Hypericum perforatum

La hierba de San Juan, también conocida en diversas partes del mundo como hipérico, corazoncillo, hipericón y hierba de San Juan común, entre otros nombres, es una hierba conocida por su uso en el tratamiento de la depresión. Se cree que ya en el Renacimiento el alquimista y médico Paracelso pudo haber reconocido sus propiedades para el tratamiento de padecimientos de la mente.

Esta hierba es una de las más de 400 especies del género Hypericum, el cual pertenece a la familia Hypericaceae. Es una planta nativa de regiones templadas de Asia y de bosques y setos de Europa (en donde es muy común), aunque se ha naturalizado en muchas partes de Norteamérica, Sudamérica, China, India y África, especialmente en los pastos. Incluso, puede ser vista más como maleza que como una hierba provechosa.

¿Cómo es?

La hierba de San Juan es una planta perenne de tallos leñosos en la base, pero suaves en el resto de su longitud. Crece a partir de rizomas rastreros y se ramifica profusamente en su parte superior. Alcanza una altura de alrededor de 1 metro. Sus hojas son de un color verde-amarillento brillante, pequeñas y de forma alargada, ovalada a oblonga, con una longitud de 1 a 2 centímetros. Estas hojas son sésiles, es decir, no penden de un tallo.

Lo más llamativo de Hypericum perforatum son sus flores amarillas con delicados pétalos salpicados de algunas motas oscuras, que tienden a aparecer entre mayo y agosto. Cada una cuenta con 5 pétalos y varios estambres en el centro, y miden aproximadamente 2.5 centímetros de diámetro. Produce frutos pequeños en forma de cápsulas que adquieren una tonalidad púrpura a rojiza, y diminutas semillas que maduran entre julio y septiembre, aproximadamente.

 

Si se cultiva requiere pocos cuidados, ya que es muy resistente y no necesita condiciones especiales.

Cultivo y cosecha

En su hábitat natural, la hierba de San Juan prospera en pastos, bosques abiertos y, en general, en zonas con un suelo rico en cal. Si se cultiva requiere pocos cuidados, ya que es muy resistente y no necesita condiciones especiales. En general, se propaga mediante semillas preferentemente en primavera u otoño. Puede crecer muy bien en suelos húmedos, bien drenados y hasta secos, en sitios soleados o con algo de sombra. Si se deja desarrollar a sus anchas es polinizada por moscas y abejas.

La hierba debe recolectarse cuando comienza a florecer, que es justo cuando sus constituyentes activos están en perfecto estado, más o menos a mediados o finales de julio. Si su uso no es inmediato, es importante ponerla a secar rápidamente.

Constituyentes activos

La hierba de San Juan contiene glucósidos, resina, pectinas, taninos, catecol, flavonoides, aceite esencial y naftodiantronas (incluidas la hipericina y la pseudohipericina).

Propiedades

Analgésicas, antibacterianas, astringentes, antidepresivas, nervinas, antiedémicas, antiinflamatorias, antisépticas, antiespasmódicas, vermífugas, antivirales, colagogas, diuréticas, digestivas, expectorantes, hipotensivas, sedantes, estimulantes, vasoconstrictoras y vulnerarias.

Partes utilizadas

Puede usarse toda la planta, aunque regularmente se usan las hojas, las flores y los brotes.

Usos medicinales tradicionales

-Sistema nervioso. Las sustancias de la hierba de San Juan actúan sobre el sistema nervioso de forma efectiva y relativamente rápida. Si se consume en remedios de uso interno brinda un efecto sedante y tranquilizante, mejorando el sueño, el ánimo y la vitalidad, debido a que hace más lenta la descomposición de la serotonina y la noradrenalina, dos importantes neurotransmisores. Asimismo, la hipericina promueve el metabolismo de la serotonina y la melatonina, que ayudan a captar y almacenar la luz solar.

Lo anterior la hace una hierba útil para el tratamiento de la depresión, la ansiedad, el daño nervioso, la tensión emocional, la neuralgia, el trastorno afectivo estacional (TAE), el estrés y otros padecimientos relacionados. Incluso ayuda a elevar el ánimo de las mujeres menopáusicas. Si se toma después de un episodio de estrés, tensión o depresión leve, fortalece el sistema nervioso agotado.

-Sistema inmunitario. Gracias a sus propiedades antivirales, antibacterianas y antiinflamatorias, Hypericum perforatum ayuda al sistema inmunitario a combatir infecciones y a reducir la inflamación. Funciona para aliviar la ciática, la fibrositis y el dolor de los trastornos reumáticos si se consume vía oral.

Sistema tegumentario. En forma de aceite herbal, loción u otro remedio de uso externo, suele usarse para promover la curación de quemaduras leves, irritaciones, contusiones y numerosas heridas menores hasta venas varicosas y hemorroides, debido a su acción anestésica y antiséptica local. Además, ayuda a reparar los tejidos. Es buena incluso si las heridas son profundas e implican daño nervioso, aunque no se recomienda aplicarla inmediatamente después del corte de la piel.

Usos y propiedades de la hierba de San Juan.

Preparaciones comunes

Se administra en forma de té (infusión), tintura, aceite herbal y loción. El aceite suele prepararse con los tallos tiernos, mientras que las tinturas, lociones e infusiones usualmente se preparan con hojas o flores, a veces combinados.

Contraindicaciones

Debe evitarse su uso en personas con depresión crónica, para los que es mejor seguir las recomendaciones médicas convencionales. Tampoco es adecuado usarlo junto con medicamentos convencionales, ya que reduce la efectividad de estos.

Puede causar fotosensibilidad (sensibilidad extrema a la luz del sol) en algunas personas. No debe tomarse internamente durante el embarazo.

Curiosidades

-Se le comenzó a llamar “hierba de San Juan” debido a que tradicionalmente se florecía y se cosechaba el día de San Juan (por Juan el Bautista).

-En el Medievo se creía que podía ahuyentar a los demonios y espíritus malignos, por lo que las personas acostumbraban colgarla en las puertas y ventanas de sus casas. Por esto ha trascendido como símbolo de protección contra el mal.

-La palabra “Hypericum” parece proceder de dos vocablos griegos: hyper, que significa “encima” o “arriba”, y eikon, cuyo significado es “imagen”.

 
Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Hypericum_perforatum

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Hypericum+perforatum

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.