Matricaria recutita o Chamomilla recutita

Pariente cercana de la manzanilla común (Chamaemelum nobile), la manzanilla alemana es una de las hierbas medicinales más comunes en el hogar, y una de las que más usos tiene. Botánicamente, es una especie que pertenece al orden Asterales, a la familia Asteraceae y al género Matricaria.

Esta planta de bonitas y aromáticas flores es nativa de Europa y el oeste de Asia, y se distribuye principalmente en las regiones templadas. No obstante, tras años de viajes y contacto humano se ha extendido hasta Norteamérica y lugares tan lejanos como Australia. Crece silvestre en campos, en los bordes de las carreteras y en campos de cultivo.

También se le conoce como manzanilla de Castilla, dulce o cimarrona.

¿Cómo es?

Se le reconoce por sus flores compuestas, típicas de la familia Asteraceae, que aparecen en verano-otoño. Consisten en una cabeza o pseudanthium de decenas de florecillas amarillas, y varias lígulas a su alrededor de color blanco, que despiden un aroma dulce y suave.

Los tallos herbáceos son erectos y muy ramificados, y a lo largo de su longitud crecen hojas verdes muy estrechas. En total, la planta alcanza una altura de entre 15 y 60 centímetros. Desarrolla frutos llamados aquenios, que muestran un color marrón ligeramente amarillento, y semillas pequeñas.

Posee propiedades relajantes, eméticas, antiinflamatorias, demulcentes, entre muchas otras.

Cultivo y cosecha

La manzanilla alemana es resistente y crece fácilmente, por lo que su cultivo no da mayores problemas. Por lo regular, se propaga por medio de semillas en primavera u otoño, en suelos húmedos a secos pero bien drenados. Pueden ser un poco ácidos, o bien, neutros. Se desarrolla mejor en lugares que reciben pleno sol.

La planta puede crecer lentamente, pero no requiere muchos cuidados. Las flores se recolectan entre mayo y agosto, justo cuando se abren. Aunque no es malo ponerlas a secar, frescas o congeladas conservan mucho mejor su aceite.

Constituyentes activos

La manzanilla alemana contiene aceite esencial (que incluye bisabolol, farneseno, isadol y camazuleno), flavonoides, cumarinas, mucílagos y ácidos grasos.

Propiedades

Relajantes, eméticas, antiinflamatorias, demulcentes, antialergénicas, nervinas, diuréticas, antihelmínticas, antidepresivas, fungicidas, colagogas, amargas, sedantes, emenagogas, antiespasmódicas, febrífugas, hipotensivas, estimulantes, carminativas, antioxidantes, antivirales, analgésicas, digestivas, antisépticas, diaforéticas y vulnerarias.

Partes utilizadas

Solamente las flores. De la planta se extrae un aceite esencial.

Usos medicinales tradicionales

El famoso té de manzanilla es un remedio casi universal para dolores de estómago y problemas relacionados con los nervios.

Sistema digestivo. Matricaria recutita se emplea en el tratamiento de pérdida de apetito, diarrea, colitis, úlceras gástricas, estreñimiento, indigestión o dispepsia, acidez, ardor de estómago, exceso de gases, úlceras bucales, síndrome de intestino irritable, gastroenteritis, náuseas, cólico y, en general, molestias digestivas que producen dolor y espasmos relacionados con el estrés. Reduce los temblores al relajar los nervios y el músculo liso, reduce la inflamación y los ácidos e inhibe el crecimiento de bacterias. El camazuleno es un potente antiinflamatorio.

Es ideal cuando hay indigestión, falta de apetito y exceso de gases, pues sus compuestos amargos promueven la producción de bilis en el hígado. Generalmente segura, puede ofrecerse a los niños muy pequeños.

Sistema respiratorio. En remedios internos alivia los síntomas de resfriados, gripes, dolores de garganta, asma, sinusitis y fiebre del heno. Si están acompañados de fiebre, ayuda a reducirla al estimular la sudoración. Su efecto antibacteriano apoya al combate de las infecciones.

Sistema nervioso. Los compuestos de la manzanilla permiten la relajación del sistema nervioso y, por lo tanto, del alivio de problemas como estrés, tensión, insomnio, depresión leve (incluso la que se produce durante la menopausia), migraña y dolores de cabeza más leves. Sus efectos sedantes propician la conciliación del sueño, es por eso por lo que ha sido uno de los remedios más antiguos para tratar el insomnio.

Sistema inmunitario. Matricaria recutita tiene unos flavonoides llamados quercetina y apigenina, que inhiben en los mastocitos (un tipo de células) la liberación de histamina; esta es la que causa los síntomas más comunes de las alergias. Cuando la histamina se reduce, también pueden disminuir las erupciones en la piel y el lagrimeo.

Sistema tegumentario. El bisabolol es efectivo para acelerar la curación de úlceras, por eso la manzanilla alemana se usa cuando hay úlceras gástricas y pépticas. Estimula la reparación de tejidos y la cicatrización normal. En remedios externos puede usarse el aceite, el té o las hojas húmedas dentro de bolsitas. Funciona para desinflamar y prevenir la infección de heridas cutáneas, y es auxiliar en eccema, quemaduras leves, llagas, escaldaduras, mastitis y abrasiones. Si se aplica sobre articulaciones inflamadas y doloridas, proporciona alivio.

La manzanilla puede usarse para limpiar, y humectar y aliviar la irritación de los ojos.

Sistema inmunitario. Contribuye en el tratamiento de infecciones urinarias.

Sistema reproductivo. Por su acción antiespasmódica puede aliviar cólicos menstruales.

Preparaciones comunes

El remedio por excelencia preparado con manzanilla alemana es el té (infusión); sin embargo, con sus flores también puede prepararse tinturas y compresas, mientras que el aceite esencial se emplea en dolencias externas.

Contraindicaciones

Las reacciones adversas a la manzanilla alemana son raras, pero puede provocar problemas o dermatitis por contacto en personas muy sensibles. Debe evitarse su uso interno durante el embarazo.

Por otra parte, se ha reportado un nivel ligeramente alto de pesticidas y metales pesados en la manzanilla alemana proveniente del este de Europa, por lo que conviene conseguir la de origen orgánico.

Curiosidades

-La manzanilla romana o común (Chamaemelum nobile) no tiene las propiedades antiinflamatorias que la manzanilla alemana sí posee.

-Su aroma es menos fuerte que el de la manzanilla común.

-El uso medicinal más antiguo que se ha registrado de la manzanilla alemana está en el Papiro Ebers, un tratado médico del Antiguo Egipto.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Matricaria_chamomilla

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3210003/

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.