Bilirrubina alta: Causas, Síntomas y Tratamiento.

La bilirrubina es una sustancia de color amarillo que se produce en las células de la médula ósea y pasa a través del hígado y la vesícula biliar para que pueda eliminarse a través de las heces. Esta se produce cuando el cuerpo reemplaza los glóbulos rojos viejos, los cuales, van hacia el hígado.

El organismo produce entre 0.5 y 2 gramos de bilirrubina diariamente. Es un producto de desecho potencialmente tóxico y por lo tanto, un nivel elevado de esta puede indicar problemas hepáticos o hemólisis, es decir, un mayor índice de destrucción de glóbulos rojos. Sin embargo, algunos estudios recientes han demostrado que también tiene funciones antioxidantes, antiinflamatorias, vasodilatadoras, antiapoptóticas y antiproliferativas, por lo cual, continúan las investigaciones relacionadas con estas funciones y su capacidad como protector de ciertas enfermedades, especialmente de la enfermedad arterial coronaria.

Bilirrubina conjugada o directa es cuando la bilirrubina se une a la glucosa. Cuando no existe glucosa, se denomina bilirrubina indirecta o bilirrubina no conjugada, y a toda la bilirrubina que existe en la sangre se le conoce como bilirrubina total.

Enfermedades por bilirrubina alta.

Ictericia

La bilirrubina eleva sus niveles a límites anormales cuando el hígado no puede procesar los glóbulos rojos que se degradan. Entonces, se produce una acumulación que se ve reflejada en la piel y en los ojos; es decir, la ictericia se produce cuando el hígado simplemente no puede depurar del plasma una cantidad suficiente de bilirrubina por una producción desmedida. A esta excesiva cantidad de bilirrubina, o bilirrubina alta se le conoce como ictericia.

Las causas de la ictericia son:

Enfermedades de la sangre.

Síndromes genéticos.

Enfermedades hepáticas como hepatitis o cirrosis.

Obstrucción de conductos biliares.

Infecciones.

Reacciones a ciertos medicamentos.

Síntomas de la ictericia:

Coloración amarilla en diversas áreas del cuerpo, como boca, ojos y piel.

Orina más oscura de lo normal.

Heces pálidas o arcillosas.

Hiperbilirrubinemia

La ictericia no es lo único que puede ocasionar la bilirrubina alta. La hiperbilirrubinemia es una enfermedad que surge cuando hay demasiada bilirrubina en la sangre de los recién nacidos o los bebés prematuros, de la cual no pueden deshacerse. Según las investigaciones, los niños de madres que padecen diabetes o presentan eritroblastosis fetal del embarazo, también conocida como enfermedad hemolítica del recién nacido (incompatibilidad entre los grupos sanguíneos de la madre y del bebé), tienen más riesgo de desarrollar hiperbilirrubinemia e ictericia.

Durante el embarazo la placenta quita la bilirrubina, pero cuando el bebé nace, su hígado debe quedarse a cargo de esta función. Es por ello que la ictericia y la hiperbilirrubinemia son mucho más frecuentes en recién nacidos y bebés prematuros, pues, el incipiente hígado no siempre cuenta con la capacidad para realizar sus funciones normales.

Otras causas de la Hiperbilirrubinemia:

Capacidad limitada del bebé a excretar bilirrubina.

Insuficiente amamantamiento.

Función inadecuada del hígado por infección u otros factores.

Síntomas de la Hiperbilirrubinemia:

Algunos síntomas pueden confundirse con otras afecciones, pero las que destacan más son la combinación entre:

Piel y ojos amarillos.

Letargo.

Alimentación deficiente.

Kernicterus

Es la acumulación de niveles muy altos de bilirrubina que se propaga a los tejidos del cerebro. Se presenta con poca frecuencia en recién nacidos pero cuando es así, el daño cerebral es permanente. Puede provocar convulsiones, sordera e incluso la muerte.

Causas del kernicterus.

Comúnmente sucede en una ictericia no tratada, lo que se convierte en un problema de alto riesgo denominado kernicterus.

Síntomas del kernicterus.

Somnolencia y letargo.

Fiebre.

Llanto agudo y prolongado.

Debilidad corporal.

Otras enfermedades relacionadas con la bilirrubina alta.

Síndrome de Gilbert.

La bilirrubina no conjugada se acumula por la incapacidad de los hepatocitos (células que constituyen el el 70-85% de la masa del hígado) para absorberla de la sangre. Puede detectarse mediante análisis y no requiere tratamiento.

Síndrome de Crigler-Najjar.

Es una condición severa caracterizada por afectar el metabolismo de la bilirrubina. Esto da como resultado una forma de ictericia no hemolítica que produce altos niveles de bilirrubina no conjugada, lo que puede afectar el cerebro de los bebés.

Síndrome de Dubin-Johnson.

Es la incapacidad de los hepatocitos para secretar bilirrubina conjugada después de que se ha formado. La condición causa un cambio de color en el hígado debido a la acumulación de pigmentos. No requiere tratamiento.

Obstrucción biliar.

Aquí los niveles sanguíneos de bilirrubina conjugada aumentan y se produce un bloqueo de los conductos biliares.

Qué es la bilirrubina alta.

Tratamiento de la Bilirrubina Alta.

Existen análisis de bilirrubina que se realizan para conocer y controlar la salud del hígado. Estos estudios permiten obtener un recuento acertado de los tres tipos de bilirrubina en la sangre antes mencionados: conjugada, no conjugada y total.

En cualquier clínica y hospital autorizado se lleva a cabo el análisis mediante una muestra de sangre muy pequeña. Ahí se informará sobre los siguientes pasos y tiempos de espera para valorar resultados. Una vez que se obtengan, es importante darles seguimiento con un médico para que verifique si la salud es normal o si se requiere comenzar con un tratamiento especial. Ante cada problema existe un tipo de proceso el cuál se debe seguirse al pie de la letra.

Además de conocer los niveles de bilirrubina, con los análisis de sangre se descartan o comprueban condiciones como inflamaciones de la vesícula biliar, inflamación de conductos biliares, niveles de enzimas hepáticas y niveles de fosfatasa alcalina en la sangre para detectar daños en el hígado, principalmente, aunque también puede alertar sobre anomalías en los huesos.

Generalmente, los tratamientos para bebés con bilirrubina alta puede involucrar fototerapia de luz blanca o con manta de fibra óptica, hidratación con leche materna y medicamentos para elevar las evacuaciones. Pero en casos más extremos se requerirán exanguinotransfusiones, es decir, reemplazo de una sangre con bilirrubina alta por una con niveles normales.

 

 

Gordon B. Avery, Mary Ann Fletcher. Neonatología: fisiopatología y manejo del recién nacido. Ed. Médica Panamericana, 2001.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5095566/

K. Rajender Reddy, Anil K. Rustgi. Conducto hepatobiliar y páncreas. Elsevier España, 2005.

http://www.stanfordchildrens.org/es/topic/default?id=hiperbilirrubinemiaylaictericia-90-P05484

https://library.med.utah.edu/NetBiochem/hi7d.htm

https://www.urmc.rochester.edu/encyclopedia/content.aspx?contenttypeid=167&contentid=total_bilirubin_blood