Mascarilla de carbón activado.

El carbón activado es un elemento poroso y muy absorbente que se ha utilizado en el cuidado de la salud desde el siglo XIX, mayormente en forma de polvo, pasta, jabón o jugo para una fácil aplicación o ingesta. Pero ahora, las mascarillas de carbón activado han tenido gran aceptación.

Tema Relacionado: Conoce todos los beneficios del Carbón Activado.

Es la piel la más beneficiada por la acción del carbón activado, ya que elimina las impurezas, absorbe la grasa facial y deja la epidermis reluciente y saludable, lo que impide el desarrollo de barros y espinillas. Las mascarillas son las soluciones más solicitadas, pues pueden elaborarse en casa con algunos ingredientes y utensilios muy fáciles de conseguir. Así que si tienes carbón activado en casa y quieres darle un mejor uso, prueba con esta mascarilla que te mostraremos a continuación.

Antes de comenzar, si es primera vez que pruebas esta sustancia, verifica si no te generará alguna reacción alérgica. Para ello, coloca un poco sobre tu antebrazo para observar reacciones. Si después de 15 minutos no presentaste comezón, irritación, resequedad extrema, ardor o cualquier alteración que deje diferente tu piel, continúa con lo planeado.

También es muy importante que utilices carbón activado de calidad medicinal y no con sorbitol o los que se utilizan para cocinar en parrilladas. En supermercados o en tiendas en línea puedes conseguir carbón activado de coco, bambú, nuez, madera o de otro ingrediente natural.

Mascarilla carbón activado

Procedimiento para elaborar la mascarilla.

Mascarilla # 1

Qué necesitas:

– 1/2 cucharada de polvo de carbón activado. Puede ser el polvo de 4 cápsulas.

– 1 cucharada de gel de Aloe vera

– 1 cápsula de vitamina E

El procedimiento es muy sencillo. Se mezclan todos los ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea y se aplica sobre el rostro previamente lavado, ya sea con una brocha facial o con las manos bien limpias.

Después de 15-20 minutos, se retira el producto semi espeso con abundante agua cuidando de no tallar la piel. Para secar basta con dar ligeros golpecitos al rostro con una toalla limpia que no deje residuos. Realiza esto una vez por semana.

Si no es sencillo para ti obtener el gel de sábila, puedes acudir a otra opción de preparación.

Mascarilla # 2

Necesitas:

1/2 cucharadita de carbono activado

1 cucharada de gelatina sin sabor

2 cucharadas de leche de vaca

Esta mascarilla no es como la anterior, pues en este caso, crearemos una película protectora que al secarse, se desprenderá con una fina piel. Algunas personas hacen esta preparación con pegamento blanco no tóxico, pero nosotros no recomendamos esto, pues es un producto no creado para el cutis y algunos componentes pueden ser contraproducentes conforme apliquemos una y otra vez.

El procedimiento lleva aproximadamente 6 minutos. Se coloca la cucharada de gelatina en un recipiente y enseguida la leche. El recipiente debe ser resistente al calor ya que irá dentro del microondas 10 segundos. Después se añade el polvo de carbón y se revuelve hasta integrar. Cuando la mezcla esté tibia, se unta en el rostro con una brocha facial librando las cejas y patillas (además de ojos, boca y orificios nasales).

Una vez seco, se retira lentamente con ayuda de las manos. También se realiza una vez a la semana.

Mascarilla #3

Necesitas:

1 cucharada de carbón activado

2 cucharadas de agua de arcilla de bentonita. (Puede conseguirse en algunas farmacias o tiendas en línea).

Mezcle ambos ingredientes hasta formar una pasta homogénea. Aplique al rostro con una brocha facial y deje reposar hasta que se seque. A continuación, lave con agua tibia y seque el rostro con ligeros golpecitos. Aplique una vez a la semana.

Para los tres procedimientos anteriores, es importante que vista con ropa que ya no utilice demasiado, pues el carbón podría mancharla. También recuerde aplicar su crema o aceite facial después de retirar la mascarilla para mantener la piel hidratada y fresca.

Mascarillas de grandes marcas

Ahora bien, si no cuentas con el tiempo y la paciencia para elaborar tu propia mascarilla, aquí te recomendamos dos de ellas para lucir una piel hermosa.

1. Pore Refining Solutions Charcoal Mask de CLINIQUE. Esta marca líder en belleza se caracteriza por fabricar productos de alta calidad a precios accesibles. Con esta mascarilla la piel estará libre de impurezas.

2. Clear Improvement de Origins. Con esta mascarilla se removerán toxinas, se limpiarán los poros y la piel quedará suave y luminosa de manera gradual.

¿Existe algún riesgo?

Como se mencionó con anterioridad, es importante saber si el carbón activado es aceptado por nuestra piel, por lo que debemos hacer una prueba.

Si se trata de un rostro que está recibiendo algún tratamiento para el acné u otro problema de epidermis, es muy indispensable consultar previamente a un médico para descartar peligros, o bien, para saber si el carbón no va a impedir que los activos de la medicina recetada actúen con eficacia.

También debe tomar en cuenta que la eliminación de puntos negros o granitos no se quitará de un día para otro. Esto llevará tiempo de acuerdo al grado de problema, a la alimentación y a cuestiones hormonales. Con esto queremos decir que las mascarillas no deben aplicarse más de una vez por semana, pues el rostro podría deshidratarse excesivamente.