Taraxacum officinale

Para muchas personas es una mala hierba, pero para los que la conocen bien, es medicina. El diente de león es más reconocido por el fruto aquenio rodeado de pelillos conocidos como vilanos, que vuela fácilmente a través del viento como si fuera un paracaídas.

Es una especie cosmopolita que parece ser originaria de Eurasia, pero fue llevada a otros lugares del mundo donde se ha naturalizado, y hoy es muy común verla en campos, pastizales, orillas de carreteras y jardines silvestres de casi todo el mundo, incluida Sudamérica. Crece bien en las regiones templadas.

El diente de león es miembro del género Taraxacum, de la familia Asteraceae y del orden Asterales.

¿Cómo es?

Taraxacum officinale es una hierba perenne que se desarrolla a partir de una raíz primaria gruesa y profunda con tallos de hasta 70 centímetros de altura. No obstante, por lo general alcanza alturas de aproximadamente 40 centímetros. Las hojas, de un tono verde ligeramente oscuro y de forma ovalada u oblonga, miden de 5 a 45 centímetros de longitud y tienen borden dentados. Toda la hierba produce un líquido lechoso.

Desarrolla flores solitarias con una distintiva cabeza amarilla, que dan paso a frutos pequeños de unos 3 milímetros de largo. Puede florecer a lo largo de todo el año, pero en algunas regiones la floración alcanza su pico entre primavera y otoño. Las flores se abren en la mañana; en las noches, la planta “suelta” los frutos, que se dispersan por el viento acompañados de pelillos suaves y ligeros.

El diente de león tiene propiedades diuréticas, antibacterianas, digestivas, antioxidantes, entre muchas otras.

Cultivo y cosecha

En estado silvestre se propaga fácilmente debido a la dispersión de las semillas en los frutos y a la gran cantidad que produce. Si encuentras diente de león en tu jardín, no lo cortes. Para cultivarlo necesitas sembrarlo por semillas en primavera en un suelo húmedo o seco pero fértil, y en un terreno soleado. No necesitas regarlo todos los días, pues bastan unas pocas veces a la semana.

El mejor momento para cosechar las raíces de esta especie es a finales de otoño, y las hojas mejor en primavera. Como es una planta anual, trata de cosechar sus partes durante su primer año de vida, si bien las raíces pueden extraerse en plantas de 2 años.

Constituyentes activos

Glucósidos, triterpenoides, hierro, potasio, carotenoides, provitamina A, vitamina B, vitamina C, vitamina D, sesquiterpenos, calcio, cinc, manganeso, ácido cafeico y ácido clorogénico.

Propiedades

El diente de león es una hierba diurética, antibacteriana, colagoga, digestiva, antioxidante, antiinflamatoria, antiséptica, antiespasmódica, astringente, carminativa, tónica, estimulante, estomacal, amarga, demulcente, diaforética y ligeramente laxante.

Partes utilizadas

Puede usarse toda la planta, pero por lo regular se requieren las hojas y las raíces, y a veces las flores.

Usos medicinales tradicionales

Los beneficios medicinales de Taraxacum officinale son múltiples, que también se incluyen en sus usos culinarios. Sí, las hojas y los brotes jóvenes pueden comerse como vegetales en platillos como sopas e incluso las flores se usan para elaborar bebidas. Sin embargo, el diente de león es principalmente usado para el alivio de diversas dolencias de varios sistemas humanos.

Sistemas digestivo y circulatorio. El contenido químico de la raíz le proporciona el poder de descongestionar el hígado, esto es, estimula la producción y el flujo de bilis, y así permite su desintoxicación sin irritar. Además, sus compuestos amargos mejoran el apetito y la digestión, promueven la limpieza de la sangre y permiten bajar el nivel de colesterol en ella. Con el diente de león se preparan remedios para la pérdida de apetito, inflamación del hígado, ictericia, cirrosis, cálculos en los riñones, cálculos biliares y vesiculares, gota, reumatismos y otros trastornos de las articulaciones.

Sistema urinario. Las hojas brindan un efecto diurético al ser consumidas en remedios de uso interno, especialmente para tratar problemas como retención de líquidos, infecciones urinarias, piedras en el tracto urinario e incluso celulitis. Promueve la eliminación de ácido úrico. Su contenido de potasio ayuda a restablecer la pérdida de este mineral a través de la orina, por lo que es una excelente alternativa a los diuréticos comerciales. Esto último también es aprovechado para reducir la presión arterial.

Sistema tegumentario. El látex lechoso de las flores se utiliza para eliminar verrugas. Con las hojas se preparan remedios para el acné, picaduras de insectos, úlceras y eccema.

Las hojas son ricas en hierro, calcio, vitamina C y carotenos, que son precursores de la vitamina A, lo que los hace una opción nutritiva en platillos cotidianos.

Usos y propiedades del diente de león.

Preparaciones comunes

Puede ser administrada en forma de tés (infusiones y decocciones), tinturas, jugos, cápsulas y compresas o cataplasmas. Se añade a ensaladas, sopas y casi cualquier tipo de preparación alimentaria.

Contraindicaciones

Es una hierba segura en general, pero en algunas personas el látex lechoso de las flores y los tallos produce una reacción alérgica o dermatitis. No debe usarse en casos de obstrucción de la vesícula y los conductos biliares y en problemas agudos de la vesícula. Las mujeres embarazadas y amamantando deben consultar al médico antes de tomar remedios de uso interno con diente de león.

Curiosidades

-Su nombre común deriva del francés dent de lion, que alude a la forma de las hojas.

-Las flores han sido usadas para preparar un vino, y la raíz, tostada y molida, puede usarse como sustituto de café.

 

 

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Taraxacum_officinale

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/taraxacum-officinale-dandelion

Jiri Stodola, Jan Volak. (1992). The illustrated encyclopedia of herbs. Their medicinal and culinary uses. Dorset Press.

James Green. (2000). The herbal medicine maker’s handbook. A home manual. Estados Unidos: Crossing Press.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.