Ante los numerosos depredadores que acechan en la naturaleza, las plantas han desarrollado diversos sistemas de defensa natural: sabores desagradables, espinos y pelos urticantes son solo algunos que afectan a animales y seres humanos. Un espino puede herir, pero la herida en la piel sana sin mayor contratiempo. Por lo regular, los sistemas de defensa más potentes y peligrosos consisten en sustancias químicas que tienen efectos negativos en el organismo.

Gran parte de las plantas contienen sustancias tóxicas que resultan perjudiciales en dosis altas o administradas de cierta manera; por ejemplo, las semillas, hojas, corteza y flores frescas del castaño de Indias (Aesculum hippocastanum) son peligrosas si se consumen directamente debido a la presencia de esculina, pero las preparaciones en dosis bajas suelen ser seguras.

Hay hierbas que sí son más tóxicas y pueden provocar desde irritación en la piel hasta la muerte si consumen o incluso si se tocan; entonces se dicen que son venenosas. Esto es muy peligroso, especialmente para las personas que no están muy familiarizadas con las hierbas. Si es tu caso, toma nota de las siguientes hierbas venenosas y no las siembres ni las uses a menos que se indique sí puedes hacerlo y bajo condiciones específicas.

No las toques

Hay hierbas que son muy tóxicas y pueden provocar desde irritación en la piel hasta la muerte si se consumen o incluso si solo se tocan.

Belladona (Atropa belladonna). Se conocen más sus efectos al ser ingerida, pero el contacto con esta hierba puede provocar irritación y la formación de pústulas en la piel. Evita tocarla y consumirla.

Perejil gigante (Heracleum mantegazzianum). Fue cultivada con fines ornamentales, pero esta planta es fototóxica: si la piel entra en contacto con la savia y después se expone a la luz solar, se enrojece, aparece comezón y después se forman unas dolorosas ampollas que pueden dejar cicatrices oscuras.

Sanguinaria (Sanguinaria canadensis). Los nativos americanos la usaron por sus propiedades eméticas, y hoy algunas personas la han usado para tratar el cáncer de piel, pero ¡no la uses! Podría causar lesiones deformantes.

Celidonia mayor (Chelidonium majus). Es una hierba muy útil, pero evita tocarla con las manos desnudas porque es capaz de desencadenar dermatitis de contacto e irritación en los ojos si los tocas después de manipularla. Si no la necesitas, no la siembres.

Hiedra venenosa (Toxicodendron radicans), roble venenoso (Toxicodendron diversilobum) y zumaque venenoso (Toxicodendron vernix). Estas hierbas contienen urushiol, una sustancia irritante de la piel que ocasiona dermatitis moderada a severa.

No las consumas

Dedaleras o digitalis (Género Digitalis). Una sobredosis de esta hierba causa confusión, diarrea, dolor de cabeza, psicosis, taquicardia, vómitos y hasta asfixia o insuficiencia cardíaca. Para evitar una sobredosis accidental, prescinde de remedios caseros con ellas, sobre todo con Digitalis purpurea.

Acónito (Género Aconitum). También ha sido utilizada como hierba medicinal, pero esta es una de las plantas más venenosas del mundo. Todas sus partes contienen peligrosos alcaloides, y su ingestión puede provocar náuseas, vómito, diarrea, hormigueo, entumecimiento y hasta la muerte, debido a sus propiedades cardiotóxicas, narcóticas, cardiotónicas, paralíticas, etcétera.

Las flores son muy bonitas, pero la hierba no debe ser usada para fines medicinales si no se desea una muerte dolorosa. Evita plantarla con fines ornamentales, ya que en un descuido los niños pueden acceder a ella.

Eléboro blanco, ballestera (Veratrum album). Todas las partes de esta hierba, usada en homeopatía, son altamente tóxicas. Si se consume apenas 1 o 2 g, puede provocar diarrea, vómitos, dificultad para respirar e incluso la muerte.

Lirio de los valles (Convallaria majalis). Muchas personas la usan como planta ornamental por sus bonitas y fragantes flores, pero todas sus partes esconden un alto nivel de toxicidad. Los tallos y las hojas contienen glucósidos cardíacos que en grandes cantidades pueden ser mortales.

Acedera (Rumex crispus). Es una hierba muy común en la herbología, pero las hojas tienen alto nivel de toxicidad y no deben consumirse en ningún remedio de uso interno (tés, tinturas, jarabes, etcétera).

Vinca o vincapervinca de Madagascar (Catharanthus roseus). Es muy popular como planta ornamental, pero su savia y tejidos son muy tóxicos. Consulta con un herborista o un médico profesional antes de consumir un remedio con esta hierba.

Aloe. Existen varias especies de plantas muy similares a la sábila (Aloe vera), pero solo esta última es segura para tocar y consumir.

Cólquicos (Género Colchicum). Sus partes han sido usadas en la medicina tradicional, pero no debes plantarla ni usarla en remedios caseros. Tanto sus hojas como sus semillas y cormo contienen altos niveles de ciertos alcaloides, lo que las hace hierbas venenosas.

Ombú y otras del género Phytolacca. Son hierbas venenosas para los mamíferos debido a su contenido de fitolacatoxina y fitolacigenina. Aunque su toxicidad disminuye cuando se les cuece, si esto no se hace adecuadamente conservan su peligrosidad. Evita riesgos, no la uses en remedios caseros.

Ten cuidado con estas hierbas de uso común:

Castaño de Indias. Existe riesgo de irritación en el tracto digestivo. Por seguridad, evita administrar a los niños remedios caseros con esta hierba.

Ortiga mayor (Urtica dioica). No es una hierba peligrosa, pero si la conoces, sabrás que está cubierta con pelillos urticantes que cuando se tocan causan ardor, comezón y hasta ampollas. Manéjala con cuidado, porque los pelillos liberan el ácido fórmico que causan esas reacciones.

Ricino (Ricinus communis). Un producto muy común en los hogares es el aceite de ricino, debido a sus múltiples usos tanto medicinales como cosméticos. Sin embargo, las semillas, ricas en ricina, son altamente tóxicas, y no deben consumirse, pues tan solo 2 o 3 llegan a provocar la muerte. Es una de las hierbas más venenosas del mundo.

Primaveras o prímulas (Primula veris y Primula vulgaris). No son peligrosas, pero en algunas personas causan irritación en la piel al ser tocadas.

Ruda (Ruta graveolens). También puede irritar la piel al manipularla.

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_poisonous_plants

https://en.wikipedia.org/wiki/Aesculus_hippocastanum

http://www.britannica.com/list/7-of-the-worlds-deadliest-plants

https://en.wikipedia.org/wiki/Colchicum

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España: Grijalbo Mondadori.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos: Elsevier Butterworth-Heinemann.

O. Phelps Brown. (1897). The complete herbalist. Estados Unidos.

Marilyn Barrett (Editor). (2004). The handbook of clinically tested herbal remedies. Volume 1.The Haworth Press, Inc.

Jiri Stodola, Jan Volak. (1992). The illustrated encyclopedia of herbs. Their medicinal and culinary uses. Dorset Press.