Leche de Avena, Beneficios y Cómo Hacerla en Casa.

En el artículo 10 Beneficios de la Avena y como prepararla aprendimos todo acerca de los nutrientes que pueden obtenerse comiendo avena regularmente.

La leche de avena es una bebida derivada de las semillas de la planta Avena sativa que se ha tomado desde hace mucho tiempo; sin embargo, la comunidad vegana y vegetariana la han popularizado en los últimos años, a raíz de la gran demanda mundial por mejores alternativas de alimentación libre del maltrato animal y del uso de químicos en los alimentos.

La leche de avena es perfecta para aquellas personas que desean controlar su peso de manera saludable, combinándolo con actividad física diaria y una alimentación balanceada. En otras palabras, la leche de avena ayudará a alcanzar los objetivos de todo individuo que desee mejorar su calidad vida cambiando hábitos de manera permanente.

Tiene un sabor agradable y es una excelente alternativa a la leche de vaca, pues es baja en grasa y sin lactosa, ideal para los intolerantes a este disacárido. Puede usarse de la misma manera que se usa la leche de soya o la leche de arroz.

Algunos beneficios de consumir leche de avena.

Entre los nutrientes que aporta la leche de avena está la fibra, el calcio, el hierro, la vitamina A, entre otros elementos valiosos que dan un total aproximado de 15 vitaminas y 10 minerales esenciales. Al no contener grasas ni colesterol malo, es excelente para personas que quieran prevenir problemas del corazón o que estén atravesando un proceso de adaptación a una nueva dieta.

No solo el corazón se ve beneficiado, sino el sistema inmunológico en general al prevenir varias enfermedades crónicas.

La leche de avena también nutre los huesos haciéndolos más resistentes. El hierro y el calcio contenido mantiene la densidad ósea conforme la edad del individuo previniendo fracturas.

hacer leche de avena

La vitamina A puede actuar como un antioxidante que mejora la calidad de la visión al reducir la degeneración macular y el estrés oxidativo de la retina.

Otro beneficio es la calidad de alimento que representa. Al ser una bebida-alimento natural que puede ser elaborada en casa, no contiene químicos añadidos ni procesos de dudosa elaboración que representen peligros potenciales a la salud.

Un beneficio de la leche de avena que los vegetarianos y veganos disfrutan compartir, es el hecho de que no proviene de vacas u otros animales explotados en granjas lecheras. Según investigaciones de PETA Latino, organización internacional dedicada a defender los derechos de los animales, tanto terneros como madres sufren maltrato. Las máquinas son manipuladas genéticamente y conectadas a máquinas ordeñadoras que las lesionan gravemente. Ante esta problemática que poco a poco se ha dado a conocer, el público está optando por otros tipos de leches que no involucren vidas inocentes, como la leche de soya, de arroz, de almendra y claro, de avena.

Además de reducir el estrés oxidativo general, el consumo regular de leche de avena también reduce la inflamación del cuerpo y con ello, la posibilidad de desarrollar enfermedades crónicas y degenerativas.

El Beta glucano contenido disminuye el riesgo de padecer diabetes tipo 2 al regular el nivel de azúcar en la sangre. La leche de avena por las mañanas mantendrá los niveles adecuados por el resto del día.

Aporta energía para comenzar el día. La leche de avena es tan nutritiva, que puede formar parte de un desayuno muy completo junto con la fruta. Esto ayudará a que tengamos energía y vitalidad el resto del día.

Cómo preparar leche de avena casera.

El procedimiento es fácil y rápido.

Se requiere

1/2 taza de copos u hojuelas de avena, ya sea enteros o suaves. Verifica que la avena que adquieras no contenga aditivos como azúcares o conservadores. Si es posible, consigue avena orgánica.

Agua purificada, la necesaria.

1 pizca de sal de mar.

hacer leche avena

Procedimiento para hacer leche de avena.

1. Se deja remojando la avena por 5 o 6 horas dentro del refrigerador. Recuerda taparla para evitar que absorba olores.

Algunas personas realizan tres enjuagues a la avena hasta que el color del agua queda blancuzco pálido y con ello proceden a utilizarla. El agua sobrante puede vaciarse a macetas para que las plantas también se nutran.

2. Se cuela y se coloca la avena suavizada dentro de la licuadora con una cucharadita de aceite de coco orgánico extra virgen. Esto es opcional, pero le dará un sabor más rico.

3. Añade una pizca de sal (de preferencia no refinada).

4. Se agrega un litro de agua purificada a temperatura tibia.

5. En el quinto paso puedes optar por dos opciones: triturar más la avena directamente en la licuadora para después colarla, o, cocinar la avena por 5 minutos a fuego medio antes de triturarla. La primera opción es más rápida, pero en la segunda, la leche es más homogénea y dura más tiempo en la nevera.

Si elegiste la segunda, procura dejar enfriar un poco la avena cocida antes de pasarla a la licuadora.

6. Se cuela el producto resultante y en caso de que sea muy espeso, se añade agua hasta conseguir a consistencia deseada.

7. Por último, existe la opción de saborizarla con otros ingredientes ricos y nutritivos como canela, miel de agave o vainilla, pero también puede disfrutarse natural.

Esta leche debe consumirse entre los primeros 3 días, con un máximo de 5 días. Pues recordemos que no posee conservadores.

Esta leche puede usarse como cualquier otra: para licuados, cereales, champolas, smoothies, entre otras creaciones deliciosas y nutritivas.

Fuentes

healthydietbase.com/amazing-benefits-of-oat-milk/

organicfacts.net/oat-milk.html#oat-milk-benefits-