Aesculus hippocastanum

Hoy en día, si alguien padece várices o insuficiencia venosa crónica, lo más probable es que otras personas le recomienden usar castaño de Indias. Este árbol, muy común en las regiones templadas de Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá, es originario de Grecia y del centro de la Península de los Balcanes, en una región que se extiende a través del oeste de Asia. El árbol puede encontrarse en altitudes de hasta 1,485 metros.

A pesar de su nombre común, no es una especie del género Castanea, como se ha creído. Se introdujo en Europa a finales del siglo XVI como árbol ornamental; las personas lo estimaban por su sombra, sus hermosas flores y sus semillas abundantes. A Norteamérica llegó un siglo después, cuando ya en el Viejo Mundo se conocían sus propiedades medicinales.

El castaño de Indias es parte del orden Sapindales, de la familia Sapindaceae y del género Aesculum. Se encuentra en la categoría “Casi Amenazado” de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por lo que conviene asegurarse, antes de usarlo, de que proviene de un cultivo orgánico.

A Norteamérica llegó cuando ya en el Viejo Mundo se conocían sus propiedades medicinales.

¿Cómo es?

Es un árbol caduco cuyo follaje crece hasta presentar una corona de forma parecida a la de una sombrilla o una cúpula. Posee un tronco fuerte de corteza marrón fisurada, y gruesas ramas en forma de herradura. Tiene hojas compuestas, con 5 a 7 folíolos y un peciolo de 7 a 20 centímetros. Cada una de las hojas, de bordes dentados, alcanza aproximadamente 20 centímetros de longitud. En total, un castaño de Indias llega a medir hasta 36 metros de altura.

La época de florecimiento comienza en mayo, cuando aparecen espigas de flores blancas que penden de forma vertical. Poco después se desarrollan frutos globulares de color marrón verdoso en cuya superficie se encuentran espinas. Albergan en su interior de 1 a 3 semillas marrones que maduran alrededor de septiembre.

Cultivo y cosecha

El cultivo de Aesculum hippocastanum puede ser ornamental o con fines medicinales. Se propaga por semillas en otoño, y no hay que esperar mucho ya que germinan bastante rápido. El árbol necesita un suelo bien drenado y fértil, un sitio soleado o parcialmente sombreado y ser plantado a profundidad considerable para dar espacio al crecimiento de las raíces. Tolera suelos relativamente secos y arcillosos.

La corteza y las semillas maduras se recolectan en otoño, entre septiembre y octubre. Pueden usarse frescas, pero las semillas deben triturarse y asarse antes de prepararlas en remedios.

Constituyentes activos

Flavonoides, polisacáridos, ácidos grasos, cumarinas (esculetina y esculina), saponinas triterpenoides (escina) y taninos.

Propiedades

Analgésicas, anticapilares, astringentes, antiinflamatorias, venotónicas, antiedémicas, hipotensivas, antiexudativas, tónicas, antiirrantes, antivirales, citotóxicas, hipertensivas, narcóticas, vasoconstrictoras  y vulnerarias.

Partes utilizadas

Corteza y semillas. A veces se usan las hojas.

Usos medicinales tradicionales

Sistema circulatorio. El castaño de Indias es un gran auxiliar en casos de venas varicosas, insuficiencia venosa crónica, hemorroides, sabañones, flebitis, calambres en las piernas, hinchazón y retención de líquidos. Es útil para prevenir la trombosis venosa y las úlceras en las piernas.

En efecto, los principales beneficios del castaño de Indias actúan sobre los vasos sanguíneos del cuerpo. Sus compuestos fortalecen el tejido conectivo, endurecen y tonifican las paredes de las venas dañadas y disminuyen su hinchazón y congestión. En tiempos pasados se preparaban ungüentos o pomadas para aliviar las hemorroides y para reducir la hinchazón de esguinces y torceduras.

La escina es el componente responsable de los efectos sobre los vasos sanguíneos, ya que bloquea la liberación de las enzimas que descomponen el colágeno que los forma. Disminuye la permeabilidad de los capilares, hecho que permite la reabsorción del exceso de fluido en el riego sanguíneo.

Con las hojas se preparan lociones indicadas en el tratamiento tópico de las venas varicosas. Con la corteza también se prepara una decocción que se aplica como loción astringente en las várices.

Hace muchos años, la planta fue usada para tratar la malaria y la diarrea severa.

Usos y propiedades del castaño de indias.

Preparaciones comunes

Los remedios caseros más usuales que se preparan con castaño de Indias son tabletas, cápsulas y lociones.

Contraindicaciones

Los remedios caseros de uso interno (tés, tinturas, cápsulas, etcétera) no deben consumirse, ya que la planta resulta potencialmente tóxica. Solo puede consumirse en productos correctamente procesados y preferentemente bajo supervisión médica. Sin embargo, no debe ser administrado a niños, ya que puede producirles irritación en el tracto digestivo. Las mujeres embarazadas o amamantando y las personas que toman medicamentos anticoagulantes o con enfermedad del hígado o riñón deben consultar al médico antes de consumir castaño de Indias.

Pueden presentarse efectos secundarios como espasmos, urticaria, náuseas, vómitos e insuficiencia hepática. Los remedios de uso externo no deben aplicarse sobre piel rota o con úlceras.

Curiosidades

-La especie figura en el Diario de Ana Frank; en un pasaje, ella dice que hay un castaño de Indias apreciable desde su escondite.

-En el mercado de hierbas medicinales de Alemania, el castaño de Indias es la más popular, por detrás del ginkgo y de la hierba de San Juan.

-El manejo de la planta debe ser cuidadoso, ya que se ha reportado muerte de niños por ingerir semillas sin tratar.

-En Turquía, el castaño de Indias se usa para tratar problemas respiratorios en los caballos, mulas y burros.

-El nombre del género, Aesculus, se deriva del latín esca, que significa “alimento”. Sin embargo, ¡las semillas no deben comerse!

 

 
Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Aesculus_hippocastanum

http://www.iucnredlist.org/details/202914/0

http://www.arkive.org/horse-chestnut/aesculus-hippocastanum/

Rebecca Johnson, Tieraona Low Dog, Steven Foster y David Kiefer. (2012). Guide to medicinal herbs. National Geographic Society.

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.