Symphytum officinale

La consuelda es una planta muy valorada por sus beneficios para la piel. Nativa de Europa, se ha arraigado en otras partes del mundo como Estados Unidos y algunas zonas de Asia como Siberia y Turquía, y debido a su abundancia y carácter invasivo algunas personas la consideran una mala hierba. Crece naturalmente en setos, pastizales, bordes de caminos y cuerpos de agua y jardines, mayormente en regiones de clima templado. Aunque es muy común en el norte europeo, casi no crece en el sur.

La planta se ha utilizado como remedio medicinal desde tiempos de la Antigua Grecia. Plinio el Viejo la conoció y halló que podía ser útil en heridas de la piel. Botánicamente, la consuelda pertenece a la familia Boraginaceae y al género Symphytum.

¿Cómo es?

Se trata de una hierba perenne muy resistente, de gruesas y oscuras raíces mucilaginosas y tallos erectos, gruesos y cubiertos por pelillos que les confieren un aspecto peludo. Generalmente crece hasta alcanzar 1.2-1.3 metros de altura, aproximadamente. Sus hojas son grandes y largas, de forma lanceolada, oblonga u ovalada, pintadas de un verde brillante ligeramente claro y con una textura rugosa. Pueden medir alrededor de 25 centímetros de longitud.

Symphytum officinale florece en verano o desde finales de primavera, generalmente de mayo a junio. Las flores, que crecen en racimos y tienen una forma tubular, parecida a la de una campana, presentan colores variados: blanco, beige, púrpura, rosado y azul. Son pequeñas, con una longitud de unos 2 centímetros, y carecen de los pelillos presentes en los tallos. La planta produce frutos pequeños y semillas que maduran más o menos entre junio y julio.

Crece naturalmente en setos, pastizales y jardines, mayormente en regiones de clima templado.

Cultivo y cosecha

Esta especie de consuelda crece a un ritmo rápido y no es exigente. Algunas personas la cultivan con motivo ornamental debido a la bonita vista de sus flores. Puede sembrarse en otoño o primavera por medio de semillas maduras, o por división en otoño o primavera. En este último caso, se usa una sección de la raíz con brotes. Debe tener un suelo permanentemente húmedo pero bien drenado, en un sitio a pleno sol o con un poco de sombra, pero en realidad puede adaptarse a casi cualquier tipo de suelo.

La cosecha de las raíces se realiza durante el tiempo de inactividad, preferentemente en primavera u otoño y en las mañanas, cuando uno de sus constituyentes activos más importantes, la alantoína, está en su más alto nivel. Las hojas pueden recolectarse a inicios de verano; generalmente se descartan las primeras o de mayor tiempo, ya que pueden contener compuestos tóxicos.

Constituyentes activos

Mucílagos, alcaloides, alantoína, taninos, resina, goma y aceite volátil.

Propiedades

En general, se le conocen propiedades antiinflamatorias, astringentes, hipotensivas, alterativas, demulcentes, analgésicas, emolientes, expectorantes, antihemorrágicas, tónicas y vulnerarias.

Partes utilizadas

Hojas y raíces.

Usos medicinales tradicionales

Sistema tegumentario. La característica más conocida de la consuelda: sus raíces y hojas contienen alantoína, un compuesto que quizá has escuchado que tienen muchos productos cosméticos comerciales. Raíces y hojas la contienen, pero es en las raíces donde se concentran en mayor nivel. Pues bien, la alantoína estimula la proliferación celular y la reparación de los tejidos dañados, promoviendo así la curación de las heridas de la piel, llagas, úlceras y eccema, entre otros problemas cutáneos.

En remedios de uso externo es útil para aliviar el dolor y la inflamación de esguinces, tirones musculares, juanetes, artritis, fracturas y demás dolencias de huesos y articulaciones. Se le ha usado para tratar la psoriasis, las hemorroides y la irritación de las mamas. Algunas personas la emplean para aliviar su dolor de espalda.

Sistema digestivo. En el pasado se le utilizó en el tratamiento de úlceras gástricas y duodenales, colitis ulcerativa, diarrea, disentería y hernia de hiato. Debido a sus propiedades astringentes, ayuda a detener las hemorragias internas. No obstante, hoy en día se desaconseja tomar consuelda en remedios de uso interno.

Sistema respiratorio. A lo largo del tiempo algunas personas la usaron para ayudar a expulsar flemas y aliviar la irritación por tos.

Usos y propiedades de la consuelda.

Preparaciones comunes

Como remedio de uso externo generalmente se administra en ungüentos, bálsamos, cataplasmas, geles y cremas. Los remedios internos en los que se ha consumido incluyen los tés (infusiones y decocciones).

Contraindicaciones

Symphytum officinale está sujeta a algunas restricciones legales; en algunos países su uso solo está permitido en forma de remedios externos. Esto se debe a que algunos estudios durante la segunda mitad del siglo XX asociaron su consumo interno a daños en el hígado debido a la acción de algunos alcaloides, aunque no todos los herboristas están de acuerdo. Se recomienda no consumirla en tés, tinturas, cápsulas o tabletas a menos que las hojas estén libres de alcaloides tóxicos; esto incluye durante el embarazo y la lactancia. Consulta antes al médico.

Nunca apliques ungüentos o cremas de consuelda sobre la piel abierta, en heridas muy profundas. Aplícalos mejor a lo largo de los bordes, y no durante un período prolongado.

Curiosidades

-La palabra “symphytum” tiene raíces griegas. Sympho significa “hacer crecer en conjunto” o conjuntamente, y phyton quiere decir “planta”.

-En Europa y Estados Unidos, la consuelda fue una hierba de jardín y un remedio medicinal casero muy común en los siglos XVIII y XIX. La palabra “officinale” designa su condición de hierba medicinal.

-El historiador griego Herodoto mencionó el uso de la hierba como auxiliar para hemorragias severas.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Symphytum_officinale

http://umm.edu/health/medical/altmed/herb/comfrey

http://www.pfaf.org/user/Plant.aspx?LatinName=Symphytum+officinale

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos. Healing Arts Press.

Andrew Chevallier. (2007). Herbal remedies. Estados Unidos. DK Publishing.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

Anne McIntyre. (2005). Herbal treatment of children. Western and ayurvedic perspectives. Estados Unidos. Elsevier Butterworth-Heinemann.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.