Pamplina – Stellaria media

La pamplina, hierba gallinera, picagallina o álsine media, entre otros nombres, es una hierba aparentemente insignificante. Crece comúnmente en casi cualquier tipo de suelo y prolifera de forma muy rápida, lo que la ha hecho ser considerada una mala hierba o maleza. Sin embargo, es una planta muy nutritiva, aspecto que muchas personas desconocen y otras aprovechan.

La pamplina (Stellaria media) es nativa de Europa pero se ha naturalizado en Norteamérica y crece en casi todo el mundo. Se le encuentra en jardines, terrenos de cultivo, tierras perturbadas, montones de abono y hasta en las paredes. Es lo que se dice una especie cosmopolita. Pertenece al orden Caryophyllales, a la familia Caryophyllaceae y al género Stellaria.

¿Cómo es la Pamplina?

La pamplina no es alta pero sí extensa. Se cultiva como especie anual, pero en la naturaleza se desarrolla como efímera perenne, con varias generaciones al año. Crece a partir de una raíz principal delgada y poco larga, y varios tallos delgados, frágiles, quebradizos semierectos y ramificados, que pueden alcanzar hasta 38-40 centímetros de longitud. A un lado del tallo se aprecia una fina línea de pelillos blancos. Sus hojas, que crecen en pares a partir de nodos, son pequeñas, ovadas y de un color verde oscuro. La planta crece extendiéndose a través del suelo.

Puede florecer a lo largo de todo el año. Estas flores aparecen en tallos, los cuales crecen a partir de las axilas de las hojas. Son pequeñas y delicadas, de unos 6 milímetros de diámetro y de un color blanco. Producen minúsculas semillas de color marrón rojizo.

Si se consume en remedios internos puede aliviar el dolor del reumatismo.

Cultivo y cosecha

En realidad, a veces no es necesario cultivar pamplina; basta echar un vistazo al jardín de la casa para saber si está ahí. Si desea cultivarse, se recomienda propagarla por semillas en un suelo húmedo y en un sitio soleado o con un poco de sombra y puede hacerse en cualquier momento.

La pamplina no requiere ningún cuidado especial; se reproduce por sí sola ya que cada planta es capaz de producir unas 2,500 semillas. Dado que florece y produce semillas durante todo el año, es importante cuidar que no se extienda demasiado, a menos que así se requiera.

La recolección de la planta puede realizarse durante cualquier época. Se corta la planta desde el tallo y se usa mejor fresca, ya que no se seca bien.

Constituyentes activos

Tiene cumarinas, flavonoides, vitamina C, triterpenoides, saponinas, calcio, potasio, hierro, fósforo, zinc y ácido carboxílico.

Propiedades de la Pamplina

Sus propiedades más importantes son: astringentes, demulcentes, antiinflamatorias, antipiréticas, amargas, antirreumáticas, digestivas, depurativas, diuréticas, antirreumáticas, emenagogas, expectorantes, emolientes y vulnerarias.

Partes utilizadas

Básicamente las partes aéreas, incluyendo hojas, tallos y flores.

Beneficios de la Pamplina en el cuerpo humano.

La pamplina se usa más en padecimientos de la piel que en problemas de salud internos.

Sistema Respiratorio

Gracias a las saponinas triterpenoides de la pamplina, es posible desinflamar las membranas mucosas por problemas respiratorios. Su acción demulcente y expectorante, contribuye a la limpieza de la mucosa y a la expulsión de elementos dañinos en los pulmones.

La vitamina C también sirve de apoyo para aliviar síntomas de gripe común.

Sistema Tegumentario

El uso de la pamplina en la medicina natural se remonta al siglo XVI, usándose en casos de heridas leves. A partir de entonces, sus propiedades poco a poco descubiertas permitieron extensas formas de uso.

La pamplina se emplea en la piel para tratar eccema, psoriasis, úlceras, forúnculos, abscesos, cortaduras leves, heridas pequeñas, leves quemaduras de sol, comezón e irritación en la piel.

Tiene una acción emoliente y antiinflamatoria, por lo que reduce las molestias de estos problemas. Cremas con pamplina pueden aplicarse en los glúteos del bebé para aliviar la dermatitis del pañal.

Sistema urinario

Tiene un suave efecto diurético, ideal para tratar la retención de líquidos y desórdenes de los riñones. Al mismo tiempo, esto promueve la eliminación de toxinas y a mejorar la apariencia de la piel.

Sistema digestivo

El té de pamplina se ha usado para disminuir la inflamación producida por colitis, síndrome de intestino irritable, gastritis e indigestión. Este sistema se beneficia directamente de sus acciones antiinflamatorias y demulcentes.

Si se consume en remedios caseros puede aliviar el dolor del reumatismo al permitir la evacuación de las toxinas.

Cabe decir que la pamplina fresca tiene un sabor agradable y puede añadirse a sopas y ensaladas para enriquecerlas.

La pamplina se relaciona con la pérdida de peso. Dos estudios, uno publicado en la revista Ayu en 2011 y el otro en BMC Complementary and Alternative Medicine en 2012, informaron los resultados de un experimento realizado con ratones. La prueba consistió en alimentarlos con una dieta alta en grasas por 4 semanas, al mismo tiempo que recibían dosis de pamplina para comprobar sus efectos en el peso. Los resultados fueron favorables.

Se cree que esto se debe a la saponina, pero otros señalan que son las propiedades emolientes las que hacen que la grasa se “atrape” y encapsule para ser desechada.

Preparaciones comunes

Generalmente se emplea en remedios de uso externo como ungüentos, cremas, lociones y cataplasmas, y en tés (infusiones) preparados con las partes aéreas de la planta, pero no son muy recomendables (leer contraindicaciones).

Es posible que en algunas personas produzca alguna reacción alérgica en la piel.

En el mercado es posible encontrarla en forma de crema contra la comezón y como ungüento combinado con cera de abejas para tratar quemaduras y sacar astillas de la piel.

Los expertos en hierbas medicinales recomiendan que la pamplina fresca se blanquee en 50% agua y 50% vinagre blanco, hasta que adquiera una consistencia más suave y adecuada para elaborar cataplasmas, los cuales, se sugiere no colocarlos sobre heridas abiertas.

*Blanquear pamplina: Coloca la hierba en un recipiente con agua un poco caliente y deja hasta que hierva. Mantenla así por 2-3 minutos y apaga el fuego. Retira la pamplina e inmediatamente colócala dentro de un refractario con agua muy fría. Esto se realiza para eliminar microorganismos y al mismo tiempo lograr que la pamplina se mantenga fresca por más tiempo, sin eliminar sus propiedades medicinales.

Contraindicaciones

La pamplina es una hierba segura, sin efectos adversos ni interacciones negativas con medicamentos. No obstante, es posible que en algunas personas produzca alguna reacción alérgica en la piel, por lo que se recomienda usar una pequeña dosis en el brazo como prueba antes de usarla plenamente.

Por otra parte, no existe suficiente información confiable sobre sus efectos en mujeres en etapa de embarazo y lactancia, por lo que no se recomienda su uso en estos casos.

Tampoco se recomienda usar la pamplina de forma interna; es decir, a través de preparados líquidos para ingerir como infusiones, ya que las dosis mal empleadas (excesivas) pueden ser tóxicas y producir otros problemas de salud.

Si la persona que consume pamplina presenta los siguientes síntomas, es necesario retirar su uso y consultar al médico:

– Dolor estomacal
– Náuseas
– Vómitos
– Diarrea
– Pulso acelerado
– Mareos
– Debilidad
– Cianosis (falta de oxigenación de la sangre).

Datos curiosos de la pamplina

-Es un alimento típico que se consume durante el festival japonés Nanakusa no sekku (Festival de las siete hierbas).

-Se le llama hierba gallinera ya que en muchas partes del mundo se empleó o emplea como alimento para aves de corral y silvestres.

-La palabra “stellaria” proviene del término latín star, que, como puede pensarse, significa “estrella”, esto es debido a la forma de sus flores.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Stellaria_media

http://www.arkive.org/common-chickweed/stellaria-media/image-A8045.html

http://www.pfaf.org/user/plant.aspx?LatinName=Stellaria+media

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.