Origanum majorana

La mejorana es una de esas hierbas culinarias de sabor único que enriquecen y hacen más deliciosos los platillos. Además, es una planta de la que se pueden obtener varios beneficios para la salud.

Origanum majorana pertenece a la familia científica Lamiaceae, lo que la emparenta con el orégano (Origanum vulgare), la menta (Mentha x piperita) y la hierbabuena (Mentha spicata), entre otras especies. Su orden es Lamiales y su género es Origanum. También se le encuentra bajo el nombre científico Majorana hortensis.

La hierba procede de Chipre y el sur de Turquía, si bien crece hasta en el norte de África y en los países que rodean el mar Mediterráneo. Se ha usado como hierba culinaria y medicinal desde la época de los antiguos egipcios, y después se popularizó entre los antiguos griegos y romanos. El sabor de sus hojas es similar al del orégano, pero es más delicado y con un toque dulce que combina bien en sopas, salsas y platillos de carne. Su uso es común en la cocina mediterránea.

¿Cómo es?

Es una herbácea perenne de hojas ovaladas muy aromáticas, verde grisáceas, pecioladas y de base estrecha. Son hojas simples y de textura suave, con pelos cortos sobre su superficie; miden de 5 a 15 milímetros o hasta 3 centímetros de longitud y 8 milímetros de ancho. Se disponen de forma opuesta.

Tiene un tallo principal erecto, cuadrado y ramificado, tallos nervudos de un color rojo-marrón y pequeñísimas flores blancas a rosadas que comienzan a aparecer a finales del verano. Por lo regular, la planta alcanza 60 centímetros de altura. Produce frutos compuestos por 4 núculas lisas, que solo maduran en zonas cálidas.

Puede crecer como un subarbusto.

Se ha usado como hierba culinaria y medicinal desde la época de los antiguos egipcios.

Cultivo y cosecha

La mejorana se propaga por semillas en primavera u otoño a poca profundidad, en un suelo neutro a alcalino y bien drenado a seco, preferentemente en un sitio soleado. Tolera suelos arenosos. Germina en un lapso de 2 a 4 semanas; es una planta resistente y no requiere muchos cuidados. También es posible propagarla por división en otoño o primavera.

Las hojas pueden comenzar a recogerse durante la estación de desarrollo y usarse frescas o bien, ponerlas a secar para utilizar más tarde. No es conveniente congelar las hojas frescas, ya que así se degradan. La recolección de las partes aéreas tiene lugar durante los primeros días de la floración.

Constituyentes activos

Origanum majorana contiene flavonoides, 3 % de aceite volátil (con hidrato de sabinena, linalool,  carvacrol y otros tipos de terpenos), ácido rosmarínico, ácido cafeico, compuestos amargos y triterpenoides.

Propiedades

Sus propiedades más importantes son: analgésicas, carminativas, antibacterianas, alergénicas, anticonvulsivas, antioxidantes, antisépticas, antiespasmódicas, antivirales, fungicidas, digestivas, diaforéticas, expectorantes, sedantes e insecticidas.

Partes utilizadas

Partes aéreas, especialmente las hojas. El aceite esencial que se extrae de la planta también tiene un uso muy extendido.

Usos medicinales tradicionales

Sistema nervioso. El aceite esencial se ha usado, inhalado, para reducir la ansiedad por beber alcohol, ya que abre las vías neurales. El aceite también es un buen remedio para calmar el sistema nervioso ante situaciones de ira o estrés agudo, así como de ansiedad, sentimientos de tristeza y depresión leve. Puede coadyuvar en el alivio del dolor de cabeza y en casos esporádicos de insomnio.

Se cree que Origanum majorana tiene un efecto más potente que Origanum vulgare sobre el sistema nervioso.

Sistema respiratorio. Al ser antimicrobiano, las inhalaciones de aceite esencial ayudan a descongestionar las cavidades nasales y combatir infecciones del tracto respiratorio superior o de los bronquios. Gárgaras con el té combaten hongos y bacterias en boca y garganta. Al mismo tiempo, la hierba potencializa la función inmunitaria.

Sistema musculoesquelético y tegumentario. Baños de pies con mejorana están indicados para los pies cansados y doloridos. Masajes o baños tibios con el aceite brindan alivio y sensación de bienestar durante una menstruación dolorosa, siempre y cuando el vapor sea inhalado.

Sistema digestivo. El consumo de mejorana en dosis terapéuticas ayuda a restablecer la población bacteriana de los intestinos y a inhibir infecciones por hongos. Por otra parte, sus compuestos tienen un efecto benéfico sobre el proceso de digestión, tanto como hierba medicinal como especia. Alivia los síntomas de la indigestión, incluidos los espasmos, el exceso de gases, la distensión abdominal y los cólicos.

Sistema cardiovascular. Condimentar los alimentos con mejorana en lugar de sal es ideal en el tratamiento de la hipertensión arterial.

Sistema tegumentario. Baños con té o aceite de mejorana pueden ayudar a mejorar la piel irritada y con comezón. Ungüentos con mejorana se aplican localmente para aliviar el dolor articular por reumatismo.

Preparaciones comunes

La mejorana suele administrarse en tés (infusiones), tinturas y cápsulas. El aceite esencial se aplica solo o mezclado con otros aceites, en ungüentos, bálsamos y similares. También se usa en algunos baños medicinales.

Contraindicaciones

Su uso medicinal debe evitarse durante el embarazo. En exceso provoca malestar gastrointestinal, y en algunas personas provoca irritación en la piel.

El consumo interno del aceite esencial está contraindicado para todas las personas.

Curiosidades

-La palabra “origanum” se deriva del término griego origanon, cuyo significado es “hierba amarga”.

-El herborista John Gerard escribió en 1597 que colocar mejorana en las fosas nasales provocaba estornudos y que aliviaba el dolor de dientes masticándola.

-En Turquía se le ha encontrado a 1,500 metros de altitud.

-Es probable que la especie haya sido introducida a Gran Bretaña durante la Edad Media.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Marjoram

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Origanum+majorana

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Jiri Stodola, Jan Volak. (1992). The illustrated encyclopedia of herbs. Their medicinal and culinary uses. Dorset Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing.