Los tés pueden ser deliciosos, reconfortantes y, si se preparan con hierbas medicinales, hacer mucho por nuestra salud. Son muy fáciles de hacer, y se beben calientes, tibios o fríos. Si se guardan en el refrigerador son aptos para tomarse después previo recalentado. Un buen té herbal conserva sus propiedades durante 3 o 4 días si se preserva en el refrigerador.

Es importante beberlos en pequeñas cantidades varias veces al día para que sean efectivos. No son tan potentes como las tinturas u otras preparaciones, pero sí son muy efectivos para las dolencias crónicas. En estos casos hay que beberlos, como mínimo, 3 o 4 veces al día, y para los problemas agudos, como los resfriados, basta con tomar pequeños sorbos cada 30 minutos hasta que los síntomas aminoren.

Ahora aprende cómo hacer un té herbal medicinal.

Necesitas:

  • 1 l de agua.
  • 8 cucharadas de hierba seca en polvo o trozos pequeños o hierba fresca cortada en pequeñas piezas.
  • Un recipiente de vidrio con tapa.
  • Un recipiente o cacerola para calentar agua.

Infusiones

Una infusión es un tipo de té que se prepara con las partes más delicadas de las hierbas, como las hojas, los tallos herbáceos, las bayas, algunas semillas, las flores y otras partes aromáticas.

Prepárala así:

1. Pon a hervir suficiente agua como para llenar el recipiente de vidrio.

2. Coloca 6 cucharadas de hierba seca u 8 cucharadas de hierba fresca en el recipiente de vidrio.

3. Vierte el agua hervida sobre las hierbas y deja reposar 45 minutos.

té herbal medicinal

Bébelo caliente, o frío. Fácil, ¿no es cierto? Las cantidades pueden variar según lo que necesites beber. Si la guardas en el refrigerador, mantenla ahí solo por los días mencionados, y deséchala si comienza a fermentarse.

También puedes hacer una infusión aprovechando la luz del sol o de la luna. El procedimiento es prácticamente el mismo, aunque senecesita más tiempo para que las hierbas liberen sus constituyentes activos.

Infusión solar

Prepárala así:

1. Coloca las hierbas y el agua fría o templada en un recipiente de vidrio y ciérralo bien.

2. Coloca el frasco en un lugar despejado para que reciba directamente los rayos del sol. Hazlo durante las horas de calor más intenso, que puede ser entre las 12:00 pm y las 4:00 pm.

3. Deja reposar durante varias horas y después bebe.

Infusión lunar

Prepárala así:

1. Coloca las hierbas y agua fría en un recipiente ancho y sin tapa.

2. Deposita el recipiente en un sitio donde reciba directamente la luz de la luna.

3. Deja reposar durante varias horas.

Realiza una infusión lunar solo cuando la noche esté libre de insectos voladores, para que no contaminen el líquido.

 

Decocciones

La decocción implica poner a cocer las hierbas, por eso es un método indicado para las partes más duras y fibrosas como las raíces, de las que es un poco más difícil extraer los constituyentes activos.

Prepárala así:

1. Coloca 6 cucharadas de hierba seca u 8 cucharadas de hierba fresca en una cacerola pequeña.

2.  Añade a la cacerola 1 litro de agua fría, suficiente para cubrir bien las hierbas.

3. Deposita la cacerola en la estufa, tápala si las hierbas contienen aceites volátiles y pon a cocer todo a fuego lento durante 30 a 45 minutos. Ojo, nunca tapes con papel aluminio u otro material metálico.

4. Apaga después del tiempo estimado y espera unos minutos hasta que puedas beberlo caliente.

Mientras más tiempo dejes las hierbas cocer, más concentrado será tu té herbal.

Son perfectas para tés medicinales:

  • Manzanilla (Chamaemelum nobile). Flores.
  • Bardana (Arctium lappa). Raíces.
  • Saúco negro (Sambucus nigra). Bayas
  • Espino navarro (Crataegus laevigata). Hojas, flores y bayas.

 

 

Fuentes:

Rosemary Gladstar. (2008). Herbal recipes for vibrant health. Storey Publishing.

Rosemary Gladstar. (2012). Medicinal herbs. A beginner’s guide. Storey Publishing.

David Hoffmann. (1998). The herbal handbook. A user’s guide to medical herbalism. Estados Unidos: Healing Arts Press.