¿Existe el mejor remedio casero para el dolor de estómago?

Cada persona puede mostrar diferentes reacciones ante un remedio natural para aliviar problemas estomacales. Lo que funciona para unos, puede que no sea tan eficaz para otros; sin embargo, es válido probar diferentes remedios para hallar el que mejor reacciona en el organismo.

 Estos son los mejores remedios para el dolor de estómago.

1. Bicarbonato de Sodio.

Los medicamentos efervescentes muy populares entre la población por aliviar la indigestión, están elaborados con bicarbonato de sodio, ácido cítrico y ácido tartárico. Si no se cuenta con ello en casa y no hay posibilidad de adquirirlo, el bicarbonato de sodio disuelto en agua ayudará a aliviar el dolor estomacal, promoviendo la buena digestión. 

Solo basta con revolver media cucharadita de bicarbonato en medio vaso de agua y beber al instante en su totalidad, para evitar que la sustancia se asiente en el fondo.

Para muchos, este es el mejor remedio casero que existe contra el dolor estomacal.

Remedios para la indigestión.

2. Manzanilla.

Su efecto ligeramente analgésico alivia el malestar estomacal y su acción antiespasmódica relaja los músculos lisos de los intestinos provocando que se deseche lo que se mantenía acumulado, razón por la que el alivio se siente al poco tiempo de su consumo. Un té de manzanilla natural, preferentemente sin endulzar, brindará la solución que se necesita. 

Conoce más propiedades de la manzanilla…

3. Ajo

Si el dolor estomacal proviene de la acumulación de gases estomacales, el ajo es un poderoso estimulante que hará liberarlos y disminuir su formación tras un consumo regular. Puede ser fresco o acompañado de otros alimentos, pero recomendamos la segunda opción, pues no deseamos hallar otro remedio contra el mal aliento.

4. Zumo de limón.

El zumo de limón es otro aliado contra los gases estomacales, aquellos que pueden provocar los dolores más intensos. 

Beber zumo de limón antes y después de cada comida, evitará la formación de gases estomacales, o al menos los disminuirá considerablemente. Se sugiere hacerlo en la comida y en la cena.

5. Almohadilla térmica.

Para aquellos dolores por indigestión, las almohadillas térmicas, trapos calientes o cualquier objeto ergonómico de elevada temperatura, servirá para aliviar los molestos síntomas. El calor será favorable para calmar dolores, calambres y náuseas, lo que conllevará a la relajación muscular que se requiere para una digestión adecuada. 

La temperatura debe ser la adecuada para no generar irritación en la piel. Tampoco debe dejarse mucho tiempo. En tiendas como Amazon y Mercado libre, existen muchas opciones de almohadillas a diferentes precios.

6. Vinagre de manzana.

Este remedio clásico es muy efectivo pero uno de los menos agradables al gusto. El vinagre no es algo que pueda soportar cualquier paladar, pero una cucharada sirve para neutralizar la actividad gastrointestinal. Si se desea mejorar el sabor, es válido mezclar una cucharada de vinagre de manzana en media taza de agua con una cucharadita de miel y beber pausadamente.

El vinagre es ácido y pareciera que su efecto pudiera ser contraproducente, pero en realidad, los ácidos de esta sustancia disminuyen la digestión del almidón para que este llegue a los intestinos y mantenga saludables a las bacterias.

Remedios caseros para el dolor estomacal.

7. Jengibre

Muchos nos preguntamos qué haríamos sin el jengibre. Es un básico en la medicina natural que nunca debe faltar en nuestro hogar; ya sea para fines culinarios o para aliviar síntomas de padecimientos incipientes, como en este caso.

Conoce el poder del Jengibre…

El jengibre es un reconocido y eficaz antiinflamatorio que proporcionará un alivio al estómago. Este puede adquirirse en masticables o en forma de cápsulas, pero la opción más relajante es la de un té. Un trozo mediano de raíz para una taza de agua caliente, es suficiente. Se bebe lentamente dos veces al día y de preferencia, que sea sin algún tipo de endulzante.

Los médicos recomiendan:

La alimentación es básica para tratar cada malestar, dolor, síntoma, enfermedad, etc. Existen alimentos muy ricos en nutrientes, pero que también producen algunos problemas digestivos de mucha incomodidad.

Los médicos recomiendan evitar ingerir en grandes cantidades alimentos ricos en fibra como brócoli, repollo y coliflor para evitar los gases estomacales. Otros alimentos que forman parte de esta lista son el espárrago, las manzanas, la ciruela, la harina integral y la cerveza. 

No toda comida debe acompañarse de refresco, cerveza o agua azucarada. Es importante ofrecernos agua fresca y simple para reponer los minerales que se han perdido durante el día. El agua no solo hidrata, sino que limpia el organismo para que este pueda funcionar a la perfección. Luego entonces, la digestión será mucho mejor.

Para evitar indigestión, se recomienda que la alimentación sea moderada y con el tiempo suficiente para la masticación. Los alimentos grasosos, picantes o muy condimentados, pueden causar acidez estomacal. Esta no es grave siempre y cuando ocurra de manera ocasional. De lo contrario, es posible desarrollar la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Colocarse en cuclillas por unos minutos, ayudará al cuerpo a liberar la acumulación de gases. En esta posición, el cuerpo tiene un mejor funcionamiento excretor.

Cuándo ver a un doctor.

Es normal que al sentir un dolor estomacal no se acuda enseguida al doctor. Este tipo de malestar es muy común y generalmente puede resolverse desde casa, más aún, si el individuo que lo padece conoce perfectamente las causas.

Un dolor estomacal no debería durar más de 48 horas.

No obstante, un dolor estomacal también es un claro aviso de que algo en el cuerpo no está funcionando como debe. Si después de 48 horas, el dolor y otros síntomas acompañantes como náuseas y vómitos aparecen o no cesan, entonces el problema es más grave de lo que parece y es momento de visitar a un médico. Por ningún motivo deben proporcionarse más remedios caseros.

Es importante evitar el consumo de alimentos en establecimientos con poca higiene y principalmente en temporadas muy calurosas, ya que la probabilidad de descomposición es más alta. El Cólera y las infecciones por Salmonella y E. coli, son muy peligrosas si no se atienden. Los niños, ancianos y personas delicadas de salud ponen en riesgo su vida al tener un sistema digestivo más delicado a comparación de una persona adulta y sana, así que si la indigestión comienza después de haber ingerido productos de dudosa elaboración y procedencia, no hay que dejar pasar más tiempo para recibir medicación profesional.