El Amaranto y sus Propiedades.

Si vives en México seguramente sabrás lo que es el amaranto, pues sus dulces típicos están presentes a lo largo y ancho del país, donde son conocidos como “alegrías”. Si no lo conoces, debes saber que el amaranto proviene de una planta que forma parte del género Amaranthus, el cual incluye cerca de 70 especies, donde el 60 por ciento son nativas de América. Se cree que los Mayas fueron los primeros en cultivarlo.

Es una planta llamativa que se caracteriza por resistir altas temperaturas; por lo tanto, no requiere gran cantidad de agua para su cultivo. La planta puede crecer 180 cm de altura y desarrolla una flor que contiene hasta 60,000 semillas muy nutritivas, las cuales suelen aprovecharse en forma de harina.

El amaranto no solo se conoce colectivamente en forma de planta, sino como golosina, complemento alimenticio y productos dietéticos. En algunas regiones al amaranto se le conoce más como coime.

Amaranto

Aunque es considerado un pseudocereal, también se le reconoce como un alimento del futuro que puede ayudar a combatir la crisis alimentaria actual. Se le denomina pseudocereal porque posee propiedades muy semejantes a los cereales más conocidos, pero botánicamente no es un cereal.

El amaranto junto con la quinoa, otro pseudocereal nutritivo, fue seleccionado por la NASA para alimentar a los astronautas durante sus misiones espaciales. Su alto valor nutritivo, su fácil cultivo y su resistencia a condiciones adversas, lo certificaron como cultivo CELSS (Controlled Ecological Life Support System). Esta es una excelente referencia para iniciar su consumo y añadirlo a nuestra próxima lista de compras.

Propiedades nutritivas.

Contiene Lisina.

Es benéfico en la salud de adultos y niños, pues contiene un excelente contenido de proteínas y lisina, un aminoácido esencial en la nutrición humana para el crecimiento. Además, posee triptofano y aminoácidos sulfúricos.

En la mayoría de los otros cereales, la lisina y el triptofano se halla en bajas proporciones.

Libre de Gluten.

El amaranto no contiene gluten y sus semillas contienen un 30 por ciento más de proteínas que el arroz y el centeno, según datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

Contiene vitaminas y minerales.

Por cada 100 g de granos de amaranto encontramos:
13.5 g de proteínas
65.2 g de carbohidratos
Vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, ácido fólico, vitamina C y vitamina E.
Minerales como calcio, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, zinc y sodio.

Amaranto contra la Obesidad

Algunos investigadores concuerdan en que el amaranto puede ser parte de la solución en el problema de la obesidad en México y los Estados Unidos. Es un alimento muy completo y saludable que puede ser muy versátil en su uso gastronómico. Esto ayudaría a mejorar hábitos alimenticios tanto en niños como en adultos. La Asociación Mexicana de Diabetes publicó en 2016, que en México el 70 por ciento de la población sufre obesidad.

Contiene Omega-3.

Florisa Barquera, experta en nutrición de la Academia Mexicana para la Obesidad, señaló que el amaranto es rico en omega-3, lo que puede ayudar a reducir la presión arterial. Además, este tipo de grasa saludable fortalece el corazón, las neuronas y previene accidentes cerebrovasculares. Los ácidos grasos omega-3 deben conformar del 5% al 10% de nuestras calorías totales.

Es un alimento maravilla.

Investigaciones de la Universidad Autónoma Metropolitana señalaron que el amaranto posee propiedades antihipertensivas como mencionamos en el punto anterior, pero además es antioxidante, antitrombótica e inhibidora de la tirosinasa, unas enzimas que en grandes cantidades provoca el desarrollo de melanoma, un peligroso tipo de cáncer de piel.

Sus hojas también son nutritivas.

El valor nutritivo del amaranto como verdura supera a otras verduras y hortalizas de uso común, pero esto no significa que estas deban eliminarse. Todo forma parte de un balance nutricional donde deben combinarse unos alimentos con otros. Realmente del fruto del amaranto se aprovecha todo, pero las hojas también tienen importantes nutrientes.

El componente principal de la semilla de amaranto es el almidón y provee de todos los nutrientes antes mencionados. No obstante, las hojas son un excelente complemento que aportan calcio, vitaminas A y C principalmente y más hierro que las espinacas.

Harina nutritiva.

Con la harina de amaranto se pretende elaborar productos básicos en las mesas familiares, como pan, tortillas y botanas saludables. Esto brindaría una mejor alimentación a las familias de escasos recursos o individuos con problemas de desnutrición.

Planta de Amaranto

¿Dónde comprar amaranto?

Actualmente, el amaranto es comercializado en distintos puntos. En México es común encontrarlo en mercados, tianguis y centros comerciales en forma de dulce acompañado con miel o en forma de oblea. No obstante, también es posible adquirirlo de forma más natural en tiendas naturistas o veganas/vegetarianas.

Algunos supermercados como Superama y Walmart, lo venden a precios bastante accesibles (25-45 pesos).

En Mercado Libre hay más opciones de presentación. Se observan “alegrías” de amaranto, botanas, barras sin azúcar y harina de amaranto orgánico, todo a diferentes precios que se ajustan al presupuesto.

Fuentes

El Cultivo De Amaranto. INIAP Archivo Historico.

Rojas Soriano, Raúl. Investigación-acción en el deporte, nutrición y salud: Un experimento con dieta vegetariana (vegana) 2008-2014. Kanankil Editorial, 2016.

https://news.nationalgeographic.com/news/2013/08/130812-amaranth-oaxaca-mexico-obesity-puente-food/

https://www.feriadelasciencias.unam.mx/anteriores/feria20/feria105_01_botanas_de_amaranto.pdf