Lavanda (Lavandula angustifolia o Lavandula officinalis)

La lavanda o espliego es una de las plantas aromáticas más populares del mundo. Sus bellas flores de distintivo color, su delicada y fina fragancia y sus múltiples usos en la industria y el hogar la han hecho ampliamente cultivada en numerosas partes del mundo, a pesar de ser nativa de la zona mediterránea; específicamente, es endémica de España, Italia y Francia. Puede crecer a alturas de hasta 1,800 metros sobre el nivel del mar, y su cultivo es especialmente exitoso en el sur de Francia.

La lavanda pertenece al orden Lamiales, a la familia Lamiaceae y al género Lavandula.

¿Cómo es la lavanda?

La lavanda silvestre es una planta que crece como un pequeño arbusto perenne de 1 o 2 metros de altura, con tallos verticales semileñosos. Tiene pequeñas y estrechas hojas de 2 a 6 centímetros de longitud y hasta 6 milímetros de ancho; estas hojas aparecen al principio con un tono blanquecino y a medida que maduran se tornan más verdes. Los tallos tienden a volverse leñosos con el transcurso del tiempo.

Sus características flores se desarrollan durante el verano, en espigas de hasta 8 centímetros de longitud que a su vez crecen sobre tallos de unos 35 centímetros de altura. Presentan el color que lleva su nombre, lavanda, o bien, un tono púrpura azulado o violeta. Algunas flores de plantas cultivadas pueden mostrar un color azul, blanco o rosado. En estado silvestre desarrolla frutos pequeñísimos con semillas.

Se reconoce a la lavanda como una hierba auxiliar en casos en los que hay intranquilidad o problemas para dormir.

Cultivo y cosecha de la lavanda

La lavanda suele cultivarse con motivo ornamental. Puede propagarse por semillas en otoño o por esquejes en verano; estos últimos en estado semimaduro. Es mejor sembrarla en suelo moderadamente profundo, neutro a alcalino, fértil, drenado a ligeramente arenoso, en un sitio a pleno sol o con un poco de sombra. Si debe sembrarse más de una planta se recomienda separarlas por 30-60 centímetros entre sí.

Es generalmente resistente y tolera sequías, cierta salinidad y vientos, pero debido a su origen mediterráneo no tolera ambientes especialmente helados. Es buena idea recortarla un poco en primavera para que se vuelva más frondosa.

El momento idóneo para cosechar solo las flores es cuando estas comienzan a abrirse; es entonces cuando pueden usarse frescas o ponerse a secar para mantener sus constituyentes activos. Hay que evitar recoger las flores cuando están completamente abiertas, ya que así no están en su mejor momento.

Constituyentes activos

Flavonoides, taninos, aceite volátil (que contiene linalool, geraniol, acetato de linalilo, acetato de lavandulilo, nerol, borneol, limoneno y cariofileno), cumarinas y triterpenos.

Propiedades

Diuréticas, carminativas, tónicas, antiespasmódicas, analgésicas, estimulantes, digestivas, sedantes, antimicrobianas, antioxidantes, antidepresivas, antisépticas, anestésicas, antibacterianas, antiinflamatorias, antivirales, hipotensivas, colagogas, coleréticas, emenagogas, fungicidas, nervinas, rubefacientes, estomacales, tranquilizantes y vulnerarias.

Partes utilizadas

De Lavandula angustifolia se usan las flores, y en menor medida, las hojas. El aceite esencial, extraído de la planta, tiene un amplio uso.

Usos medicinales tradicionales de la lavanda.

Se reconoce a la lavanda como una hierba auxiliar en casos en los que hay intranquilidad o problemas para dormir, pero tiene muchos más usos medicinales.

Sistema nervioso.

Las efectivas propiedades sedantes y tranquilizantes hacen a Lavandula angustifolia una de las mejores hierbas para aliviar irritabilidad, tensión, ansiedad, dolor de cabeza, migraña, cansancio físico, nerviosismo, agotamiento nervioso, insomnio y problemas semejantes. Provee un profundo efecto relajante, y funciona como un antidepresivo ligero, efectivo para contribuir en el tratamiento de depresiones ligeras al levantar el estado de ánimo.

Si se combina con otras plantas de usos similares, como la pasionaria o el romero, se tienen remedios muy potentes. Para esto, puede tomarse en infusiones o tinturas de flores, o aplicar el aceite esencial sobre la piel o en baños, cataplasmas, compresas, etcétera para inhalar los vapores.

Sistema respiratorio.

Por sus propiedades antibacterianas, antifúngicas y antisépticas ayuda a combatir infecciones internas, como en el caso de resfriados, gripes, dolor de garganta laringitis y amigdalitis. Disminuye la temperatura corporal si se toma como té caliente.

Sistema digestivo. Como antiespasmódica, ayuda a aliviar los síntomas del cólico, la indigestión y el síndrome de colon irritable; incluso puede reducir los espasmos que se presentan por la enfermedad de Crohn y los calambres menstruales. En general, es efectiva cuando las dolencias digestivas tienen una causa nerviosa. El aceite sobre el abdomen puede brindar un ligero y rápido alivio.

Sistema tegumentario. La tintura y el aceite diluido son efectivos tratamientos para desinfectar y aliviar la inflamación de infecciones en la piel por estafilococos y estreptococos, así como de hongos y otras bacterias. Asimismo, promueve la reparación de tejidos y reduce el desarrollo de cicatrices grandes.  Puede usarse en raspaduras, quemaduras, heridas leves, eccema, acné, erupciones con comezón, úlceras varicosas, picaduras y mordeduras de insectos.

Usos y propiedades de la lavanda.

Preparaciones comunes

Se consume vía interna, mayoritariamente, en forma de tés (infusiones) y tinturas, mientras que su aceite esencial puede usarse sobre la piel en bálsamos, ungüentos, cremas, baños, compresas o bien, solo.

Las mujeres embarazadas deben evitar su consumo interno durante largos períodos.

Contraindicaciones

Las mujeres embarazadas deben evitar su consumo interno durante largos períodos. El aceite esencial nunca debe tomarse en remedios de uso interno; en algunas personas causa dermatitis por contacto. Si la infusión se toma durante períodos prolongados puede ocasionar cólico y otros problemas estomacales.

Curiosidades

-Sus hábitats naturales son zonas montañosas.

-Tiene numerosos cultivares, mantenidos por su aroma u otras características especiales. Algunos cultivares famosos son Lavandula angustifolia “Hidcote”, Lavandula angustifolia “Folgate” y Lavandula angustifolia “Imperial Gem”.

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Lavandula_angustifolia

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Lavandula+angustifolia

http://www.iucnredlist.org/details/203244/0

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.