¿Qué es?

La medicina tradicional china es un sistema médico alternativo que se originó en la Antigua China, y que se ha desarrollado en esta nación a lo largo de miles de años. Se cree que su origen está en las creencias taoístas de hace más de 4,000 años. Como mínimo, se remonta a más de 2,500 años.

Comprende una amplísima gama de técnicas y materiales que aparentemente no están relacionados, como la acupuntura y el tai chi. También incluye remedios preparados con hierbas, algunas de las cuales son el ginseng (Panax ginseng) y el ginkgo (Ginkgo biloba). Se diferencia de la medicina convencional porque trata al paciente y no solo a la enfermedad.

¿En qué consiste?

Usa numerosas técnicas para tratar y prevenir problemas de salud. De acuerdo con esto, existe una energía, llamada qi (chi, traducido como “energía de vida), que fluye a través de canales (llamados meridianos) de todo el cuerpo, conectados a importantes órganos. Además, los practicantes de la medicina tradicional china contemplan la enfermedad como un síntoma de la oposición entre las energías cósmicas opuestas: el yin, que es lo femenino, pasivo, receptivo, frío y oscuro, y el yang, lo masculino, activo, caliente y brillante.

Se diferencia de la medicina convencional porque trata al paciente y no solo a la enfermedad.

El yin y el yang se derivan de la creencia de que todas las cosas del mundo tienen dos aspectos, uno opuesto del otro, pero al mismo tiempo dependientes entre sí. El yin se asocia generalmente con la noche y se simboliza por el agua o la tierra, mientras que el yang se asocia con el día y se simboliza por el fuego o el aire. La medicina tradicional china considera que los órganos internos del cuerpo tienen cualidades del yin y cualidades del yang, pero algunos pueden tener más de yin o de yang.

Según lo anterior, la armonía entre las funciones o interacciones del yin y el yang trae salud y bienestar, y el desequilibrio o falta de armonía provoca la enfermedad. La medicina tradicional china mira todo el conjunto de lo que forma al paciente, incluyendo su dieta, el ejercicio, su manejo del estrés y su interacción social y con el medio ambiente. Trata de mejorar la salud integral, no solo del cuerpo, y de conducir al bienestar. Regular y estimular el flujo del qi es esencial.

Algunas características de una persona pueden estar asociadas con los meridianos de los riñones y el hígado. Por ejemplo, problemas de hígado débil se manifiestan en mareos, ojos cansados y mal carácter, en tanto los problemas de los riñones se asocian con falta de voluntad, impaciencia y negatividad. Un exceso de emociones puede afectar órganos, y si se produce una enfermedad en ellos a la larga la persona podría mostrar un exceso de esas emociones específicas. Por eso, se piensa que la preocupación y la tensión emocional se relacionan con el bazo y el páncreas, y el miedo o timidez con los riñones.

Muchos de los tratamientos y técnicas de este ancestral sistema médico han tenido gran auge en la sociedad occidental desde hace unos años, como la acupuntura y el tai chi. Otras son la moxibustión (aplicación de calor en puntos del cuerpo), la terapia de masaje o tui na, el qi gong (técnicas de ejercicio físico que incluyen la respiración y la mente), la terapia dietética, la acupresión y la medicina herbal.

Al respecto, los herboristas chinos utilizan más de 700 prescripciones y más de 5,500 hierbas descritas en su materia médica. Existen muchos remedios herbales, pero también los hay con minerales y partes de animales y hasta seres humanos. Las hierbas suelen combinarse en fórmulas y administrarse en forma de tés, polvos, cápsulas, extractos líquidos, etcétera.

Debido a las dudas que surgieron respecto a la eficacia de la medicina herbal tradicional ante el avance de la medicina convencional occidental, los científicos chinos se pusieron a investigar con ahínco las hierbas de los catálogos nacionales. En el siglo XX encontraron la efedrina a partir de Ephedra sinica, y el ajenjo dulce o ajenjo chino (Artemisia annua) sobresale ahora por sus propiedades contra la malaria. En la China actual, la ciencia da igual importancia a la medicina occidental que a las medicinas herbales tradicionales.

Los herboristas chinos utilizan más de 700 prescripciones y más de 5,500 hierbas descritas en su materia médica.

Hierbas importantes en la MTC

-Ginseng.

-Ruibarbo (Rheum rhabarbarum).

-Peonia china (Paeonia lactiflora).

Mentha arvensis var. piperascens.

Glycyrrhiza uralensis.

-Ginkgo.

-Alcanfor (Cinnamomum camphora).

-Ajenjo chino.

¿Es segura?

De acuerdo con el National Center for Complementary and Integrative Health de Estados Unidos, aún no hay suficiente evidencia científica para saber si los métodos de la medicina tradicional china son eficaces. Es polémico el uso de partes animales como los cuernos de rinoceronte, la bilis de oso y la aleta de tiburón, pues la caza y matanza de las especies para obtener estos productos han contribuido en su mayor parte a la disminución de las poblaciones y hasta su casi extinción.

Algunos productos a base de hierbas pueden ser seguros, pero se sabe que algunos están contaminados con sustancias tóxicas y otras, como la hierba efedra china (llamada ma huang), se relacionan con problemas cardiovasculares. La acupuntura es segura siempre y cuando se realice con agujas estériles y se aplique por personal calificado. El tai chi y el qi gong son generalmente seguros.

Algunos remedios herbales de la medicina tradicional china son efectivos si su preparación se basa en las propiedades comprobadas de las hierbas, pero no existe evidencia científica alguna que corrobore la eficacia de remedios preparados con partes de animales. Si deseas comenzar a utilizar remedios herbales de este sistema, procura hacerlo bajo la supervisión de un médico profesional.

 

Fuentes:

https://en.wikipedia.org/wiki/Traditional_Chinese_medicine

https://nccih.nih.gov/health/whatiscam/chinesemed.htm

http://www.takingcharge.csh.umn.edu/explore-healing-practices/traditional-chinese-medicine

http://unh.edu/health-services/ohep/complementaryalternative-health-practices/traditional-chinese-medicine

Edward Mills, Jean-Jacques Dugoua, Dan Perri, Gideon Koren. (2006). Herbal medicines in pregnancy and lactation. United Kingdom: Taylor & Francis Medical.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España: Grijalbo Mondadori.

David J. Owen. (2002). The herbal internet companion. Herbs and herbal medicine online. Estados Unidos: The Haworth Press, Inc.