El Anís y sus Propiedades.

El anís proviene de una planta herbácea y aromática de la familia Apiaceae con nombre científico Pimpinella anisum. De acuerdo a la región, se le conoce también como anís común o anís verde. Es originaria del Mediterráneo, Egipto, Asia menor e islas griegas.

No debe confundirse con el popular anís estrella, el cuál es una especia que se asemeja al sabor del anís, pero que pertenece a otro género de planta.

Pimpinella anisum una planta medicinal muy antigua que no solo se ha requerido para elaborar dulces típicos, aromatizar licores, platillos gastronómicos, postres, galletas y preparar ensaladas con sus hojas, sino también para tratar numerosas afecciones y malestares.

Para conservar mejor el anís, se sugiere utilizar frascos de vidrio herméticamente cerrados para evitar que la humedad altere su composición.

Parte de la planta utilizada para remedios caseros: los frutos maduros.

Beneficios del anís.

Planta de anís.

Propiedades del anís.

  1. Como propiedades químicas naturales, el anís contiene aceite esencial muy rico en anetol y estragol, compuestos aromáticos que otorgan sabores distintivos; también cetonas anísicas, glúcidos, resina, flavonoides, ácidos fenoles y aceite fijo, por mencionar algunos.
  2. El anís puede elaborarse de diferentes maneras: infusiones, decocciones, tinturas, aceites, jarabes, esencias, en cataplasmas, entre otras preparaciones caseras y medicinales.
  3. Su aceite esencial tiene efectos relajantes y anticonvulsivos, ideal para pacientes con epilepsia. También tiene un efecto antibiótico sobre bacterias y hongos patógenos que dañan la salud humana y de diversos animales.
  4. Son amplios sus usos en la medicina tradicional. Además de relajante, anticonvulsivo y antibiótico como se mencionó en el punto anterior, se emplea también como agente digestivo, expectorante, carminativo, tónico, diurético, antiséptico, diaforético, antiespasmódico y galactogogo (que estimula la producción de leche en las glándulas mamarias). Algunos estudios afirman que las propiedades del anís pasan a la leche materna, favoreciendo el desarrollo del bebé.
  5. La decocción de los frutos es empleada como tratamiento digestivo para aliviar dolores estomacales por indigestión o nervios. De igual manera se usa como tónico, diurético y galactógeno.
  6. Esos mismos frutos, pero aprovechados bajo infusión, se usan como digestivos, carminativos y expectorantes. Esto es útil en casos de problemas respiratorios como tos, gripes, catarros, infecciones en los bronquios y dolores de cabeza. De igual manera, contribuye a aliviar problemas digestivos como afección estomacal, diarrea o exceso de gases.

Algunas recetas efectivas con anís.

Para aliviar la inflamación de colon, basta con preparar una infusión de anís con una cucharadita de frutos de anís, una de comino y otra de hinojo, o sea, cantidades iguales, en un litro de agua hirviendo. Se deja enfriar por 10 minutos y posteriormente se cuela. Se recomienda beber de dos a tres tazas al día después de las comidas.

Si alguna comida dejó un fuerte olor en el aliento y no hay posibilidad de lavarse los dientes, se pueden masticar frutos de anís después de los alimentos, algo que también contribuye a un mejor proceso digestivo.

Para exceso de gases estomacales (o flatulencias) puede servir preparar una infusión con 15 g de anís por 1 litro de agua. Se bebe tres veces al día y de preferencia, hay que evitar alimentos muy condimentados o irritantes.

Riesgos del uso del anís.

El anís debe usarse cuidadosamente, pues su excesivo uso puede provocar convulsiones. Especialmente su esencia pura. No seguir las dosis recomendadas y aplicarlas por varias semanas, podría causar problemas musculares, congestión cerebral y malestares en algunos órganos.

Se mencionó que el anís es galactagogo, es decir, que estimula la producción de leche materna; sin embargo, toda embarazada o lactante debe consultar a su médico antes de utilizar anís. De igual forma, se recomienda precaución en pacientes con endometriosis, diabetes o cánceres que dependan de estrógenos.

El aceite de anís no debe ser consumido por individuos con gastritis, úlceras gastrointestinales, síndrome del intestino irritable, colitis ulcerosa, Parkinson y demás enfermedades relacionadas al sistema nervioso.

Propiedades del anís.

¿Dónde comprar Anís?

En algunas ciudades es común encontrarlo en mercados locales, pero en otras, es un poco más complicado hallarlo de manera directa. Las tiendas naturistas o herbolarias igual podrían ser una opción.

El anís también está disponible en algunos supermercados como Walmart y Superama, donde puede encontrarte una marca en especial llamada Terana a menos de $50 pesos mexicanos por 56 g.

Tiendas online seguras y confiables como Amazon y Mercado Libre, exhiben semillas de anís, anís seco, tés de manzanilla con anís y numerosas opciones de licores de anís. Recuerda no confundirte con el anís estrella.

Anís Tagetes filifolia.

Este tipo de anís es propio de México y Centroamérica y recibe el nombre coloquial de anís de campo o anisillo. Es utilizado para tés e infusiones por sus propiedades medicinales útiles en dolores estomacales, cólicos en adultos y niños y otros trastornos digestivos.

Las hojas o el tallo sirve para calmar los nervios, para aportar energía y aliviar la tos. Con la cocción de hojas se realizan baños medicinales y remedios para la fiebre.

Fuentes

Gómez Fonnegra. Plantas medicinales aprobadas en Colombia. Universidad de Antioquia, 2007.

Duke, James A. La nueva farmacia natural: Alimentos curativos para prevenir y tratar más de 75 males comunes. Rodale, 2010.

http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1010-27522012000300007