¡No los uses!

A principios de 2014, la revista The Journal of Alternative and Complementary Medicine publicó un estudio de caso en el que se dio a conocer la muerte, en 2011, de una mujer de 61 años de Colorado, Estados Unidos, poco después de recibir una inyección de cloruro de cesio en una mama. La mujer además tomaba desde hacía tiempo atrás tabletas de cesio como suplemento para tratar un cáncer de mama, por recomendación de un nutricionista.

El problema es que el cesio es un metal pesado que a pesar de venderse en muchos países como alternativa para el tratamiento del cáncer de mama, no existe evidencia de que funcione, y llega a ser peligroso para el cuerpo. Así como este, hay muchos ingredientes, ya sea de origen natural o no, a los que es mejor evitar debido a que representan un peligro para la salud humana y para el medio ambiente.

Evita:

-Animales y partes de animales.

Muy comunes en la medicina china tradicional, si bien no existen evidencias científicas que prueben su eficacia. Aquí se incluyen aletas de tiburón, bilis de oso, cálculos biliares de vacas, cuernos de rinoceronte, pene de tigre, caballitos de mar secos y plastrón de tortuga, usados para tratar desde impotencia hasta falta de vitalidad.

Aun si estos ingredientes funcionaran, su uso promueve la caza ilegal de especies que hoy se encuentran amenazadas debido a la alta demanda de sus partes. Es el caso de los rinocerontes y los tigres. Los métodos de recolección de las partes son a menudo bárbaros y suponen sufrimiento para los animales.

Hoy en día es relativamente fácil conseguir estos ingredientes en los mercados y tiendas de medicina tradicional, pero definitivamente hay que evitarlos e incluso, si son ilegales, denunciar su venta.

-Plantas venenosas y tóxicas.

Hay plantas marcadamente venenosas, como el acónito, que siguen apareciendo en algunos libros de remedios caseros, pero que no debes tocar ni consumir. Hay otras, como la efedra, que están relacionadas con problemas de salud cuando se usan mal o se toman en exceso; si no estás seguro o no estás completamente sano no las tomes, o pregunta antes a un médico profesional.

Aquí se incluyen aquellas hierbas que crecen en ambientes contaminados. En 2015 una joven de Reino Unido enfermó gravemente de hepatitis, posiblemente tras ingerir, durante muchos meses, un té verde de origen chino que consiguió en línea. El té verde (Camellia sinensis) es benéfico para la salud, pero no se sabe si el que la chica consumió estaba contaminado. Ella nunca sospechó nada, ya que la etiqueta del producto tenía caracteres chinos. Aquí resalta la importancia de leer siempre las etiquetas, de asegurarse del origen de los productos herbales y del cuidado que debe tenerse al comprar en línea.

-Plantas amenazadas o en peligro de extinción.

Estas son punto y aparte. En realidad no es que no sean útiles; por el contrario, algunas son muy buenas para la salud y muy comunes en muchos remedios caseros, pero si las recolectamos de su hábitat natural o las conseguimos sin conocer su origen exacto, afectamos su estado de conservación. La equinácea (Echinacea spp.)  por ejemplo, está en riesgo en gran parte de la zona donde habita, al igual que el ginseng americano (Panax quinquefolius), y mientras este se encuentra en algunas recetas específicas, la equinácea está presente en numerosos remedios relacionados con el sistema inmunitario.

Si necesitamos verdaderamente plantas amenazadas debemos asegurarnos de que provengan de un cultivo orgánico o bien, quizá sea posible cultivarlas en el jardín. De lo contrario, debemos evitarlas y usar hierbas alternas.

Sustancias peligrosas en la medicina natural.

-Arsénico.

En el pasado, este semimetal fue ampliamente usado en remedios para aclarar la tez de mujeres, pero también como veneno para animales y seres humanos. Dichos remedios cosméticos fueron causa de males de salud por envenenamiento y hasta muertes, y algunas personalidades históricas, como Napoleón Bonaparte y el rey Jorge III de Reino Unido, pudieron ser envenenadas intencionalmente con la sustancia.

Hoy en día se sabe que es un agente sumamente tóxico, capaz de contaminar el agua, al que nunca debemos recurrir por nuestra cuenta. De todas maneras, por fortuna ya no es un ingrediente de fácil acceso.

-Metales pesados.

El plomo y el mercurio han sido dos de los metales pesados más usados en la medicina tradicional, lo cual conllevó males de salud, a veces sin conocer la causa. Ignora cualquier receta que los contenga. Actualmente la homeopatía aún elabora remedios con plantas venenosas como la belladona y el acónito, e incluso con arsénico y metales pesados. Si bien están sumamente diluidos, es preferible evitarlos.

Existen muchos otros ingredientes peligrosos e ineficaces, pero, en general, prescinde de aquellos de origen incierto, de sustancias y metales tóxicos y de aquellos que no están regulados por las autoridades de tu país. No arriesgues tu salud ni el medio ambiente.

 

 
Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Traditional_Chinese_medicine

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23841836

https://nccih.nih.gov/health/homeopathy

https://nccih.nih.gov/health/whatiscam/chinesemed.htm

http://www.livescience.com/52392-green-tea-hepatitis.html

http://abcnews.go.com/Health/alternative-breast-cancer-treatment-cited-womans-death/story?id=21461325

(1997). Remedios, curaciones y tratamientos médicos. México: Reader’s Digest México.