Curcuma longa

Es el ingrediente clave del curry, pariente del jengibre (Zingiber officinale) y una de las especias más utilizadas a lo largo del tiempo. Presente en muchas cocinas, especialmente las del sureste asiático, ha servido también para teñir telas y dar color a pinturas y alimentos, y tiene un papel importante en ceremonias y ritos budistas e hinduistas. Es, pues, una planta de gran valor histórico, económico y medicinal en Asia. En la cultura occidental se aprecia más por sus usos culinarios, pero poco a poco se conocen más sus beneficios en la salud.

Curcuma longa es una planta domesticada originaria del sur-sureste de Asia, que no se halla de forma silvestre en la naturaleza. En la actualidad se cultiva en muchas regiones tropicales a templadas del mundo, como Australia y Filipinas. Está clasificada como miembro de la familia Zingiberaceae y del orden Zingiberales. La palabra “cúrcuma” parece proceder del vocablo árabe kurkum.

¿Cómo es?

Curcuma longa es una planta originaria del sur-sureste de Asia, que no se halla de forma silvestre en la naturaleza.

La planta es una perenne de grandes hojas verde brillante con múltiples nervaduras. En conjunto, alcanza una altura aproximada de hasta 1 metro de altura, y crece a partir de rizomas gruesos y aromáticos. Las hojas elípticas a oblongas se disponen de forma alterna en torno al tallo, y llegan a medir 1.15 metros de longitud y 38-45 centímetros de ancho.

Las flores de la hierba son realmente bonitas, de un color blanco amarillento y a veces rojizo-púrpura, que se desarrollan en el extremo de tallos de 10 a 15 centímetros de largo. Si bien producen pequeñas semillas, son estériles, por lo que no pueden dar lugar a otras plantas.

Cultivo y cosecha

La cúrcuma se reproduce por medio de cultivo controlado. No es una planta resistente por lo que necesita condiciones específicas para crecer bien. Por ejemplo, requiere un suelo bien drenado pero muy húmedo, en un ambiente soleado, libre de corrientes de aire y a una temperatura mínima de 18 ºC. Los cultivos comerciales la propagan a través de rizomas, pero también puede propagarse por semillas, preferentemente en otoño.

Curcuma longa se recolecta durante el período inactivo, unos 7-10 meses después de haber sido sembrada. Una vez que se recoge, los rizomas se lavan bien pero delicadamente, y pueden cocerse o hervirse al vapor y después secarlos.

Constituyentes activos

Su constituyente activo más importante es la curcumina, el colorante natural que le confiere su intenso color amarillo. Otros constituyentes son resinas, aceite volátil (incluidos el zingibereno y la turmerona) y carotenos.

Propiedades

Analgésicas, antibacterianas, vulnerarias, antiedémicas, emenagogas, antihistamínicas, antiinflamatorias, antioxidantes, antisépticas, digestivas, antipiréticas, antiespasmódicas, laxantes, astringentes, amargas, carminativas, colagogas, diuréticas, expectorantes, fungicidas, estimulantes, estomacales y vermífugas.

Partes utilizadas

Solamente los rizomas.

Usos medicinales tradicionales

Sistema inmunitario. De la cúrcuma se ha aprovechado, principalmente, sus propiedades antiinflamatorias, por lo que es útil en el tratamiento de varias enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario, como la gota, la artritis y la osteoartritis. En general, mejora la función inmunitaria por la sensibilización de receptores de cortisol en varias partes del cuerpo y el bloqueo de la producción de algunas prostaglandinas.

Se ha descubierto que la curcumina es un importante agente anticáncer, útil tanto para prevenirlo como para tratarlo, al mejorar la producción de células que combaten esta terrible enfermedad y proteger al organismo de diversas toxinas que llegan a causarla. Se ha desarrollado investigaciones que apoyan su uso contra el cáncer de colon, de mama, de cuello uterino, de esófago y de próstata, entre algunos otros más, aunque aún los resultados no son definitivos.

También es un buen antibiótico natural. Si se toma en remedios de uso interno puede contribuir a su curación inhibiendo infecciones en los riñones y la vejiga.

Sistema respiratorio. Su sabor ligeramente picante, en conjunción con otras propiedades, hacen a la cúrcuma un ingrediente común en algunos remedios caseros para aliviar tos y síntomas de resfriados, gripes y algunas otras enfermedades ligeras que afectan las vías respiratorias.

Sistema tegumentario. Por sus propiedades antibióticas, antiinflamatorias y antisépticas, la cúrcuma es excelente para tratar infecciones de la piel, picaduras de insectos y problemas como psoriasis, eccema y acné leve.

Sistema digestivo. Al ser una hierba amarga, estimula la producción y el flujo de bilis, mejorando así la digestión y previniendo problemas del hígado. Ayuda a regular la flora intestinal y a prevenir y ayudar a aliviar úlceras.

En adición a lo anterior, la cúrcuma estimula la circulación sanguínea.

Preparaciones comunes

Se administra en forma de tés, cápsulas, tinturas, tabletas y polvo. Estas preparaciones usan el rizoma previamente rallado o finamente picado.

Contraindicaciones

Su consumo en remedios internos y externos es seguro para personas de todas las edades; sin embargo, no hay que exceder las dosis. Es segura como especia.

Se recomienda evitar consumir en gran cantidad remedios con cúrcuma durante el embarazo.

Curiosidades

-En su boda, las novias hindúes frotaban polvo de cúrcuma en su cuerpo.

-Como puede esperarse, los principales países productores de cúrcuma son India, Bangladés y Pakistán.

-Existen productos a base de cúrcuma que están adulterados con sustancias como arena y plomo rojo. Asegúrate de conocer su procedencia e ingredientes.
Fuentes

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/curcuma-longa-turmeric

https://en.wikipedia.org/wiki/Turmeric

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos: Elsevier Butterworth-Heinemann.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.