Melaleuca alternifolia

El árbol de té es una planta a la que se reconoce básicamente por su aceite esencial, un producto demandado para usar en pequeños problemas de la piel y el cabello. Y si bien hoy es uno de los más importantes antisépticos de origen natural, el mundo occidental no lo conoció sino hasta después de los viajes que llevaron a los europeos a Oceanía. Se dice que cuando el capitán James Cook llegó al sur de Australia en 1770, los marineros le contaron cómo los aborígenes hervían unas hojas para elaborar una bebida caliente y picante que les pareció similar al té; esas hojas eran posiblemente de Melaleuca alternifolia.

Aunque puede prepararse en tés, no es precisamente por esto que se le cultiva. La planta es nativa de Australia y crece en una región que abarca desde Queensland hasta el noreste de Nueva Gales del Sur. Habita terrenos pantanosos, bordes de arroyos y algunas zonas costeras. Puede encontrarse hasta 300 metros de elevación. Después de las investigaciones sobre sus usos en el siglo XX, el aceite de árbol de té comenzó a ser ampliamente usado en Europa y Estados Unidos.

Hoy en día es un producto muy valioso en todo botiquín de primeros auxilios.

¿Cómo es?

El árbol de té es un árbol pequeño o mediano perenne con un tronco delgado cuya corteza se asemeja al papel o pergamino. Se descama fácilmente. Alcanza hasta 7 metros de altura, pero es más ancho debido a su densa corona de hojas estrechas y puntiagudas de 10 a 35 milímetros de longitud y 1 milímetro de ancho. Penden de un corto y delgado pecíolo de 1 milímetro de largo.

Posee flores hermafroditas que aparecen en verano, generalmente en junio. Son flores solitarias que crecen en espigas cortas de hasta 5 centímetros de largo. Tienen 5 pétalos de color blanco o crema. Más tarde desarrolla frutos diminutos, cápsulas leñosas, de hasta 3 milímetros de diámetro en cuyo interior se encuentran las semillas.

Cultivo y cosecha

Melaleuca alternifolia no es un árbol fácil de cultivar, puesto que necesita condiciones específicas. Requiere un suelo relativamente fértil y bien drenado, neutro a ácido. También necesita crecer a pleno sol y no tolera temperaturas frías. Se propaga por semillas en primavera o por esquejes semimaduros en otoño. Las hojas se recolectan según la necesidad y se usan frescas o bien, se destilan para obtener el aceite esencial.

Constituyentes activos

Aceite volátil que incluye diversos terpenos y sesquiterpenos, como el eucaliptol.

Propiedades

Antisépticas, antibacterianas, antiespasmódicas, antivirales, candidicidas, diaforéticas, expectorantes, fungicidas y rubefacientes.

Partes utilizadas

Solamente las hojas, de las que se extrae el aceite esencial.

Usos medicinales tradicionales

Es una hierba fuertemente aromática y antiséptica, muy útil en remedios de uso externo. Los siguientes usos se refieren básicamente al aceite esencial.

Sistema tegumentario. Combate eficazmente las infecciones cutáneas por bacterias, hongos y virus; dos de sus componentes inhiben el crecimiento de estos microorganismos. El aceite se aplica, solo o mezclado con otros aceites, directamente sobre la piel. Uno de sus principales usos es el de curar el pie de atleta, pero también se usa en el tratamiento de la tiña.

Puede aplicarse a callos, verrugas, acné leve, sarna, infecciones de oídos, impétigo, uñas infectadas, ampollas, psoriasis, eccema, forúnculos ligeros, heridas pequeñas, cortes, abrasiones, picaduras de insectos, quemaduras leves, candidiasis vaginal y úlceras por herpes. Promueve la curación y reduce la inflamación.

Tiene la ventaja de repeler insectos, por lo que es ingrediente de fórmulas comerciales y caseras de repelentes. En enjuagues bucales combate candidiasis, dolor de dientes, aftas, mal aliento y gingivitis, dado su poder antiséptico. Contribuye a combatir la placa dentobacteriana. En gárgaras es muy efectivo para dolores de garganta.

Puesto sobre la cabeza, es adecuado en el tratamiento de la caspa, los piojos, cuero cabelludo seco y glándulas sebáceas hipoactivas. Por otra parte, untado sobre la piel ayuda a reducir el dolor muscular y el de contusiones y esguinces.

Sistema respiratorio. Los vapores del aceite de té permiten descongestionar las vías respiratorias, lo cual es útil en gripes, resfriados, sinusitis y otros problemas del tracto respiratorio superior.

Preparaciones comunes

El aceite de árbol de té es lo que más se usa de la planta. Con ella se elaboran cremas, ungüentos, compresas, cataplasmas, supositorios y geles. A veces se preparan tés (infusiones) con las hojas.

Contraindicaciones

El aceite de árbol de té no debe ser ingerido; solo puede ser usado en remedios de uso externo. Puede causar reacciones alérgicas en la piel o dermatitis en personas hipersensibles. Se recomienda evitar su uso sobre piel con dermatosis alérgica o eccema severo.

Puede interactuar con medicamentos o agentes para el cáncer, antihistamínicos, antivirales y hormonales, entre otros, aunque su uso en dosis terapéuticas no suele tener problemas.

Curiosidades

-Se produjo un gran interés por la planta en la década de 1940, cuando comenzó a observarse resistencia a los antibióticos.

-La palabra melaleuca se deriva de los términos griegos melas, “negro”, y leukos, que significa “blanco”, debido a que el tronco principal muestra un color oscuro y las ramas tienen un color más claro.

-Los usos terapéuticos del aceite de árbol de té fueron investigados apenas en la década de 1920.

-Para acceder a sus propiedades expectorantes, los aborígenes australianos machacaban las hojas e inhalaban los vapores.

-Muchos científicos están investigando la posibilidad de usar esta y otras plantas antibacterianas como alternativa a los medicamentos antibióticos, en vista de la resistencia de las bacterias.

Fuentes

https://en.wikipedia.org/wiki/Melaleuca_alternifolia

http://www.kew.org/science-conservation/plants-fungi/melaleuca-alternifolia-tea-tree

Rebecca Johnson, Tieraona Low Dog, Steven Foster y David Kiefer. (2012). Guide to medicinal herbs. National Geographic Society.

Andrew Chevallier. (2016). Encyclopedia of Herbal Medicine, 3rd Edition. DK Publishing.

Linda B. White, Barbara Brownell Grogan, Barbara H. Seeber. (2013). 500 time-tested home remedies and the science behind them. Fair Winds Press.

Deni Bown. (1996). Enciclopedia de las hierbas y sus usos. España. Grijalbo Mondadori.

James A. Duke. (2002). Handbook of medicinal herbs. Second edition. CRC Press.