.

Curiosidades

-La planta fue introducida en Gran Bretaña en 1548.

-El dúo de folk rock compuso una canción titulada “Parsley, sage, rosemary, and thyme” (Perejil, salvia, romero y tomillo).

-En la Antigua Roma, el perejil se asociaba con la diosa Proserpina, reina del Inframundo. Se le usó en ceremonias fúnebres.

-Es una de las hierbas más cultivadas de Europa.

 

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Parsley

http://www.pfaf.org/user/plant.aspx?LatinName=Petroselinum+crispum

Rebecca Johnson, Tieraona Low Dog, Steven Foster y David Kiefer. (2012). Guide to medicinal herbs. National Geographic Society.

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.