Milenrama – Achillea millefolium

La milenrama es una hierba típica de la medicina herbal de muchas regiones. De delicadas y bonitas flores e intensa fragancia, se le considera nativa de Europa y el oeste de Asia, pero ahora crece perfectamente en Norteamérica, Nueva Zelanda y Australia.

La planta, que tiene algunas variedades que se diferencian sobre todo por el color de las flores, pertenece al orden Asterales, a la familia Asteraceae y al género Achillea. Es muy resistente y se propaga con facilidad, lo que ha hecho que en algunas zonas se le vea como una mala hierba.

¿Cómo es la milenrama?

Esta es una planta herbácea rizomatosa de hojas perennes y tallos duros y verticales. La mayoría de los ejemplares registra de 20 centímetros a 1 metro de altura, medidas a las que llega rápidamente. Sus estrechas hojas son bipinnadas o tripinnadas, de 5-20 centímetros de longitud y de aspecto plumoso.

Achillea millefolium florece en verano hasta agosto, cuando aparecen pequeñas flores en grupos llamados corimbos. Son estructuras compuestas con un disco central de florecillas blancas, a cuyo alrededor crecen rayos florales blancos a rosados. Dan lugar a frutos conocidos como aquenios, y semillas que maduran entre julio y septiembre.

Sus propiedades astringentes son tan potentes y eficaces, que es útil en un amplio número de padecimientos.

Cultivo y cosecha.

Cultivar milenrama es fácil, ya que es resistente, tolera varios tipos de suelo y no necesita muchos cuidados. El mejor momento para sembrar las semillas es en primavera, aunque propagar la planta por división en esta misma estación es también una opción buena. Puede crecer hasta en un suelo pobre, pero debe estar bien drenado y preferentemente con un pH ácido, neutro o alcalino. Para evitar que invada grandes terrenos puede sembrarse en recipientes anchos.

Un aspecto positivo para cultivar milenrama, además de los beneficios medicinales que guarda, es que atrae fauna benéfica al jardín, es decir, mariquitas, algunos tipos de avispas y otros insectos, los cuales se alimentan de áfidos que afectan tallos y hojas de otras plantas. Para cosecharla, debe cortarse los tallos desde la superficie del suelo cuando la planta tiene flores.

Constituyentes activos.

La milenrama contiene flavonoides, taninos, aceites volátiles (incluidos camazuleno, borneol y tujona), cumarinas, ácido salicílico, esteroles, alcaloides y compuestos amargos.

Propiedades de la milenrama.

Astringentes, analgésicas, antibacterianas, antiedémicas, antiinflamatorias, antisépticas, antipiréticas, antivirales, antiespasmódicas, vermífugas, carminativas, colagogas, coleréticas, diaforéticas, diuréticas, emenagogas, expectorantes, hemostáticas, hipotensivas, insecticidas, laxantes, sedantes, estimulantes, amargas y hepáticas.

Partes utilizadas.

Hojas y flores.

Beneficios de la milenrama en el cuerpo humano.

Una de las propiedades más valoradas de la milenrama es la de bajar la temperatura corporal a través de la sudoración. Esto la hace una hierba ideal para aliviar fiebres en casi cualquier situación.

Sistema tegumentario. Sus propiedades astringentes son tan potentes y eficaces, que es útil en un amplio número de padecimientos, desde secar una herida leve hasta reducir el sangrado menstrual abundante. Se le usa en heridas abiertas e inflamadas, úlceras sangrantes, eccema y hemorragias nasales; también estimula la reparación de los tejidos. Conviene usarla solo cuando la herida no es grave y no requiere sutura.

Aplicada sobre la piel desinflama contusiones, esguinces y párpados cansados. Es un buen remedio para aliviar várices, úlceras varicosas y hemorroides, aun si son sangrantes, si bien no es cura para estos problemas. Si hay infecciones por hongos, la milenrama, aplicada tópicamente, ayuda a combatirlos.

Sistema circulatorio. Vía interna, dilata los vasos sanguíneos periféricos y tonifica sus paredes; es auxiliar en la hipertensión ya que su acción ayuda a reducir la presión sanguínea. Puede usarse para complementar el tratamiento. En general, está indicada en casos de mala circulación, várices y hemorroides.

Sistema respiratorio. Los tés de milenrama son remedios para gripes y resfriados. Por su acción diaforética permite eliminar toxinas a través del sudor, y además, combate las infecciones y permite la rápida recuperación.

Sistema digestivo. Por sus propiedades amargas y hepáticas favorece la secreción de jugos digestivos y promueve la digestión, evitando así problemas como exceso de gases. Estimula el apetito. Dada su astringencia y acción antiinflamatoria es útil para aliviar diarreas, disentería y síntomas del síndrome de intestino irritable, así como de colitis y gastritis.

Sistema reproductivo. Alivia calambres y espasmos, por lo que puede tomarse durante la menstruación si hay cólicos. Puede contribuir a regular el ciclo menstrual.

Sistema urinario. Gracias a su acción antiséptica está indicada para aliviar la cistitis.

Usos y propiedades de la milenrama.

Preparaciones comunes

Se prepara principalmente en tés (infusiones), tinturas, ungüentos, lociones y linimentos.

Contraindicaciones

La milenrama es una hierba normalmente segura; no obstante, su consumo interno debe evitarse durante el embarazo debido a que estimula el útero. Se recomienda evitarlo también durante la lactancia, en niños menores de 5 años y en personas con epilepsia y dermatosis.

El consumo excesivo y prolongado puede causar mareo, dolor de cabeza y fotosensibilidad. En algunas personas provoca reacciones alérgicas, especialmente dermatitis.

Curiosidades

– Se dice que Aquiles, el mítico héroe griego, y sus soldados, usaron milenrama para curar sus heridas durante la guerra de Troya.

– En algunos lugares del mundo, la milenrama se relaciona con la adivinación.

– De hecho, la palabra Achillea de su nombre científico se deriva del de Aquiles.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Achillea_millefolium

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Achillea+millefolium

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

O. Phelps Brown. (1897). The complete herbalist. Estados Unidos.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos. Healing Arts Press.