Lúpulo – Humulus lupulus

El lúpulo tiene una larga historia como un fuerte sedante natural. Muchas personas lo relacionan con la cerveza, al ser uno de sus ingredientes. De hecho, se usa desde el siglo IX en la fabricación de esta bebida debido a su poder de preservación, pero además le confiere un delicado sabor amargo.

La planta es miembro del orden Rosales, de la familia Cannabaceae y del género Humulus. Es nativa de Europa, Norteamérica y el oeste de Asia. Sus propiedades medicinales fueron conocidas desde épocas antiguas; Plinio El Viejo la nombró Lupus salictarius.

¿Cómo es es lúpulo?

El lúpulo es una planta herbácea trepadora y perenne, rizomatosa y muy parecida a una vid. Tiene tallos cubiertos con pelillos, que se enrollan en las estructuras cercanas. En total puede alcanzar unos 6 o 7 metros de altura.

Hojas lobuladas y de bordes dentados crecen a lo largo de los tallos, con una longitud de hasta 15 centímetros. Cada hoja tiene entre 3 y 5 lóbulos. Se trata de una planta dioica, ya que, o es femenina, o es masculina. Las flores masculinas son redondas, muy pequeñas y de color verde con tintes amarillos, y crecen en ramilletes llamados amentos. Por su parte, las flores femeninas se desarrollan en unas estructuras cónicas llamadas estróbilos, que aparecen entre julio y agosto.

Cultivo y cosecha.

El cultivo comercial de Humulus lupulus se limita a las plantas femeninas, que son las que desarrollan los estróbilos usados para la elaboración de cerveza y remedios naturales.

Es una planta resistente que se propaga en primavera por esquejes de puntas blandas de las flores femeninas. Pocas veces se propaga por semillas. Requiere un suelo bien drenado, húmedo, neutro o alcalino, así como un sitio soleado o parcialmente sombreado. Las flores femeninas se recolectan en otoño y se usan frescas o secas.

El lúpulo es uno de los remedios tradicionales para los problemas del sueño, valorado por su efecto relajante sobre el sistema nervioso central.

Constituyentes activos.

Aceite volátil (contiene humuleno), flavonoides, taninos polifenólicos, oleorresina (incluye humulona) y sustancias estrogénicas.

Propiedades del lúpulo.

Analgésicas, narcóticas, nervinas, sedantes, soporíficas, alergénicas, antisépticas, tranquilizantes, antibacterianas, antiespasmódicas, amargas, diaforéticas, diuréticas, digestivas, emenagogas, emolientes, estrogénicas, expectorantes, fungicidas, lactagogas, laxantes, tónicas, estomacales, uterotónicas y vermífugas.

Partes utilizadas.

Estróbilos (flores femeninas).

Beneficios del lúpulo en el cuerpo humano.

Sistema nervioso

En el viejo continente, el lúpulo es uno de los remedios tradicionales para los problemas del sueño, muy valorado por su efecto relajante sobre el sistema nervioso central. Es un sedante potente; sin embargo, es seguro para adultos y niños.

En general, reduce el estrés y la ansiedad, calma los nervios y relaja los músculos tensos. Ayuda a inducir al sueño, por lo que es magnífico cuando hay insomnio, y mucho mejor si se combina con valeriana (Valeriana officinalis). También es adecuado para tratar irritabilidad, pesadillas, inquietud y sensación de histeria, es decir, para calmar estados de humor exacerbados. El té, bebido a lo largo del día, contribuye a la relajación general. Si se agrega al agua del baño del bebé o niño, puede ayudar a aliviar el cólico.

Un efecto especial de esta hierba es que brinda una sensación de entumecimiento. Esto la hace indicada en el tratamiento del dolor nervioso.

Sistema reproductivo.

En madres estresadas y ansiosas, el lúpulo es un buen remedio para aumentar el flujo de leche materna. Por su acción estrogénica puede ser auxiliar en el alivio de sudores nocturnos que ocurren durante la menopausia.

Se ha usado para tratar priapismo y eyaculación precoz, ya que puede reducir el deseo sexual.

Sistema cardiovascular.

El lúpulo es auxiliar en el tratamiento de la hipertensión.

Sistema tegumentario.

Se aprovecha su acción antiséptica en úlceras en las piernas e infecciones de la piel. Asimismo, puede servir para tratar el eccema y el herpes.

En algunas partes de Europa se le usó para calmar el dolor de articulaciones por reumatismo.

Sistema digestivo.

El sabor bastante amargo del lúpulo indica una propiedad efectiva sobre este sistema, al estimular su funcionamiento y aumentar el flujo de jugos gástricos. Es especialmente efectivo en dolencias digestivas relacionadas con el estrés y la ansiedad; relaja los espasmos y calma el cólico. Puede usarse para aliviar los síntomas de la indigestión, la colitis y del intestino irritable. Para este último caso, funciona mejor con manzanilla común (Chamomilla recutita).

Curiosamente, el lúpulo ayuda a aumentar de peso si se consume como tratamiento para este fin. Puede usarse en casos de anorexia y anemia por deficiencia de nutrientes. En tintura restablece el apetito.

Usos y propiedades del lúpulo.

Lúpulo – Humulus lupulus

Preparaciones comunes.

Por su sabor amargo, el lúpulo se consume más en tinturas, cápsulas y tabletas. No obstante, también se administra en tés (infusiones).

Contraindicaciones.

El consumo terapéutico del lúpulo está contraindicado en mujeres embarazadas, por su acción uterotónica. Tampoco es recomendable tomarlo durante depresiones o trastornos en los que hay cambios de humor, ya que los puede empeorar. Personas con historial depresivo deben evitarlo.

Es capaz de intensificar el efecto de fármacos sedantes, por lo que se recomienda consultar al médico antes. En algunas personas, su manipulación ocasiona erupciones en la piel.

Curiosidades del lúpulo.

– Algunas tribus nativas norteamericanas lo usaban para remediar el insomnio.

– Se dice que Abraham Lincoln y Jorge III de Inglaterra descansaban en almohadas rellenas de lúpulo para ayudarse a dormir mejor.

– Los reyes Enrique VI y Enrique VIII de Inglaterra prohibieron su cultivo al considerarlo maleza.

– El proceso de uso de lúpulo en la cerveza ya era común en la Edad Media, pero fue hasta el siglo XVI cuando llegó a Gran Bretaña.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Humulus_lupulus

http://www.pfaf.org/user/plant.aspx?LatinName=Humulus+lupulus

Rebecca Johnson, Tieraona Low Dog, Steven Foster y David Kiefer. (2012). Guide to medicinal herbs. National Geographic Society.

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.