Eucalyptus globulus

Existen más de 700 especies de eucaliptos con características similares, si bien Eucalyptus globulus es una de las que más se usan en la medicina herbal, una de las más cultivadas y de la que se obtiene la mayor parte del aceite de eucalipto usado en un gran número de productos comerciales. Se le conoce como eucalipto común, eucalipto azul o eucalipto blanco.

Es un árbol nativo de Tasmania y Victoria, sureste de Australia, pero se cultiva en otras partes del mundo con clima templado, tropical o subtropical, como en Norteamérica. Llegó al continente americano en el siglo XIX.

De acuerdo con su clasificación científica, forma parte del orden Myrtales, de la familia Myrtaceae y del género Eucalyptus. Normalmente se le encuentra en bosques, y en Australia sus usos medicinales han sido aprovechados durante muchos años por los nativos, que lo valoraban por su corteza y sus hojas. En la década de 1880, el químico F. S. Cloez encontró e identificó el constituyente principal del aceite de eucalipto: el eucaliptol.

Los eucaliptos son árboles de crecimiento veloz y alcanzan grandes alturas, y Eucalyptus globulus no es la excepción.

¿Cómo es?

El eucalipto normalmente crece como un gran árbol de hoja perenne, que alcanza 30-55 metros de altura, si bien se ha registrado especímenes de 70 y poco más de 90 metros. Su tronco es grueso y fuerte y tiene una corteza marrón blanquecina que puede desprenderse en tiras. Posee hojas estrechas, color verde azulado si son juveniles y verde oscuro, en forma de hoz, si son maduras. Las más jóvenes carecen de pecíolo y son más bien circulares.

Las flores aparecen solitarias o en pequeños grupos a partir de las axilas de las hojas. Con su aspecto algodonoso, muestran un color blanco o beige y producen mucho néctar que atrae a los polinizadores. Los frutos son pequeñas estructuras leñosas de hasta 2.5 centímetros de diámetro, en cuyo interior se alojan varias semillas.

Cultivo y cosecha

Eucalyptus globulus es un poco más resistente que otros eucaliptos, y es muy adaptable. Suele propagarse por semillas en primavera u otoño. Acepta suelos fértiles, bien drenados y neutros a ácidos con baja salinidad, y prefiere sitios soleados. Si se planta adecuadamente, crece con rapidez inusitada.

Una vez maduro, puede recolectarse las hojas tanto como se necesiten antes de que el árbol comience a florecer.

Constituyentes activos

Flavonoides, que incluyen hiperósido y rutina; aceite volátil (incluidos eucaliptol, citronela, piperitona y pineno), taninos, resina y ácidos polifenólicos.

Propiedades

Antiinflamatorias, antisépticas, rubefacientes, antivirales, relajantes, broncodilatadoras, antialergénicas, antimicrobianas, estimulantes, expectorantes, febrífugas, analgésicas, anestésicas, antihelmínticas, antibacterianas, antipiréticas, antiespasmódicas, astringentes, sialagogas, carminativas, descongestivas, desodorantes, diuréticas, fungicidas, insecticidas, estimulantes y vermífugas.

Partes utilizadas

Se usan las hojas. Un aceite esencial útil en la medicina herbal se extrae de la especie.

Usos medicinales tradicionales

De las hojas de Eucalyptus globulus se obtiene un aceite con múltiples usos, pero que se aplica sobre todo en remedios tanto caseros como comerciales para el alivio de problemas respiratorios. Ya los aborígenes australianos elaboraban ungüentos con las hojas trituradas para aliviar pequeñas heridas e infecciones por hongos. Es uno de los aceites esenciales más usados en la aromaterapia.

Sistema respiratorio. Resfriados, gripes, dolores de garganta, laringitis, sinusitis, bronquitis, asma, enfisema, fiebres y tos son padecimientos típicos en los que se usa el aceite de eucalipto. Además de tener propiedades antimicrobianas y antisépticas, y por tanto combatir las infecciones, estimula las membranas mucosas, ayudando a adelgazar y aflojar las mucosidades que obstruyen las vías aéreas (y también los senos paranasales) y a relajar los músculos, de modo que despeja las vías nasales para permitir la respiración normal.

El aceite suele aplicarse diluido sobre el pecho, las sienes y el cuello para inhalar sus vapores, o en líquidos calientes con el mismo fin, lo cual ayuda a descongestionar y reducir el dolor. Las inhalaciones de vapor de eucalipto tienen la bondad de calmar la laringe, de modo que alivian la sensación de dolor. Enjuagues preparados con las hojas frescas sirven para aliviar una garganta irritada y adolorida. Por otra parte, los baños calientes de tina con unas gotas de aceite promueven la sudoración, lo que ayuda a bajar la fiebre.

Sistema tegumentario. El aceite diluido o la infusión de las hojas de eucalipto sirven para desinflamar y desinfectar dolencias por hongos en la piel, así como picaduras de insectos.

El aceite (siempre diluido) es adecuado para un masaje en el cuello como tratamiento desinflamatorio en caso de paperas. Para aliviar el dolor que produce la otitis media puede aplicarse compresas sobre las orejas. Un baño de agua tibia con unas gotas de aceite esencial promueve la circulación sanguínea.

Usos y propiedades del eucalipto.

Preparaciones comunes

Es poco común hacer preparaciones con hojas de eucalipto. Por lo general, se usa su aceite esencial para añadir a ungüentos, lociones y cremas. El aceite esencial diluido se aplica directamente sobre la piel, en compresas, baños u otras preparaciones.

Contraindicaciones

Como sucede con casi todos los aceites esenciales, el del eucalipto no debe consumirse en remedios de uso interno. Los niños menores de 5 años no deben usarlo. Si se usa en exceso sobre la piel puede producir irritación u otras reacciones adversas similares.

No se conocen interacciones con medicamentos.

Curiosidades

-Es el ingrediente básico del famoso Vicks VapoRub.

-Fue introducido por primera vez en California, Estados Unidos, en 1865.

-La producción comercial de aceite de eucalipto se originó en Victoria, Australia, en el año 1860. Se adjudica el inicio de la industria del aceite al químico y farmacéutico J. Bosisto.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Eucalyptus_globulus

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/eucalyptus-globulus-tasmanian-blue-gum

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Brigitte Mars, Chrystle Fiedler. (2011). The country almanac of home remedies. Fair Winds Press.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

David Hoffmann. (2003). Medical herbalism. The science and practice of herbal medicine. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Rebecca Johnson, Tieraona Low Dog, Steven Foster y David Kiefer. (2012). Guide to medicinal herbs. National Geographic Society.

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing.